Por: Cristina Fallas Villalobos.   28 mayo

La empresa alemana Amoena traslada, desde febrero pasado, su operación textil fuera de Costa Rica debido a cambios en su estrategia de negocio y con el objetivo de optimizar la cadena de suministro.

Esta medida afectará a 300 personas.

La empresa Amoena anunció el cierre de operaciones de su planta en el país debido a los cambios en la industria textilera global. Foto: Amoena.
La empresa Amoena anunció el cierre de operaciones de su planta en el país debido a los cambios en la industria textilera global. Foto: Amoena.

A través de un comunicado, compartido por la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo, la empresa explicó que la proveeduría de textiles y otros materiales para productos de uso íntimo se están trasladando principalmente a Asia.

“Con miras a un crecimiento sostenible, Amoena informó que requiere acercarse a los mercados proveedores en Asia y los mercados consumidores en Europa”, cita el documento.

La compañía fue enfática en que aplicarán todos los procedimientos establecidos por ley al acabar la relación laboral con sus 300 colaboradores. Además, explicaron que trabajan para colocarlos en otras firmas y que 180 de los afectados se capacitan con el Instituto Nacional de Aprendizaje en el área de dispositivos médicos.

Este cierre se suma a los anunciados recientemente por Cargill (22 de mayo) y Amway (23 de mayo), que afectan a cerca de 240 personas.

Cargill cerró su planta de Pipasa en La Garita de Alajuela, lo que ocasionó 39 personas quedaran desempleadas y que otro grupo fuera reubicado en otras operaciones que mantiene la compañía en suelo costarricense.

En dichas instalaciones se realizaban procesos productivos relacionados con los negocios de proteína y nutrición animal.

Amway, por su parte, anunció que cerrará su Centro de Servicios Compartidos en Costa Rica el próximo año, con lo que eliminará unos 200 puestos de trabajo. La compañía tomó la decisión debido a que busca mayor cercanía con el mercado asiático.