Por: AFP .   26 enero, 2018

El crecimiento económico estadounidense quedó por debajo del 3% preconizado por el presidente Donald Trump para 2017, decepcionando a los analistas, en el primer año del mandatario en la Casa Blanca.

El PIB de Estados Unidos avanzó 2,6% en el cuarto trimestre tras un 3,2% del trimestre anterior, según datos divulgados este viernes 26 de enero por el Departamento de Comercio.

Los analistas estimaban un alza de 2,9% para ese trimestre.

26/1/2018. AP. EF. Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, participa en una sesión plenaria durante la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF), en Davos, Suiza. El mandatario habría prometido un crecimiento económico del 3%. (Laurent Gillieron/Keystone via AP)
26/1/2018. AP. EF. Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, participa en una sesión plenaria durante la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF), en Davos, Suiza. El mandatario habría prometido un crecimiento económico del 3%. (Laurent Gillieron/Keystone via AP)

El crecimiento anual en 2017 quedó establecido en 2,3% contra 1,5% en 2016, pero lejos del objetivo de 3% previsto por Trump.

Pero las cifras están sujetas a revisión por parte del departamento de Comercio cuando se disponga de más datos.

Las cifras no reflejan el anticipado impulso a la actividad económica proveniente de los recortes de impuestos aprobados por los republicanos el mes pasado, aunque las previsiones preliminares sugieren que el crecimiento adicional será modesto.

Trump fue electo un año atrás en base a una agenda nacionalista orientada a incrementar el crecimiento a 3% a través de la activación de la industria y la reducción de los déficit comerciales y los impuestos, limitando la inmigración.

Fundamentando su consigna de poner a “Estados Unidos primero” en el Foro Económico Mundial que culmina este viernes en Davos (Suiza), Trump afirmó que “el mundo presencia el resurgimiento de un Estados Unidos fuerte y próspero (...) abierto a los negocios y somos competitivos otra vez”.

El PIB muestra que el crecimiento en el cuarto trimestre estuvo impulsado por el consumo, las exportaciones, un incremento de la venta de viviendas, inversiones empresariales y gastos gubernamentales a nivel local y federal.

Las exportaciones fueron impulsadas por la debilidad del dólar, incrementándose en 12,6% en relación al trimestre anterior, el mayor aumento en cuatro años.

Pero las importaciones, que restan al PIB, crecieron incluso más (13,9%), el incremento más notable en siete años.

Los analistas subrayan que a pesar del resultado decepcionante del período, hay numerosos datos alentadores, incluido el incremento del consumo individual.

“En síntesis, el crecimiento fue bastante menor que lo esperado, quebrando las esperanzas de registrar un tercer trimestre consecutivo con crecimiento de 3% o más, por primera vez desde 2005, pero los detalles fueron más fuertes que la cifra global”, dijo Jim O’Sullivan de High Frequency Economics.

Los bienes durables dieron otra señal alentadora en el trimestre, con ventas de voluminosos productos industriales en alza de 8,2%, el mayor incremento en 14 años.

En otro informe publicado el viernes, el departamento de Comercio anunció que las órdenes de compra de aviones militares y civiles incrementaron las ventas de bienes durables en diciembre por segundo mes consecutivo, mientras que las de automóviles retrocedieron.

El total de las órdenes de bienes industriales onerosos estadounidenses subió 2,9% en relación a noviembre, a $249.400 millones, el mayor aumento en seis meses, contra cautas estimaciones anteriores de los economistas, que esperaban un incremento de solo 0,9%.

Las ventas de aviones militares subieron 55,3% en relación a noviembre, mientras que las de aparatos civiles registraron un incremento de 15,9%.

Por el contrario, las adquisiciones de automotores subieron solamente 0,4%, al perder el impulso ganado luego del huracán de noviembre, cuando las ventas subieron 2%, alentadas por el remplazo de los vehículos dañados.

Excluyendo el volátil sector del transporte, las ventas de bienes durables subieron más moderadamente, solo 0,6% en diciembre.