Por: María Esther Abissi, María Fernanda Cisneros, Manuel Avendaño Arce.   26 agosto
1 Cuide sus deudas más grandes

Una deuda grande puede ser, por ejemplo, una hipoteca. Aunque la importancia de una deuda está relacionada directamente con el monto del ingreso que recibe una persona y la cantidad de gastos mensuales que debe enfrentar.

No es lo mismo pagar el préstamo de una casa entre dos personas cada mes, que cubrir las cuotas mensuales de un automóvil con un solo salario.

Sin embargo, una de las claves para manejar sus deudas más grandes es el orden financiero. La elaboración de un presupuesto mensual en el que se incluyan todos los ingresos y todos los gastos (entre ellos los pagos de deudas grandes) le ayudará a tener un mejor control del dinero disponible.

Si ya lleva algunos años de pagar su préstamo de vivienda o hipotecario, puede acercarse a las entidades financieras como bancos, mutuales o cooperativas para tratar de renegociar la deuda y obtener un plazo más favorable con una tasa de interés que le implique gastar menos cada mes.

Recuerde que siempre puede acercarse a las entidades financieras para renegociar sus deudas.
Recuerde que siempre puede acercarse a las entidades financieras para renegociar sus deudas.

Una de las recomendaciones más comunes es que su nivel de endeudamiento nunca sobrepase el 40% de sus ingresos, si está en una situación más complicada, puede buscar opciones en los bancos para renegociar otros préstamos como tarjetas de crédito o de vehículo con el fin de bajar ese monto de gasto y así tener más dinero disponible para enfrentar el compromiso financiero más grande.

Tome en cuenta que las entidades bancarias y financieras cuentan con diferentes planes para ayudarle a mejorar las condiciones de su préstamo en momentos de desaceleración económica. Otra alternativa es buscar una actividad que le permita generar ingresos adicionales como ofrecer servicios por cuenta propia o emprender un negocio por temporadas.

Finalmente, si su situación es mucho más compleja y tiene problemas para hacer los pagos en las fechas convenidas, acérquese a su banco para cambiar la fecha con el objetivo de ganar tiempo mientras organiza sus finanzas de una mejor manera.

2 Pida el crédito del carro en la misma moneda en la que tiene sus ingresos

Si usted ya tiene un crédito de vehículo es importante que conozca con detalle las condiciones actuales del financiamiento como lo son la tasa de interés, los costos del seguro y las penalizaciones del contrato. Esta información le ayudará a tener un panorama más claro antes de tomar decisiones.

Para adquirir un vehículo se utilizan normalmente tres opciones: un crédito para comprar un automóvil de agencia, un préstamo para comprar uno usado, o bien, un sistema de leasing.

Generalmente los créditos para carros nuevos tienen tasas de interés más favorables, mientras que los préstamos para compra de vehículos usados tienen tipos de interés más elevados.

La mayoría de instituciones financieras otorgan préstamos en dólares para la compra de vehículos, si usted tiene un crédito en esta moneda, pero gana en colones, puede acercarse al banco para solicitar un cambio de divisa que le permita evitar los impactos que generan las alzas en el tipo de cambio, lo que se conoce como el diferencial cambiario.

Si planea optar por un cambio de moneda en su préstamo tome en cuenta que el refinanciamiento generalmente implica gastos administrativos y ajustes en las condiciones de tasas de interés y plazos.

3 Su tarjeta de crédito puede ser una aliada

La tarjeta de crédito puede convertirse en su aliado financiero. Bien utilizado, este instrumento genera devolución de dinero (cashback), millas para la compra de tiquetes de avión o puntos para canjear en diferentes comercios.

Es cierto que los datos en Costa Rica no son muy halagüeños y para enero del 2019 el saldo promedio que deben las personas por cada tarjeta de crédito en circulación es de ¢494.360, según un estudio elaborado por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC).

Es importante que tenga presenta la fecha de corte y de pago de su tarjeta, de esta forma siempre podrá cancelar a tiempo y evitar el cobro de intereses, que en algunos casos son bastante altos.

