Negocios

Errores en iluminación durante el teletrabajo afectan productividad

Cuando la luz natural esté fuera de las opciones, es necesario aplicar estrategias para evitar el cansancio ocular y lograr los objetivos

¿Ha estado trabajando en la sala, el cuarto o alguna otra habitación de su casa debido a la pandemia? Revise sus condiciones de iluminación, porque aplicar la luz artificial en forma equivocada puede afectar su salud y su productividad en forma directa.

Las necesidades específicas de luz varían según las tareas que se desempeñan durante el teletrabajo: una escala de niveles de iluminación recomendados, creada por especialistas de la firma Feilo Sylvania Costa Rica, señala que para actividades de dibujo de arte, industrial o tareas de costura se necesita más iluminación que para actividades de mecanografía y otras similares de roles de oficina. Sin embargo, en ambos casos se requiere más luz que la normalmente disponible en una casa. Esto quiere decir que un hogar bien iluminado le provee menos luz de la que necesita para mantenerse saludable en época de teletrabajo.

La selección de luminarias e intensidades adecuadas para empresas y oficinas se debe hacer mediante un proceso especializado de salud ocupacional. Sin embargo, algunas prácticas y consideraciones básicas le permitirán corregir los errores más comunes y mejorar sus condiciones laborales en casa.

Especialistas en salud ocupacional, iluminación y oftalmología coinciden en que para todos los casos, lo ideal sería trabajar en sitios con grandes ventanales o espacios abiertos que se iluminan con el ambiente.

Este tipo de diseño para la captación de luz natural se ha generalizado en los edificios de oficinas más modernos, donde se busca mantener la salud y disminuir el consumo de energía. En una casa, en cambio, puede resultar una aspiración imposible. Y la dificultad aumenta en la temporada de lluvias, cuando las horas de iluminación se reducen y las de trabajo se mantienen.

Más que “luz fuerte”

Miriam Brenes Cerdas, ingeniera en seguridad laboral y directora de la Escuela de Ingeniería en Seguridad Laboral e Higiene Ambiental del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC), explicó que para evaluar los niveles de iluminación en los centros de trabajo se requiere de un equipo llamado luxómetro, pues la iluminación se mide en lux: es la cantidad de flujo luminoso por metro cuadrado (el mínimo recomendado por Sylvania para tareas de mecanografía, por ejemplo, es de 300 lux, y el máximo es de 1.000 lux).

Aunque el rango parece amplio, también se debe tener cuidado con el exceso de iluminación y la luz directa, que provocan condiciones inconvenientes, como destellos o el “efecto de caverna”, con diferentes intensidades de luz. (Vea: Sin excesos)

¿Cómo se sabe si tiene claridad suficiente cuando no tiene a mano un luxómetro? Hay señales de alerta y errores comunes que sirven de guía:

  • La iluminación correcta permite distinguir con claridad y de inmediato formas, colores, y objetos en movimiento, además de facilitar la percepción de los relieves y texturas, mientras se logra un confort visual permanente.
  • Una iluminación inadecuada dificulta el trabajo y contribuye a los errores y accidentes. Con poca luz, los ojos requieren más tiempo de adaptación para captar las imágenes. Largos períodos en esas condiciones desencadenan malestares corporales como dolores de cabeza o fatiga general, y molestias como dolores oculares, resequedad de la vista, ardor o picazón, entre otros.

Aplicar mejoras

Si una empresa quisiera replicar las condiciones de iluminación de la oficina en cada puesto de teletrabajo de sus colaboradores, debería aplicar el proceso de medición con una persona especialista en salud ocupacional. En el país existen parámetros técnicos de referencia: el Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (Inteco) tiene la INTE/ISO 8995-1:2016 Iluminación de los lugares de trabajo. Parte 1 Interiores.

Diego Cordero, gestor de proyectos de normalización de Inteco, explicó que la norma contiene información de los niveles mínimos de iluminación de acuerdo con tareas específicas de trabajo o áreas de trabajo.

“Hay un único ítem que podría aplicar a tareas comunes de teletrabajo, llamado ‘tarea o actividad de oficina’ que incluye escritura, mecanografía, lectura, procesamiento de datos y pantallas de visualización de datos, el cual debería asegurarse una iluminación mínima de 500 lux”, puntualizó Cordero.

