Por: Cristina Fallas Villalobos.   26 enero

El próximo presidente de la República deberá enfrentar a un sector empresarial menos optimista pero deseoso de soluciones para problemas que no han sido superados por la administración Solís Rivera ni sus antecesores.

Informalidad, comercio ilícito, costos de las tarifas eléctricas y de combustibles, inseguridad, simplificación de trámites y nuevos impuestos, son solo algunos de los temas que preocupan a los empresarios costarricenses.

La Cámara de Comercio señaló que es de real importancia atender el problema del comercio informal pues constituye una competencia desleal para el sector comercial y atenta contra la competitividad del mismo.
La Cámara de Comercio señaló que es de real importancia atender el problema del comercio informal pues constituye una competencia desleal para el sector comercial y atenta contra la competitividad del mismo.

Así lo expresaron representantes de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), la Cámara de Comercio de Costa Rica (CCCR) y de la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR).

El bajo optimismo empresarial se refleja en la Encuesta Trimestral sobre Opinión de Empresarios correspondiente al primer trimestre del 2018, elaborada por el Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica.

El índice global de expectativas empresariales se colocó en 53,6 (el máximo posible es 100), el segundo valor más bajo observado respecto al primer trimestre de los últimos siete años.

Para su elaboración se consideran temas como empleo, ventas y producción, inversión, utilidades y posición competitiva.

Ante este panorama, el presidente de la UCCAEP, Franco Arturo Pacheco, mencionó que el país requiere de un ambiente de seguridad y estabilidad para que se genere confianza en actuales y futuros inversionistas.

“No se puede seguir postergando medidas y esperemos que en esas nuevas decisiones se tome en cuenta la participación y coordinación del sector productivo nacional”, agregó Pacheco.

Por su parte, el director ejecutivo de la CICR, Francisco Gamboa, destacó que el gobierno saliente deja muchas deudas pendientes con el sector productivo, provocando que el crecimiento económico y la generación de empleo sean bajos.

Sus principales preocupaciones

Las cámaras empresariales –que externan su preocupación por múltiples temas como la simplificación de trámites o el costo de la electricidad– coinciden en que se debe actuar rápidamente y de manera oportuna principalmente en tres problemáticas.

Déficit fiscal. Para la UCCAEP, el alto déficit fiscal y el endeudamiento del país, es la principal preocupación del sector empresarial, por lo que creen que el próximo gobierno debe buscar la reactivación económica que contribuya a reducir tasas de desempleo y mejorar la competitividad nacional.

En ese aspecto, la Cámara de Comercio ha sido enfática que una reforma fiscal no debe enfocarse en aumentar la carga impositiva, sino más bien en un mejor control del gasto público.

Informalidad empresarial. La CCCR destaca que es de real importancia atender este problema pues constituye una competencia desleal para el sector comercial y atenta contra la competitividad del mismo.

Los comerciantes recomiendan que para solucionar este problema se puede abrir la posibilidad de asegurar a los trabajadores por media jornada laboral, así como, fomentar la participación de las municipalidades en la plataforma “CrearEmpresa” y realizar campañas de educación a la población sobre los beneficios de ser formal.

“Cabe destacar que la informalidad no solo afecta al sector comercial, sino que es un problema país que erosiona las finanzas del estado y la seguridad social del país”, resaltó Alonso Elizondo, director ejecutivo de la cámara.

Con él coincidió el representante de la UCCAEP.

Seguridad ciudadana. La más reciente encuesta trimestral de negocios “Pulso Empresarial”, realizada por la UCCAEP, evidencia que durante el último año, una de cada cinco empresas fue víctima de hechos delictivos (robos, asaltos y daños a la propiedad).

Este tipo de datos hacen que la seguridad ciudadana destaque en el discurso de las cámaras empresariales.

“El año pasado cerramos con unas cifras récord en la cantidad de homicidios y este año también tenemos muchísimos casos. Este es un serio problema para la sociedad y no podemos permitir que Costa Rica se nos salga de las manos”, dijo el presidente de la UCCAEP.