Por: Jéssica I. Montero Soto.   23 junio
Kidzania emula una ciudad al atardecer, con espacios patrocinados por marcas reales y con juegos de roles y aprendizajes. Fotos: Mayela López
Kidzania emula una ciudad al atardecer, con espacios patrocinados por marcas reales y con juegos de roles y aprendizajes. Fotos: Mayela López

La franquicia de entretenimiento educativo Kidzania despidió a 98 colaboradores que se encontraban con sus contratos laborales suspendidos desde marzo, según confirmó Grupo Cuestamoras, propietario de la marca en Costa Rica.

La corporación atribuye los despidos a la orden de suspensión impuesta al parque temático por las autoridades de salud, el 13 de marzo, y que sigue vigente. Este negocio corresponde a la división comercial dedicada a construcción y operación de inmuebles, Cuestamoras Urbanismo, responsable también de proyectos como Oxígeno y Santa Verde.

“En un primer momento la situación nos llevó a acogernos a suspensiones temporales de contratos de trabajo, con la intención de conservar a nuestros colaboradores. Sin embargo, después de estos meses, la situación nos lleva a la necesidad de desvincular a un grupo de 98 colaboradores de Kidzania”, explico el grupo en una respuesta por escrito.

Cuestamoras informó de que las personas despedidas recibieron un apoyo económico adicional al de ley y además formarán parte de un proceso de reinserción laboral, facilitado por la empresa.

EF encontró publicaciones de medios de comunicación internacionales en las cuales se confirma que otras franquicias de Kidzania, en mercados con Singapur y Malasia, cerraron sus parques en forma definitiva a raíz de la pandemia.

Kidzania opera en Costa Rica desde diciembre de 2018, como una de las marcas anclas del proyecto Oxígeno. El área de 4.000 metros cuadrados (m2) reúne 35 establecimientos y su desarrollo representó una inversión de $13 millones para Cuestamoras.

Proceso de cambio

Mediante un documento fechado el 15 de junio, Rodrigo Uribe, presidente de la junta directiva de Grupo Cuestamoras, informó a los colaboradores del grupo sobre la entrada en vigencia de un proceso de cambios. EF tiene copia de esta comunicación.

En el mensaje, Uribe afirmó que las medidas son las confirmación de un anuncio hecho a los colaboradores dos meses y medio antes, debido a los “cambios sin precedentes” que enfrentan los negocios del grupo.

“Se trazó una visión de lo que será un proceso amplio de transformación, el que irá tomando forma a lo largo de los próximos 18 meses”, proyectó Uribe en el mensaje.

Ya la organización había experimentado la salida de ejecutivos clave durante 2018 y 2019. El grupo nació en 2008, como una empresa multinegocios, después de que la familia Uribe vendiera la Corporación de Supermercados Unidos (CSU) a Walmart. En 2015 cambiaron su estrategia para ser además operadores de los negocios en los que invertían.