Por: Jéssica I. Montero Soto.   27 junio, 2018
Equipo en las instalaciones de Ad Astra Rocket Company en Liberia, Guanacaste.
Equipo en las instalaciones de Ad Astra Rocket Company en Liberia, Guanacaste.

La empresa canadiense Aethera Technologies Limited, colaboradora y proveedora de la costarricense Ad Astra Rocket Company, fiirmó un acuerdo de financiamiento por $1,5 millones con la Agencia Espacial de Canadá (CSA por sus siglas en inglés), para el desarrollo del motor VASIMR.

Esta inversión impulsará el programa de Aethera en tecnología para unidades avanzadas de radiofrecuencia. Esos componentes son claves para que el motor enfrente su próxima ronda de pruebas en la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA).

En 2015 Ad Astra firmó un contrato por tres años y $10 millones con la NASA, que terminaría este año. En noviembre de 2014 había recibido $855.000 para invertir en cinco meses.

Subir el nivel de madurez

En un comunicado de prensa enviado este 27 de junio, Ad Astra afirmó que el acuerdo fue anunciado por la CSA el 25 de mayo de 2018, y agrega un gran impulso al programa de desarrollo de unidades de procesamiento de radio frecuencia (RF - PPU) de Aethera.

Estas RF - PPUs son críticas para la próxima prueba del motor, programada para el tercer trimestre de 2018 y que implica 100 horas continuas de funcionamiento, con el programa NextSTEP de NASA, en sociedad con Ad Astra.

Al superar esta prueba, el VASIMR estará en o por encima del nivel de madurez tecnológica TRL - 5 (Technology Readiness Level) y solo le faltaría completar un nivel más para comenzar pruebas en el espacio.

“El financiamiento que proporciona la CSA es una medida de la visión a largo plazo de Canadá sobre la importancia de la propulsión eléctrica de alta potencia en la evolución gradual de la humanidad más allá de la órbita terrestre baja, y la contribución única y continua de esa nación para la exploración del espacio”, afirmó el CEO de Ad-Astra, Franklin R. Chang Díaz.

La versión más avanzada del motor VASIMR es el prototipo VX-200SSTM, que está recibiendo pruebas en las instalaciones de Ad Astra en Texas, Estados Unidos.

Franklin Chang Díaz en el laboratorio de AD Astra Rocket Company, en Liberia.
Franklin Chang Díaz en el laboratorio de AD Astra Rocket Company, en Liberia.
Motor del futuro

VASIMR son las siglas en inglés para Cohete de Magnetoplasma con Impulso Específico Variable (Variable Specific Impulse Magnetoplasma Rocket). El motor funciona con plasma cargado eléctricamente que puede calentarse a temperaturas extremas y controlarse y guiarse por campos magnéticos fuertes, que también proporcionan aislamiento.

De acuerdo con la descripción de la tecnología hecha por Ad Astra, los cohetes de plasma, como VASIMR, tendrían un consumo bajo de combustible y un rendimiento más alto en comparación con la propulsión química convencional u otros cohetes eléctricos.

El primer objetivo de poner en funcionamiento un motor de este tipo es ofrecer una ventaja económica y operacional en el comercio espacial, incluida la implementación de satélites, servicios de reactivación, reacondicionamiento y eliminación al final de la vida útil.

A más largo plazo, con una fuente de energía nuclear-eléctrica apropiada, la compañía espera que VASIMR proporcione a la humanidad un transporte robótico mucho más rápido y más seguro en el espacio profundo, donde la energía solar es insuficiente.

El plasma es el cuarto estado de la materia (los otros tres son líquido, sólido y gaseoso) y se puede dividir en dos categorías: los plasmas calientes, con temperaturas superiores a los 1.000 grados Celsius; y los plasmas fríos, con temperaturas inferiores a los 100 grados –incluso a temperatura ambiente– y que tienen aplicaciones en la vida cotidiana, como iluminación y televisores.

Los avances de AD Astra se suman a los resultados del cluster aeroespacial de Costa Rica, en el que se reúnen actividades de diseño, desarrollo de software, electromecánica, manufactura, investigación, creación de sensores, paneles y mecanismos de última generación.

Otro de los hitos recientes del sector fue el lanzamiento del primer satélite costarricense.