Trate de gastar montos que luego podrá cubrir con sus ingresos para efectuar pagos de contado. Tenga presente que las tarjetas de créditos finalmente son préstamos de consumo que le permiten tener dinero por adelantado, pero que tarde o temprano tendrá que pagar.

Algunas tarjetas de crédito cuentan con beneficios como clubes de descuentos, promociones en una red de comercios afiliados o sistemas de seguros para viajeros. Consulte a su emisor por todos estos servicios complementarios o regalías.

4 Si las tasas bajan, puede pedir una readecuación de su crédito

Puede surgir el caso en el que usted tiene un crédito con unas condiciones muy diferentes a las condiciones actuales del mercado.

Por ejemplo, puede que su tasa sea más alta a la tasa actual de mercado y quiera hacer una readecuación del crédito.

En este caso, puede acudir a la entidad financiera y consultar si es posible hacer la readecuación.

En junio, algunos bancos adoptaron una posición agresiva y ajustaron las tasas de interés a la baja, especialmente en áreas claves para la economía como el sector productivo y vivienda.

Esta decisión forma parte de una serie de cambios normativos de la Superintendencia General de Entidades Financieras para reactivar el dinamismo del crédito en el 2019.

Con la entrada de estos ajustes, bancos como el Bac bajaron las tasas en más de siete puntos porcentuales en los créditos dirigidos a Pymes, el Banco de Costa Rica 0,6 puntos para pymes y hasta 0,8 puntos para vivienda y otros sectores. Por su parte el Banco Nacional lo hizo con 0,5 puntos porcentuales al segmento productivo y casas de habitación.

“En los últimos meses nos ha tocado una parte del ciclo económico que no es dinámica, pero no podemos cruzarnos de brazos, tenemos que reinventarnos. Las empresas tienen que seguir operando y creciendo”, admitió Federico Odio, gerente de Bac Credomatic.

Otra de las medidas, fue precisamente readecuar las deudas viejas de clientes para prevenir un deterioro de la cartera de crédito y ayudar a que los negocios puedan tener continuidad.

Según explicó la oficina de prensa del Banco Nacional, es una posibilidad que los clientes puedan reacomodar sus deudas. Para esto, deben ir a la oficina del banco con el que tiene el crédito y revisar la posibilidad de cambiar el contrato.

Pese a que solo es una opción, debe tomar en cuenta que podría haber costos asociados, por ejemplo, si hay que hacer trámites de modificación de asientos hipotecarios, cambios en el contrato y solicitudes que requieran cargos o costos adicionales.

5 Si es usuario de dólares, use los movimientos del mercado a su favor

Si tiene un crédito en dólares o, por el contrario, le gusta invertir en moneda extranjera, puede sacarle provecho a los movimientos del mercado y usarlos a su favor.

El economista Luis Liberman, explicó que, si una persona es portadora de dólares y quiere aprovechar los movimientos, debe tener una actitud analítica.

“Si uno es portador o vende servicios en dólares y cree que va a subir, lo ideal es que los guarde y los venda luego. O si, por el contrario, cree que se va a revaluar, venderlos lo más rápido posible”, explicó.

Si, por el contrario, el usuario tiene un préstamo en dólares, pero gana en colones, lo ideal es que lo cambie lo más rápido posible a dólares, pero si desea mantenerlo en moneda extranjera, tiene que aprovechar cuando el dólar está a un precio que considere bajo y aprovisionarse con pequeño ahorro con el que se puede utilizar en el caso de que el tipo de cambio suba abruptamente.

En el caso de que sea un inversionista que prefiera la moneda extranjera para sus ahorros, pero gana en colones, puede aprovechar los momentos en los que el tipo de cambio está bajo para comprar dólares y realizar inversiones en moneda extranjera.

