Por: María Fernanda Cisneros.   18 mayo
Este es un momento para invertir en el muy corto plazo y esperar a tasas de interés mayores para luego ya optar por productos a mayor plazo. Archivo
Este es un momento para invertir en el muy corto plazo y esperar a tasas de interés mayores para luego ya optar por productos a mayor plazo. Archivo

La incertidumbre envuelve las decisiones de los agentes económicos en todas las trincheras, en medio de una coyuntura inusual e histórica.

Si es de los que corre con la suerte de tener un pequeño ahorro, y por ahora puede guardarlo, es importante que tome medidas para reservarlo sin perder posibles ganancias futuras.

La estrategia perfecta para todos no existe. Cada quien debe ajustar su ahorro al objetivo por el cual guarda ese dinero: un viaje, estudios, la prima de una casa o carro, un fondo para emergencia o cualquier otra meta.

Sin embargo, momentos de incertidumbre como los actuales cambian un poco el esquema.

Los planes de viaje se posponen indefinidamente, las dudas de una contracción económica ineludible nublan la compra de una casa, y así, muchos objetivos se ven postergados.

Este es un momento para invertir en el muy corto plazo y esperar a tasas de interés mayores para luego ya optar por productos a mayor plazo.

El comportamiento de los ahorrantes ya muestra una preferencia por tener el dinero en sus cuentas de ahorro, por la incertidumbre, pero también ante la caída de ingresos de los hogares, golpe que el Banco Central tiene previsto para el cierre del 2020.

Si tiene más experiencia en el mercado, es momento de que le toque la puerta a su asesor en busca de participaciones baratas en el mercado, para generar réditos cuando se reacomoden los precios.

Evite correr a liquidar sus ahorros en certificados de depósito a plazo, planes de ahorro programado o fondos de inversión. Espere al vencimiento, a menos que sea una emergencia.

Coyuntura y recomendaciones

Cuando una crisis golpea a las economías, los macroprecios sufren. En medio del COVID-19, Costa Rica muestra una inflación baja, un tipo de cambio con vaivenes y las tasas de interés son las que más se mueven.

Con la intención de reducir el costo de los créditos en colones, el Banco Central de Costa Rica (BCCR) bajó la Tasa de Política Monetaria (TPM) como hace años no lo hacía, ubicándola en 1,25%. Esto se trajo abajo las tasas que pagan las entidades financieras por los ahorros e inversiones en colones, que ya de por sí venían hacia la baja meses atrás.

El mismo camino han elegido los bancos centrales del mundo, con tal reactivar la demanda de préstamos, y por esto, las tasas internacionales también bajan.

Ahorrante primerizo

Si tiene menos experiencia en el uso de productos de ahorro o inversión, posiblemente tenga su ahorro en una cuenta de ahorro.

Este producto se utiliza para fondos que usted quiera tener a mano ante cualquier emergencia, pero como las tasas están tan bajas, esos recursos prácticamente no generan nada hoy, explicó Elizabeth Morales, subgerente de Coopecaja.

Si se trata de recursos que no planea utilizar pronto, es momento de utilizar otros productos que le ofrecen un rendimiento mayor.

Por ejemplo, puede iniciar un plan de ahorro programado. Suponga que tiene un ahorro pequeño guardado, arranca con él, lo aporta al banco y luego, cada mes o quincena, pacta un monto adicional que irá sumando a ese ahorro. El plazo lo define usted.

Si en cambio, ya tiene $500 o ¢100.000 puede adquirir un certificado de depósito a plazo.

La recomendación es que pacte un certificado a muy corto plazo o máximo a mediano plazo, aun cuando su objetivo esté a más plazo.

El mercado le paga hoy en promedio casi 3,5 puntos porcentuales menos que hace un año por un certificado de ahorro a plazo, siendo las inversiones entre cinco meses y un año las más castigadas.

