Por: María Fernanda Cisneros.   8 marzo
Javier Chaves explicó que el proceso de cierre del puesto de bolsa es doloroso por el legado de su padre, sin embargo, la operación ya no es rentable desde hace tres años. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Javier Chaves explicó que el proceso de cierre del puesto de bolsa es doloroso por el legado de su padre, sin embargo, la operación ya no es rentable desde hace tres años. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Aldesa Corporación de Inversiones (subsidiaria dedicada al desarrollo de proyectos inmobiliarios) presentó este viernes 8 de marzo una solicitud de intervención judicial y suspensión pagos a los inversionistas.

La petición de administración y reorganización con intervención judicial se presentó al Juzgado Concursal del I Circuito Judicial de San José y corresponde a la unidad de negocio que opera desligada del negocio bursátil de la compañía.

La empresa pidió la suspensión de pagos a sus inversionistas por un periodo de hasta tres años al Tribunal (puede ser menos tiempo), para reorganizar sus negocios y poner sus finanzas en orden. Además, recortó el personal a la mitad y tomó la decisión de cerrar el puesto de bolsa.

A continuación un extracto de la entrevista que brindó Javier Chaves, presidente de Aldesa, a EF:

- ¿La solicitud de intervención judicial era la única salida que tenía la compañía para atender su falta de liquidez?

- Era una situación muy difícil en la que ninguna salida era buena. Esta es una salida que protege de mejor manera los intereses de los inversionistas. Dentro de las opciones, porque entrar en cesación de pago no es algo bonito ni a lo que uno aspiró ni pensó nunca, esta fue la mejor opción para proteger los intereses.

"Las otras eran una quiebra, donde se rematan todos los bienes por cualquier monto y todo mundo perdió la inversión en una forma muy significativa. Y la segunda era un proceso de convenio preventivo de acreedores, que es una figura que termina más en un proceso de disolución de la compañía.

“Nosotros consideramos que tenemos un problema de liquidez, pero que somos una empresa viable en el largo plazo, y necesitábamos un periodo para hacer una reestructuración".

- ¿Qué viene para la compañía tras el cierre del puesto de bolsa?

- De la actividad económica de Aldesa, el fuerte nuestro es el área inmobiliaria, y no el puesto de bolsa.

"Nosotros vamos a continuar con el negocio de fondos de inversión, especialmente inmobiliarios, y con la ejecución de proyectos inmobiliarios. Esa ejecución es la que nos debe llevar a tener liquidez y si fuimos viables en ese proceso, ese es el plan que se presentó a la Corte, a partir del año tres tendremos otros proyectos y otros fondos y otra actividad económica.

“Nos vamos a tener que reinventar”.

- ¿Cómo está compuesto el negocio de Aldesa hoy?

- El 80% es inmobiliario. La minoría era el puesto de bolsa.

- ¿Cómo entró Aldesa Corporación de Inversiones en esta situación de iliquidez?

- Málaga City fue importante, no se perdió ese dinero pero se pospuso su ingreso ($26 millones) a la compañía, por varios años. Todavía no ha entrado a la compañía, va a entrar como en uno o dos años.

"Aun cuando no estaba activo, tiene que pagar primero el financiamiento bancario, entonces eso hace que haya un desfase.

"Cuando asumimos el proyecto había una serie importante de denuncias en contra de Málaga City. No en contra de nosotros, pero tuvimos que limpiarlas.

"Limpiarlas significa que a la persona que había dado una prima y estaba poniendo una denuncia, porque no le habían entregado la casa y el proyecto ni siquiera estaba en construcción, había que devolverle la plata.

"Eso ha significado, en devoluciones, alrededor de $3 millones. Hemos puesto el pecho nosotros para que el proyecto se limpie y hoy en día es un proyecto financiado, en construcción, con 600 casas vendidas.

“(...) La segunda mitad del año pasado se caracterizó por una incertidumbre fiscal, por el tipo de cambio cuando empezó a flotar por primera vez y en tercer lugar, el Ministerio de Hacienda empezó a subir la tasa de interés como a 9,50%.

"Esa tasa era mayor a la que nosotros pagábamos en los proyectos inmobiliarios, como promedio. Entonces, la gente decía ‘deme la plata porque la voy a invertir en Hacienda’.

“Estas tres cosas mermaron el número de inversiones. Nunca hemos tenido una corrida de fondos. Lo que hemos tenido es una disminución en los flujos de ingresos de inversiones para los proyectos privados".

- A raíz de esto se atrasan en algunos pagos, ¿buscaron financiamiento?

- Buscamos alternativas de liquidez bancarias y con venta de activos por dos meses y medio todo iba caminando muy bien. Creíamos siempre que eso iba a terminar en un cheque, pero alrededor de mediados de febrero ya nos percatamos que eso no iba a ser posible y ya se había acumulado una cantidad importante (de pagos).

- ¿Por qué cerrar el puesto de bolsa? ¿Para atender la iliquidez del negocio no regulado o porque ya de por sí el puesto de bolsa registraba pérdidas desde hace bastante tiempo?

- Nosotros tenemos tres años de que el puesto de bolsa no es rentable y parte de la reestructuración consiste en dejarnos las cosas que son más rentables. Logramos un acuerdo con inversiones Sama, que es un acuerdo muy positivo para los inversionistas.

"El cierre fue doloroso porque fue emblemático para nosotros. Mi papá fue fundador de la Bolsa Nacional de Valores, entonces nosotros sacábamos pecho con eso y era la cara visible de la empresa, cuando la realidad es que somos más una empresa inmobiliaria.

- ¿En algún momento Sugeval tomó medidas por las pérdidas que registraba el puesto de bolsa? ¿Han recibido inspectores?

- Ellos tienen inspectores en Aldesa, pero no es a propósito de esta medida. Todos los puestos de bolsa recibimos visitas de auditoría de la Sugeval periódicamente y correspondió que están aquí. Deben tener una semana de estar aquí, pero no es que estamos intervenidos, solo coincidió.

- ¿Qué tan pronto se realizará el cierre del puesto?

Es un proceso, serán unos dos meses mientras se trasladan todas las custodias. Hoy (8 de marzo) se mandó el hecho relevante.

- Los inversionistas del puesto de bolsa pasarán a Sama, ¿qué gana Sama y qué gana Aldesa con ese movimiento?

- Entablamos tres negociaciones distintas (con puestos de bolsa) y Sama fue por mucho el más agresivo y el que nos acogió mas rápidamente.

“Sama recibe los ingresos y hay algún valor de la cartera que se negoció y que irá entrando (a Aldesa) paulatinamente según se vayan incluyendo los custodios a Sama”.

- ¿La Safi opera sin ningún cambio?

- Hay una relación operativa de que los fondos financieros estén en el mismo grupo o muy cercanamente operando con un puesto de bolsa.

“Entonces, en una segunda etapa podría ser que uno traspase los fondos financieros para que sean operados por Sama. Pero, en este momento, estamos pensando en que por lo menos los fondos inmobiliarios los vamos a seguir operando nosotros y al día de hoy no hemos tenido una corrida de fondos”.