 “Si uno es portador o vende servicios en dólares y cree que va a subir, lo ideal es que los guarde y los venda luego. O si, por el contrario, cree que se va a revaluar (el colón), venderlos lo más rápido posible”, Luis Liberman, economista.
“Si uno es portador o vende servicios en dólares y cree que va a subir, lo ideal es que los guarde y los venda luego. O si, por el contrario, cree que se va a revaluar (el colón), venderlos lo más rápido posible”, Luis Liberman, economista.
6 Antes de elegir una tarjeta compare la tasa de interés contra los beneficios

En el mercado local hay 466 tipos de tarjetas de crédito a elegir según el último estudio de tarjetas de crédito del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (Meic).

De esta oferta, el cliente puede elegir qué tipo de beneficios desea recibir y a partir de allí, comparar las tasas y los plásticos disponibles en el mercado.

A octubre del 2018, la deuda acumulada por los dueños de estos plásticos en el país alcanzó poco más de ₡1,4 billones, según datos del MEIC.

En cuanto a tasas de interés, hay una oferta amplia. Las tasas de las tarjetas de crédito en colones van desde el 21% al 62% y en el caso de dólares, oscilan entre 18% y 38%.

De esto dependen los beneficios. Normalmente las tarjetas que ofrecen más beneficios, como puntos para realizar compras, millas para viajes o acceso exclusivo a eventos, tienen tasas de interés más altas.

Credomatic es el principal emisor del país, seguido de Banco Promerica, Banco Popular, Banco Nacional y Credix. Sin embargo, los principales emisores no son los que tienen las tasas más altas.

Las tarjetas con las tasas en colones más altas en el mercado son de Scotiabank, que cobra 50% de interés por el atraso en las tarjetas Mastercard Cashback, Oro Cashback, Oro Premios, entre otras.

A Scotiabank le sigue Davivienda, con las tarjetas Mastercard Gold, Gold Mile, Standard Mile Age Plus y LifeMiles, que manejan una tasa de 49%.

En el caso de las tarjetas en dólares, las de tasas más altas son Lystocard con la tarjeta Visa Clásica y el Banco General, con la Visa Dorada Banco General, con las tasas 38% y 36%, respectivamente.

Además de la tasa, debe tomar en cuenta que algunos plásticos tienen costo por membresía que se paga justo cuando se adquiere la tarjeta. Este pago puede oscilar entre ₡8.000 hasta los $200.

Entre los beneficios que ofrecen las tarjetas están los servicios de seguro, extrafinanciamiento, servicios bancarios integrados y programas de lealtad, que son los más populares e incluyen millas, puntos o incentivos.

7 Los pasos previos y claves antes de adquirir una hipoteca

La banca redujo hace poco las tasas de interés para préstamos de vivienda en colones.

Si tiene la prima, busque un préstamo. De lo contrario, planifique el ahorro de la prima (el 20% del valor de la casa). Algunos desarrolladores financian sin interés la prima, durante la preventa del proyecto. Verifique que su registro como vendedor a plazo en el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (Meic) y revise el contrato con lupa (podrían no devolverle el dinero en caso de desistir a medio camino).

Un préstamo para comprar una casa es a largo plazo, pídalo en la moneda en la que recibe su salario o ingresos y compare tasas entre bancos.

“Al bajar las tasas de los créditos, el costo por adquirir un préstamo será menor”, Reinaldo Herrera, director Corporativo de Finanzas del Banco Nacional.
8 Cómo ahorrar de forma óptima

Si ahorra desde cero, use una cuenta de ahorro o un plan programado.

Si tiene un colchón de dinero, ¿para qué lo quiere? Una cuenta de ahorro sirve para emergencias; un certificado de depósito a plazo para la prima de casa o carro, viaje o estudios. Si quiere ganar más, elija un fondo de inversión de mercado de dinero. Con asesoría, diversifique esos fondos.

Ante tasas estables, ahorre al plazo en el que requiere el dinero; sino a cortos plazos y renueve las inversiones hasta necesitarlas.

Si gana en colones y necesita el dinero en dólares, ahorre en colones y compre divisas cuando el precio del dólar baje. Si gana en dólares, hágalo en esa moneda.