“Cuando a las personas se les vencen los certificados se asustan mucho, al ver que hace un año cuando hizo la inversión se le pagó 10,30% y hoy le doy 7,15%, y además, ahora se le resta el impuesto de renta que no estaba vigente en ese momento”, comentó Morales, la subgerente de Coopecaja.

Un certificado de tres meses resulta más seguro en vez de pactar el compromiso de no tocar su ahorro durante un año, por una tasa muy baja.

Cuando el instrumento venza valore nuevamente el comportamiento de las tasas para conocer si es momento de alargar el plazo, ahora sí acorde a su objetivo.

Una buena opción son los fondos de inversión, en los que el objetivo de inversión siempre es relevante.

Si va a acercarse por primera vez a una sociedad administradora de fondos, debe definir cuál es el objetivo de sus ahorros para conocer si los requiere para corto o largo plazo.

Esto va a determinar si necesita tener el dinero a la vista (mercado de dinero) o si puede tenerlo en un fondo de crecimiento, explicó Johnny Mora, director de fondos de inversión de Acobo.

A diferencia de un certificado, un fondo no le garantiza cuál rendimiento recibirá en el próximo año, pero como referencia se tiene el comportamiento de los últimos 12 meses. Entre marzo y abril, ya mostraban leves reducciones.

Los fondos de mercado de dinero son los más líquidos (puede usarlos pronto en caso de necesitarlos) y le pagan más que los certificados a plazo. Puede retirar los recursos en máximo dos o tres días después de haberlos solicitado.

Si la persona cuenta con un objetivo de corto plazo, pero también uno de mediano o largo plazo (entre 3 y 5 años), la mejor opción es un fondo de ingreso o de crecimiento.

Un fondo de ingreso distribuye ganancias periódicamente, cada mes o trimestre. El dinero que reciba, puede reinvertirlo o utilizarlo.

Si el horizonte de inversión es de largo plazo, un fondo de crecimiento es la mejor opción porque no distribuye ganancias, sino que las reinvierte de forma automática en el mismo fondo.

Si gana en colones, ahorre o invierta en colones. Si tiene dólares ahorrados, déjelos en esa moneda, porque el premio por invertir en dólares hoy es más alto.

A mayor plazo, más riesgo, y por esto es que en medio de la incertidumbre se recomienda el corto plazo. Cuando se aclaren los nublados del día, puede adentrarse a productos con un horizonte de inversión mayor.

Más sofisticado

Si tiene dinero líquido y cuenta con asesoría de inversión en una sociedad administradora de fondos o un puesto de bolsa, este es el momento para que se acerque a esa personas en busca de “gangas”.

Eso sí, tenga presente que debe analizar el riesgo que corre en cada inversión.

El rendimiento que se percibe hoy es mayor al de días pasados, por la misma inversión, comportamiento para el que aplica el dicho de ‘En río revuelto, ganancia de pescadores’, explicó Luis Diego Herrera, analista económico de Acobo.

En los fondos de inversión también se han presentado ventanas de oportunidad, con valores cuyo precio han caído y se espera que poco a poco retomen su rumbo.

Así, quien entre en un fondo hoy, compra participaciones baratas, y su inversión se verá impactada positivamente cuando los precios suban.

Las inversiones a largo plazo requieren de mucho análisis, la recomendación es que se estacione en el corto y mediano plazo.

De igual manera, la diversificación de la inversión entre instrumentos y plazos sigue vigente.

El desenlace de Costa Rica para este año es de una contracción, pero es difícil conocer todavía qué tan profunda será. La estimación del Banco Central ubica a la producción del 2020 en -3,6%. El golpe puede ser menor o mayor, según la evolución de la pandemia.

Ante esta perspectiva, tampoco existe una previsión de que las tasas de interés subirán pronto. Los bancos centrales del mundo las mantendrán bajas hasta tanto lograr una recuperación en la demanda de crédito.

Así que mantenga la cautela y sea paciente, el mercado fluctúa todos los días.