Por: María Esther Abissi.   6 agosto

La International Finance Corporation (IFC), institución que forma parte del Banco Mundial, recaudó $10 millones mediante la emisión de un bono con calificación triple A en el mercado nacional con el que se financiarían viviendas.

La idea de los recursos es que sean destinados a el financiamiento de viviendas para familias de ingresos bajos y medianos que de lo contrario no tendrían acceso a préstamos hipotecarios.
La idea de los recursos es que sean destinados a el financiamiento de viviendas para familias de ingresos bajos y medianos que de lo contrario no tendrían acceso a préstamos hipotecarios.

La idea de los recursos es que sean destinados a el financiamiento de viviendas para familias de ingresos bajos y medianos que de lo contrario no tendrían acceso a préstamos hipotecarios.

El IFC invertirá las ganancias generadas por el bono Irazú II en Coopenae, estas complementarán un préstamo de $10 millones que la entidad otorgó a Coopenae en abril del 2018.

“Desarrollar mercados locales de capital es fundamental para dar financiamiento en moneda local a largo plazo para el sector privado. Es clave para crear empleos y oportunidades en mercados emergentes, como Costa Rica”, afirmó Luc Grillet, gerente regional del IFC para América Central y el Caribe.

IFC tiene una cartera de inversiones de $372 millones en Costa Rica en sectores como infraestructura, energía renovable y mercados financieros para facilitar las finanzas a pequeñas y medianas empresas.

Se estima que en Costa Rica hay una brecha anual de $4.400 millones para satisfacer la demanda de financiamiento de vivienda y el mercado hipotecario, representa solo el 16% del PIB del país, por debajo de países con niveles de ingresos similares, como Panamá y Chile.

La empresa Finanzas Corporativas de Centroamérica (FCCA) fue el estructurador y asesor en la colocación de la emisión de los bonos.

Usualmente, La IFC respalda mercados de capitales emitiendo bonos en moneda local en países como Brasil, Colombia, República Dominicana y otros países emergentes, especialmente para inversores institucionales y empresas del sector privado.