Por: Cristina Fallas Villalobos.  17 mayo

La empresa venezolana Alunasa reinstalará a los 35 colaboradores que quedaron pendientes de su regreso a la compañía tras enfrentar problemas con el suministro de materia prima.

Según un comunicado de prensa, enviado por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), los trabajadores regresarán a sus labores a partir del próximo martes 22 de mayo con sus salarios originales y, en la mayoría de los casos, a sus puestos ordinarios.

La empresa debió recibir de nuevo a sus colaboradores a partir del 4 de mayo, cuando el MTSS rechazó su solicitud para suspender los contratos. La solicitud había sido presentada el 28 de marzo anterior. Las 35 personas que todavía se encontraban en situación indefinida este jueves eran los miembros de la seccional de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP) de la empresa.

Asimismo, luego de la negociación entre la seccional de ANEP y la administración de la firma suramericana, se definió también el proceso de pago de los salarios caídos a las personas trabajadoras, que ya suman seis y siete semanas.

Representantes de ANEP, Alunasa y el Ministerio de Trabajo negociaron la reincorporación de 35 trabajadores y el pago de salarios caídos.
Representantes de ANEP, Alunasa y el Ministerio de Trabajo negociaron la reincorporación de 35 trabajadores y el pago de salarios caídos.

El acuerdo entre ambas partes también establece que no se tomará ningún tipo de represalia contra los trabajadores que formaron parte de la negociación.

"Nos llena de satisfacción ver que, en menos de 24 horas, el conflicto ha dado un giro y hoy las personas trabajadoras de la empresa reciben una buena noticia al saber que serán reinstalados en sus puestos de trabajo", mencionó el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Steven Nuñez.

El Ministerio de Trabajo dará seguimiento al cumplimiento de los acuerdos firmados por las partes tanto en el que concierne la reinstalación de las personas trabajadoras como al pago de los salarios pendientes.

Los problemas de Alunasa con el aluminio se agudizaron en diciembre del año pasado, pero se dieron a conocer en marzo pasado cuando un grupo de colaboradores denunciaron que los estaban enviando a sus casas, sin respaldo documental sobre su situación laboral.