Por: Jéssica I. Montero Soto.   3 abril, 2018
Juanilama de Esparza. Instalaciones de la fábrica venezolana de componentes de aluminio ALUNASA.
Juanilama de Esparza. Instalaciones de la fábrica venezolana de componentes de aluminio ALUNASA.

Al menos 340 colaboradores de la empresa de capital venezolano CVG Alunasa enfrentan una situación laboral incierta, ante una supuesta suspensión temporal y unilateral de contratos.

La empresa alega un faltante de materia prima en su fábrica ubicada en Esparza, Puntarenas.

El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) confirmó, mediante un comunicado de prensa, las gestiones hechas tanto por la empresa como por "un grupo importante de trabajadores que se han acercado a la institución para solicitar el acompañamiento e información".

"Por otro lado, la empresa presentó ante este Ministerio una solicitud de interrupción temporal de contratos laborales aduciendo el faltante de la materia prima esencial para mantener en funcionamiento la fábrica. Esta solicitud fue completada el jueves 22 de marzo, antes del receso de Semana Santa por lo que la Inspección se encuentra analizando la documentación y las pruebas presentadas", advirtió el MTSS.

Los artículos 73 al 76 del Código de Trabajo, establecen las condiciones, requisitos y procedimientos que deben seguirse para que una empresa pueda suspender sus labores en forma total o parcial por un determinado tiempo, sin que ello extinga los contratos de trabajo y sin que se cause perjuicio ilegal a los trabajadores.

"Corresponde a la Dirección Nacional de Inspección de Trabajo de este Ministerio determinar la veracidad de las causas o alegatos del patrono, con el fin de otorgar la autorización debida, pues según los artículos citados, cuando se habla de causas justas se trata de situaciones que no son ni imputables ni previsibles por el patrono. No obstante, otras situaciones que se salen de los parámetros indicados entrarían dentro de lo denominado “riesgo de empresa” pues cuando un patrono lleva adelante un negocio, se beneficia con sus utilidades, por lo que debe afrontar el riesgo que el mismo genera, asumiendo las pérdidas como empresario, sin afectar los derechos laborales de los trabajadores", dice el comunicado.

El MTSS advierte que mientras no resuelva la solicitud de suspensión, la empresa debe seguir cancelando los salarios.

EF intentó conversar con algún vocero de CVG Alunasa vía telefónica y por correo electrónico, sin éxito.

Ausencia de respaldo por escrito

José Luis Rosales, jefe de electrónica, relató a EF que el martes 27 de marzo los colaboradores recibieron un anuncio verbal para la suspensión de labores, sin salarios y por hasta tres meses.

CVG Alunasa inició operaciones en el país en 1981 y se dedica a la manufactura y mercadeo de productos de aluminio terminados y semiterminados a partir del lingote primario. La empresa es una de las principales fuentes de empleo de la zona.

Tras la asesoría legal, los trabajadores se presentaron a trabajar el lunes 2 de abril, pero se les impidió el ingreso a la empresa. El presidente de CVG Alunasa, general Noel Martínez, tuvo un encontronazo con el grupo de manifestantes y declinó recibir el documento que llevaban.

En un video publicado por el medio local Acontecer espartano y algo más, se escucha a Martínez advirtiendo que de no encontrar solución al problema, la siguiente medida sería retirar la empresa de Costa Rica.

“O verdaderamente nos unimos para buscar soluciones o esta vaina se acaba. Tengo el sublime derecho, señores, para que lo sepan, instrucciones del Presidente de la República: si esto no lo solucionamos, me llevo Alunasa de aquí pues ¿qué van a hacer?”, se le escucha decir con vehemencia ante un grupo de personas reunido frente al ingreso principal de la planta, en Juanilama de Esparza.

Rosales considera que estas afirmaciones carecen de sustento técnico y asegura que empleados y administrativos pueden trabajar juntos para corregir la situación, pero con procesos documentados y apegados a la ley.

"Conocemos bien la empresa, sabemos que intentar moverla desde el punto de vista técnico es una locura. Tiene tecnología muy vieja, cuesta tenerla operativa. Intentar moverla es destruirla. Son mecanismos de intimidación que utilizan. La intención es que nos de mucho miedo y que no hagamos nada, corriendo el riesgo de perder garantías laborales", opinó.

En un Facebook Live publicado la tarde del martes 3 de abril en el perfil de Facebook de la compañía, Martínez, afirmó que la situación es crítica.

"Para nadie es un secreto la problemática que tiene Alunasa. Yo acudí a una consulta al Ministerio de Trabajo para preguntar qué podíamos hacer", recalcó Martínez.

Ya el 19 de marzo la Inspección de Trabajo había visitado la empresa para evaluar el respeto a los derechos laborales y corroboró que los salarios se estaban pagando y los demás derechos laborales se están respetando. El martes 3 de abril también se comprobó que el 27 de marzo se pagaron los salarios correspondientes a la segunda quincena de marzo.

*Información actualizada a las 2:40 p.m. con la posición del MTSS