Por: María Esther Abissi.   13 mayo

La actividad económica se siguió desacelerando en marzo. En esta oportunidad, más de la mitad de las actividades financieras perdieron dinamismo.

Según los datos del Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), calculado por el Banco Central de Costa Rica (BCCR), en el tercer mes del año los sectores de la agricultura, extracción de minas, industria manufacturera, construcción, el comercio, las actividades financieras y de seguros, las actividades inmobiliarias y las actividades de administración pública y planes de seguridad social crecieron menos que en el mes previo.

Según la autoridad monetaria, los servicios empresariales, de enseñanza, salud y financieros explicaron el 60% de la variación interanual. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Según la autoridad monetaria, los servicios empresariales, de enseñanza, salud y financieros explicaron el 60% de la variación interanual. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Las únicas actividades que crecieron en este mes fueron los servicios de electricidad y agua, transporte y almacenamiento, información y telecomunicaciones y las actividades profesionales y de servicios.

El índice mensual pasó a crecer a un ritmo de 1,8% en marzo, ligeramente inferior al resultado de febrero.

El Central informó en el informe del IMAE que, si se analizan los ciclos de corto plazo de la serie ajustada por estacionalidad, se evidencia una recuperación a partir de octubre del año pasado.

Sin embargo, la tendencia es interrumpida en marzo.

Según la autoridad monetaria, los servicios empresariales, de enseñanza, salud y financieros explicaron el 60% de la variación interanual.

Si se compara el crecimiento de las actividades respecto al mismo mes del año previo, manufactura, el sector agrícola y el comercio fueron los más desacelerados, mientras que en los servicios la desaceleración es ligeramente menor.

El análisis del Central explica que la actividad agropecuaria se contrajo por sexto mes consecutivo, producto de choques de oferta asociados al fenómeno de El Niño y el aumento de la producción exportable de piña de Filipinas y Tailandia que propició una baja en los precios internacionales.

A pesar de que algunas actividades crecieron menos que en el mes previo, tuvieron cierto incremento si se comparan al año pasado.

La manufactura creció 0,7% por el desempeño de las empresas de zona franca, particularmente las productoras de implementos médicos.

En contraste, las empresas fuera de las zonas francas decrecieron 3,3%.

El ligero crecimiento de la construcción, de 0,8% se dio por la edificación de plantas industriales.

Servicios, una de las pocas actividades que creció respecto al mes previo, obtuvo dinamismo gracias a la prestación de contabilidad, consultoría financiera y afines, y los servicios de arquitectura e ingeniería.

Por su parte, los servicios financieros crecieron por el aumento en las comisiones por tarjetas de crédito y débito y por los depósitos que mantienen las empresas y hogares en las sociedades de depósito.