Por: Harvard Business Review.   24 noviembre
Sus empleados quieren sentir que su trabajo tiene un propósito

Inculcar un propósito en sus empleados implica más que pláticas motivacionales, discursos idealistas o declaraciones de misiones. De hecho, si estos métodos son exagerados o poco sinceros, pueden ser contraproducentes y detonar el cinismo en vez del compromiso. Para inspirar e involucrar a sus empleados, tenga dos cosas en mente. Primero, el propósito es un sentimiento. Le podrá decir a su equipo que su trabajo es importante, pero ¿cómo puede hacer que ellos mismos lo sientan? Piense en cómo demostrarles a las personas el impacto de su trabajo. Tal vez pueda llevar a un cliente para que comparta un testimonio o enviar un pequeño equipo a hacer trabajo de campo para que conozca las necesidades del cliente de primera mano. Segundo, la autenticidad es importante… mucho. Si sus intentos por crear un propósito no se alinean con la manera en que ha actuado en el pasado, es probable que los empleados sean escépticos y podrían sentirse más manipulados que inspirados. Si hace que la búsqueda del propósito sea algo rutinario y no una iniciativa excepcional, les demostrará a sus empleados que habla en serio.

Este consejo fue adaptado de “Helping Your Team Feel the Purpose in Their Work”, de Dan Cable.

Trabajador con metas y buen rendimiento
Trabajador con metas y buen rendimiento
Equilibrar la carrera y la familia cuando crecen sus hijos

Muchos de los consejos para los padres trabajadores se enfocan en el momento en que los hijos son pequeños, pero surgen nuevos desafíos cuando crecen. Por ejemplo, cuando su hijo entra en la escuela, la manera en que se organizaba para el cuidado del niño a menudo debe cambiar de manera radical. Prepárese para esta transición previendo (y realizando un presupuesto para) los nuevos arreglos que necesitará. Por ejemplo, tal vez deba conseguir con meses de anticipación que lo cuiden después de la escuela y durante el verano. También habrá situaciones con las que aún no se haya enfrentado —días con mal clima, jornadas escolares que terminan antes, juntas de padres y maestros—, por lo tanto, tenga opciones de respaldo, ya sean familiares cercanos o una niñera confiable. También debería cultivar redes de apoyo con colegas que sean padres, a fin de que pueda compartir el traslado de los niños o las tareas del cuidado infantil. Además, desarrolla aliados en la oficina que apoyen sus esfuerzos para integrar el trabajo y la familia. Sin una red eficaz de apoyo, es poco probable que con el tiempo se facilite equilibrar los dos aspectos de su vida.

Este consejo fue adaptado de “How Being a Working Parent Changes as Children Grow Up”, de Danna Greenberg y Jamie J. Ladge.

Demuestre a la alta dirección que puede pensar de una manera estratégica

Ser capaz de pensar estratégicamente es importante pero, para poder progresar, debe demostrarle a su jefe y a la alta dirección que puede hacerlo. Una de las mejores maneras de exhibir su capacidad es exponiendo un punto de vista en una conversación. Por ejemplo, durante una reunión donde se debaten estrategias, pregúntese si las personas presentes saben cuál es su postura. Si no es así, dé su opinión y comparta su perspectiva. Sus superiores quieren ver que no toma decisiones de una forma aislada, así que asegúrese de que su punto de vista considere la manera en que su decisión podría afectar otros departamentos o cómo responderá el mundo exterior. Asimismo, demuestre que puede usar su conocimiento para poner en acción nuevas ideas. Sin importar su nivel de organización, puede ejecutar un proyecto que deje en claro que su comprensión del negocio va más allá de su puesto actual. La alta dirección sabrá que está listo para ser ascendido cuando sepan que puede tomar decisiones que preparen a la empresa para el futuro.

Este consejo fue adaptado de “How to Demonstrate Your Strategic Thinking Skills”, de Nina A. Bowman.

Los programas de tutoría inversa dependen de encontrar la pareja adecuada

Muchos ejecutivos quieren encontrar la manera de retener a los trabajadores más jóvenes, tener perspectivas frescas sobre temas estratégicos y estar actualizados en el tema de las nuevas tecnologías. Los programas de tutorías inversas, en las que el personal más joven “asesora” a los altos directivos, pueden servir. Sin embargo, para que funcionen estas relaciones, es crucial encontrar la pareja ideal. Empareje entre regiones, departamentos y lugares, tanto para evitar conflictos de interés como para enfatizar la diversidad de contextos. También intente emparejar personalidades diferentes, como un introvertido con un extrovertido; es más eficaz que emparejar dos personas extrovertidas, por ejemplo. Debe consultar con los pupilos antes de formalizar el emparejamiento, pues los altos directivos son selectivos en cuanto a quiénes los van a asesorar. Además, cerciórese de que tengan el tiempo (y el entusiasmo) suficiente para que prospere la relación. La principal razón por la que fallan los programas de tutoría inversa es que los ejecutivos no les dan prioridad. Si se cancelan un par de sesiones, el impulso mengua con rapidez. Capacite a los empleados más jóvenes para que sepan cómo estructurar bien las sesiones: mientras más se beneficien los ejecutivos, más querrán mantener el compromiso.

Este consejo fue adaptado de “Why Reverse Mentoring Works and How to Do It Right”, de Jennifer Jordan y Michael Sorell.

No permita que una búsqueda interminable de trabajo le desanime

Buscar trabajo puede sentirse como un paseo en la montaña rusa. Una semana tiene entrevistas y se siente esperanzado… y luego pasan meses sin tener noticias. Para superar el proceso, necesita manejar sus emociones. Comience por reconocer que habrá altas y bajas. Recuerde que las esperas largas, y las emociones que provocan, son normales. Las actividades como la meditación consciente y llevar un diario pueden ayudar a experimentar y revisar sus sentimientos de una manera positiva. También sería buena idea que pidiera ayuda a un tutor, un terapeuta o un grupo de trabajo para buscar apoyo. Si está desempleado, hay que realizar actividades que energicen, como hacer ejercicio o almorzar con un amigo. Además, no se tome personal las demoras. Si un contacto no se ha presentado con alguien como se lo había prometido, envíe un recordatorio amigable, pero también tenga en cuenta sus otras prioridades. Es posible que la persona que le quiere ayudar… simplemente esté ocupada. Este tipo de perspectiva puede mitigar las emociones negativas durante su búsqueda.

Este consejo fue adaptado de “How to Manage the Emotional Roller Coaster of a Job Search”, de Rebecca Zucker.