Por: Paula Umaña.   12 mayo
Los créditos tanto en dólares como en colones conllevan riesgos; en colones las tasas de interés son muy volátiles y en dólares existe la volatilidad del tipo de cambio que afecta a quienes no tienen ingresos en colones. Foto: Shutterstock.
Los créditos tanto en dólares como en colones conllevan riesgos; en colones las tasas de interés son muy volátiles y en dólares existe la volatilidad del tipo de cambio que afecta a quienes no tienen ingresos en colones. Foto: Shutterstock.

A partir del 2015, Costa Rica inició un proceso marcado para la desdolarización de los créditos en el país. Esto ha permitido que en los últimos cinco años, si se comparan los resultados de los meses de marzo, la proporción de los créditos al sector privado en dólares respecto al saldo total de la cartera crediticia del sector financiero regulado pasara de ocupar un 41,9% en marzo del 2016 a un 36,7% en marzo del 2021.

Es decir, en el último quinquenio el porcentaje de los saldos de créditos en dólares dentro del total de las facilidades crediticias otorgadas ha disminuido en 5,2 puntos porcentuales.

Eso sí, se trata de la proporción de los créditos en dólares dentro de toda la cartera, pues si se analiza por saldos estos han aumentado en los últimos años. En montos colonizados, en el 2016 el saldo a marzo de los créditos en dólares era de aproximadamente ¢6,9 billones, mientras que para marzo de este año es de ¢7,8 billones.

No obstante, los saldos de los créditos en colones aumentaron de ¢9,6 billones a ¢13,4 billones en el mismo periodo, aproximadamente.

La dolarización financiera se refiere a cuando existe una importante concentración de activos y pasivos financieros denominados en dólares de los Estados Unidos en el sistema financiero local, tanto público como privado, según explica el estudio Dolarización Financiera de Costa Rica, de la Academia de Centroamérica.

Según dicho análisis, pese a que se introdujeron una serie de medidas regulatorias para desdolarizar y reducir vulnerabilidades al sistema financiero, el nivel de dolarización ha permanecido relativamente alto.

“Los niveles de devaluación registrado en los últimos años, la implementación de medidas de política monetaria por parte del Banco Central, la adopción de normativa prudencial por parte del regulador para mitigar el riesgo cambiario e incrementar las estimaciones son factores que han contribuido a la desdolarización del crédito recientemente”, explicó Rossy Durán, gerente corporativa de finanzas del Banco de Costa Rica.

También han contribuido las facilidades crediticias otorgadas en colones por el Banco Central a diferentes entidades bancarias durante este 2021, a través de las Operaciones Diferidas a Plazo (ODP).

El presidente del Banco Central de Costa Rica, Rodrigo Cubero, aseguró que la desdolarización de los créditos está en camino mientras que el saldo de los créditos en colones se mantiene creciendo a tasas positivas.

“Vemos esto positivo porque contribuye, en primer lugar, a reducir un foco de vulnerabilidad financiera, sobre todo en el sentido de que muchos de esos créditos en dólares que se habían otorgado años anteriores se dieron a sujetos no generadores de divisas y consecuentemente generaba una exposición primero de los deudores al riesgo cambiario y por esa vía a los intermediarios financieros al riesgo de crédito”, señaló Cubero.

Cubero aseguró que desde el Banco Central han llevado a cabo diversos esfuerzos, entre ellas tres acciones clave:

1. Un mayor nivel de flexibilidad del tipo de cambio.

“En el BCCR dejamos claro que queríamos tolerar una mayor flexibilidad en el tipo de cambio y esa mayor flexibilidad redunda en el hecho que los agentes económicos internalicen, sienten o perciben un mayor riesgo cambiario. Al percibir un mayor riesgo cambiario, se verán más renuentes a adquirir créditos en dólares sobre todo si son no generadores de dólares”, comentó el presidente de la entidad.

2. Introducción de encajes diferenciados por moneda.

“Tenemos ahora un encaje para los dólares de 15% y una tasa de encaje para la intermediación financiera en colones de 12% de manera que la introducción de junio del 2019 en favor de la intermediación en colones lo que hace es encarecer relativamente la intermediación en dólares y esto contribuye a generar incentivos para ir reduciendo la dolarización del sistema financiero”, señaló Cubero.

3. La introducción, junto a las autoridades financieras, de requerimientos específicos para los créditos otorgados en moneda extranjera.

Riesgos asociados

María Isabel Cortés, Directora Ejecutiva de la Asociación Bancaria Costarricense (ABC), señaló que la dolarización en el país fue causada por políticas monetarias y fiscales deficientes; y que pese a las mejoras en el área monetaria, aún “el efecto de dolarización no se ha removido en su totalidad”.

“Los créditos tanto en dólares como en colones conllevan riesgos; en colones las tasas de interés son muy volátiles y en dólares existe la volatilidad del tipo de cambio que afecta a quienes no tienen ingresos en colones; por esa razón para la sanidad del Sistema lo más importante es la adecuada administración de ese riesgo, al igual que se hace con el resto de riesgos financieros”, comentó Cortés.

Asimismo, desde el Banco Nacional señalaron que la desdolarización no es una meta específica de los bancos, sino el resultado de una serie de medidas que las autoridades regulatorias y monetarias adoptaron con fuerza a partir del 2015, con la activación del encaje mínimo legal para operaciones de endeudamiento externo de mediano y largo plazo y que prosiguió con medidas como cargos adicionales de capital para clientes con riesgo cambiario.

“Los datos lo que muestran es que, al menos medido por el crédito bruto, el nivel de dolarización del sistema financiero ha disminuido, toda vez que a finales de 2015 el porcentaje de crédito en moneda extranjera era el 42,3% del total, mientras que para marzo de 2021 este era de 36,7%”, señaló Reinaldo Herrera, director corporativo de finanzas del Banco Nacional.

Herrera comentó que el Banco Nacional ha experimentado una realidad donde los clientes han colonizado sus deudas en mayor medida por volatilidades del tipo de cambio, adicional a las mejoras de tasas en colones que se han apreciado los últimos dos años.

“Históricamente, el apetito de colocación crediticia en dólares ha sido conservador de parte del BN, teniendo estándares rigurosos para el otorgamiento de crédito en moneda extranjera, con el fin de mitigar el riesgo de impago generado por el otorgamiento de crédito en moneda extranjera a no generadores de alto riesgo”, aseguró el director de finanzas del BN.

Por su parte, Maurilio Aguilar, director de riesgo del Banco Popular, aseguró que los clientes han adquirido conciencia sobre el riesgo cambiario y que la mayor volatilidad del tipo de cambio en los últimos meses ha generado una actitud más crítica y moderada para adquirir préstamos en una moneda diferente a la cual el cliente obtiene sus ingresos.

“La desdolarización de la cartera de crédito mejora el perfil de riesgo de los clientes, especialmente de aquellos no generadores de divisas, al eliminar el riesgo cambiario en sus operaciones, lo cual redunda en una cartera de crédito más sana. Hemos realizado ajustes a los productos en colones con el fin de hacerlos más competitivos”, señaló Aguilar.

En el caso de esa entidad, la participación de la cartera de crédito en dólares —respecto a la cartera total— representó a marzo pasado el 8,41%, mientras que 5 años atrás representaba el 11,57%. En los últimos 5 años el crédito en dólares ha decrecido en promedio por año 1,10%.