Por: Silvia Brenes.   2 enero

Vivimos en una era de productividad, sin embargo, irónicamente es cuando más asediados estamos por distractores que atentan contra nuestra mejor intención de lograrla.

De esto trata el libro The 5 Choices, escrito por consultores sénior de la firma de Franklin Covey. Los autores plantean como el ser productivo es todo un reto actualmente y cómo debemos discernir en qué enfocar nuestro, tiempo, esfuerzo y energía, basados en cinco elecciones:

1. Actuar sobre lo importante y no reaccionar a lo urgente. Nuestro cerebro tiende a resolver todo cuanto antes, pero esto no es productividad. Caemos en la trampa de resolver rápido –aunque no necesariamente con calidad– porque nos da la sensación de ser eficientes. El enfoque debería ser en aquello que genera los resultados.

2. Ir por lo extraordinario, no conformarse con lo ordinario. Esto es llegar al final del día, sintiéndose satisfecha y realizada con lo hecho y depende mucho de en qué enfocamos nuestra energía. Piense en los roles de su vida: padre, madre, colaboradora, etcétera. ¿Se siente satisfecha con lo que hace en cada uno?

3. Programar las rocas grandes. Esto es enfocarnos en lo que de verdad importa. Aplica para la vida laboral y personal y cuando lo hacemos las cosas pequeñas se acomodan. El problema es que lo hacemos al revés y cuando queremos tener tiempo para lo que realmente importa, sentimos que no tenemos, pues nos llenamos de cosas pequeñas.

4. Dominar la tecnología. Se refiere a no dejar que ella nos domine. Elegir en que momento leer correos, chatear, navegar o estar presentes con quienes compartimos. Debe ser una decisión consciente y sostenida.

5. Recargar energía. Nuestro cerebro necesita recargarse y para esto requiere impulsores: comer sano, hacer ejercicio, descansar, relajarse y hacer conexiones sociales que alimentan nuestro cerebro, potencia nuestras habilidades y nos hace tener nuevas perspectivas.

El punto clave de todo esto es que se trata de elegir, es decir usted decide si lo hace o no y será usted el responsable de los beneficios o consecuencias.