Para su casa, usted podría adquirir un servicio especializado de medición, o también puede recurrir a vendedores técnicos de luminarias, lámparas o bombillos: a estas personas deberá decirles el tipo de tarea que desarrolla en casa, las características del espacio en que la realiza (tamaño, fuentes de luz, altura, posición de su espacio con respecto a la luz actual, horario regular de trabajo).

Jorge Madriz, product manager de Feilo Sylvania Costa Rica, explicó que estas características de la luz y otras, como la temperatura de color, se deben tomar en cuenta para lograr las condiciones deseadas.

“La temperatura del color se refiere al tono de luz blanca (más amarillo o más blanco). La luz amarilla se asocia con descanso y la luz blanca con mayor actividad”, explicó Madriz.

Esos indicadores se utilizan para aplicar las mejoras y cambios en el puesto de trabajo y el entorno, con el fin de adecuar los niveles requeridos y seguros para las tareas. Una persona con conocimiento técnico puede recomendarle la cantidad, intensidad, posición y temperatura de color (cálida o fría) para obtener la iluminación ideal, siempre que usted provea información básica suficiente.

Problemas de salud

El oftalmólogo Zlatko Piskulich, de Medismart, explicó que la buena iluminación es vital para facilitar la visión de cerca de la computadora, para el uso del teléfono, para la lectura, para tejer y para manualidades.

“Una buena iluminación en el ambiente hace que la pupila este miótica (cerrada o pequeña) y esto facilita la visión cercana. La luz puntual o estilo cuello de ganso sobre el trabajo no es recomendada, ya que no produce el mismo efecto”, especificó el especialista.

Una mala o baja iluminación provoca que el músculo del cuerpo ciliar, encargado de enfocar, se esfuerce más y se provoque cansancio de vista.

“La persona se ayuda con el squinting o entrecerrar los ojos para facilitar el enfoque de cosas cercanas, pero esto también resulta en cansancio y estrés de los músculos faciales. Como consecuencia, se tienen dolores de cabeza frontales o alrededor de los ojos”, afirmó Piskulich.

El efecto de iluminación saludable se logra cuando el cuarto o espacio de trabajo esté bien iluminado en su totalidad, con luz blanca o luz natural del sol.

“La luz ideal es una buena iluminación ambiente y no solo puntual del trabajo, puede ser luz natural o artificial. Es importante que la luz no esté directa al ojo”, enfatizó Piskulich.

Sin excesos
Uno de los errores más comunes en iluminación es iluminar de más o con énfasis excesivo en el sitio de trabajo y no en la habitación o el espacio completo.
Este tipo de iluminación provoca situaciones negativas como las siguientes:
Efecto de caverna:
Cuando se utiliza una luminaria directa o luz dirigida hacia abajo y muy focalizada. El resultado es una cantidad de luz menor en el techo y paredes (sombra definida o difusa).
El efecto se relaciona con la distribución luminosa y el posicionamiento de las luminarias escogidas para el proyecto.
Consecuencias: Sensación de penumbra, sensación de que el espacio es más pequeño, estrés debido a que fisiológicamente existe una reacción de la pupila que se abre y se cierra constantemente (agotamiento visual).
Deslumbramiento:
Se presenta ante la inadecuada distribución de luminancia, o como consecuencia de contrastes excesivos: cuando un exceso de luz (o una gran intensidad de luz) penetra en el interior del ojo. Representa una agresión para el ojo y puede ser causa de errores y accidentes.
Consecuencias: Molestia a la vista, disminución en la capacidad para distinguir los objetos. Existen dos tipos de deslumbramiento; el Molesto o psicológico, que produce una sensación desagradable y aunque no se pierda la visión de los objetos, produce fatiga debido a que la pupila se ve forzada a estar ajustándose continuamente, y el perturbador o fisiológico, durante el cual se llega a perder brevemente la visión.
¿Cómo evitarlos?
- Conocer las necesidades de iluminación específicas para el espacio
- Iluminación indirecta: luz “hacia arriba”, dirigida hacia el techo
- Combinar diferentes tipos de iluminación: puntual, directa, indirecta, etc.
- Utilizar luminarias con un ángulo mayor de flujo luminoso.
- Usar colores claros en las paredes para reflejar más la luz.
Fuente: Feilo Sylvania Costa Rica
Jéssica I. Montero Soto

Jéssica I. Montero Soto

Jéssica Montero es periodista de la sección de Negocios de El Financiero.