Por: María Esther Abissi.   11 octubre

Por cada tres clientes que tiene un crédito de consumo en el Banco Popular, uno tiene un nivel de endeudamiento que supera el 75% de sus ingresos, según informó Maurilio Aguilar, director del Riesgo del banco.

Hoy la Presidencia invitó al banco público a unirse a una programa de los bancos propiedad del Estado diseñado con le propósito de aliviar el sobre endeudamiento de los hogares.

Al menos 50.000 clientes del Popular podrían ser sujetos de refundición de deudas. Foto: Albert Marín.
Al menos 50.000 clientes del Popular podrían ser sujetos de refundición de deudas. Foto: Albert Marín.

Durante la mañana de este viernes, el Presidente de la República, Carlos Alvarado, anunció un conjunto de soluciones que incluyen la refundición de deudas por parte del Banco Nacional y el Banco de Costa Rica a personas con alto endeudamiento.

También comprenden un programa de educación financiera por tres años y el congelamiento de las solicitudes de crédito a las personas que se suscriban al programa de re-estructuración.

A pesar de que los representantes del Banco Popular no asistieron a la presentación, fueron invitados a sumarse a la iniciativa. Hasta el momento no existe una respuesta oficial por parte de la entidad.

“La refundición se tiene que dar bajo varios factores. La referencia de cuánto de su salario neto destina al pago de las cuotas del crédito es una referencia, pero no es lo único que hay que tomar en cuenta. Se debe prever si hay otros ingresos en el hogar y si tiene otras fuentes de recursos distintas al salario”, explicó Aguilar.

El Banco Popular tiene al menos 50.000 personas que podrían ser candidatos a un arreglo de pago, por lo que desde el primer trimestre del año empezaron a aplicar medidas similares a las planteadas por el Gobierno.

Se trata de ajustes de tasa y ampliación de plazos hasta 15 años en el caso de consumo y 20 años en el caso de créditos de vivienda.

El plan de reestructuración permitió que se refinanciaran ¢20.000 millones de colones en deudas existentes.

“Ya hay una orientación a refundir y a hacer arreglos de pago de manera más agresiva. La tasa incluso puede bajar hasta 50% menos que la Tasa Básica Pasiva”, explicó el funcionario.