Por: Jéssica I. Montero Soto.   5 abril
Costa Rica cerró el 2020 con más de 500.000 personas desempleadas. Grupos delictivos toman las marcas de empresas reales y aprovechan la coyuntura para hacer estafas telefónicas con falsos procesos de reclutamiento. Foto Shuttersock
Costa Rica cerró el 2020 con más de 500.000 personas desempleadas. Grupos delictivos toman las marcas de empresas reales y aprovechan la coyuntura para hacer estafas telefónicas con falsos procesos de reclutamiento. Foto Shuttersock

Cobros por validación de documentos, depósitos para trámites de ingreso o información detallada de cuentas y claves para el pago por planilla son algunas de las solicitudes que utilizan los estafadores para engañar a personas que buscan empleo en empresas reconocidas.

En las últimas semanas, firmas como Bridgestone Costa Rica, Abbott y Coyol Free Zone y sus inquilinos, han enviado avisos masivos para alertar ante el uso de sus nombres en procesos delictivos. Sin embargo, el Ministerio Público confirmó a EF que este modelo de estafa lleva ya varios meses en auge y se aplica con gran cantidad de empresas, sin importar que tengan procesos de contratación abiertos o no.

El fiscal adjunto de Fraudes y Cibercrimen, Miguel Ramírez López, aseguró a EF que a partir de marzo de 2020, con la pandemia, se desató un “tsunami” de modalidades de estafa, que varían y se ajustan según la coyuntura.

“Funcionan como las tiendas de San José: todos aprovechan la temporada. Se conoce que vienen las vacunas, entonces piden que llene tales páginas para que incluyan a la persona en la lista; si es la reducción en el cobro de marchamo lo mismo; cuando hubo bonos de ayuda, igual. En los últimos meses del 2020 varias empresas y organizaciones lanzaron ferias y procesos de contratación donde a cada persona le ponen a llenar un formulario que incluye quien es usted, teléfono, cédula e incluso información confidencial como tarjetas, deudas, en qué banco, cuánto debe… Desde el Ministerio Público le estamos pidiendo a las empresas que hagan el análisis de la situación y por favor no pidan datos sensibles en ferias de empleo”, relató Ramírez.

Para las empresas, el riesgo también es elevado. La aplicación de procesos fraudulentos paralelos a un reclutamiento real puede entorpecer el mecanismo, aumentar el costo de atracción de nuevos empleados y hasta obligar a la suspensión temporal de la búsqueda de nuevos coladores. Y una vez que pasa el mal rato, estos delitos se convierten en una amenaza para la reputación de la marca.

Tema legal

Mauricio París, socio especialista en Protección de Datos de la firma Ecija advirtió que los currículos se deben procesar en cumplimiento de las disposiciones de la Ley de Protección de Datos Personales, según la cual las empresas deben aplicar medidas de seguridad como las siguientes:

-Limitar el acceso de los currículos al personal indispensable de la empresa.

-Almacenarlos con medidas básicas de seguridad, como por ejemplo la identificación mediante usuario y contraseña para acceder a la carpeta donde se almacenan, y limitar su descarga y extracción en dispositivos personales.

-Eliminar los currículos definitivamente una vez que ya no son necesarios, y actualizar la base de datos periódicamente en caso de reclutadores permanentes.

-Para almacenar los currículos la empresa debe contar con el consentimiento informado de los titulares de los datos.

-La empresa debe contar con una política de privacidad, en donde regule el uso de los datos personales en estos supuestos.

París también señaló que las compañías deben proceder a interponer una denuncia ante la Fiscalía cuando detecten procesos fraudulentos a su nombre, y recomendó la publicación de alertas en redes sociales oficiales de las marcas.

Los casos mencionados en esta publicación han aplicado estas medidas como aporte a una cultura de transparencia y también con el fin de ayudar a la identificación de las redes delictivas.

“Es conveniente que las empresas tengan en sus páginas web una sección con las vacantes abiertas, con instrucciones claras a los interesados de cómo aplicar. Si se sospecha de que hay intervención de su personal en estos hechos, debe realizar una investigación interna con la finalidad de acreditar cualquier participación de sus empleados en los hechos delictivos”, recomendó París.

Así funcionan

Los grupos criminales suelen recurrir a las llamadas telefónicas como vía para las estafas. El Ministerio Público reconoció que estas organizaciones se transforman cada vez que se logra definir su perfil: pasaron de llamadas desde centros penitenciarios a call centers caseros, con la incorporación de mujeres, una vez que las autoridades habían advertido a la población para desconfiar más de voces masculinas.

La estructura de la estafa comienza con la falsa noticia de que la persona obtuvo el puesto al que aplicó y los detalles van desde solicitudes sencillas, como la pregunta directa por el número de cuenta y la clave para ingresar los datos a la planilla, hasta la solicitud de ingresar a páginas de Internet con formularios que recopilan los datos sensibles o la instalación de archivos ejecutables que roban la información de los dispositivos electrónicos.

Ramírez lamentó que se han detectado estafas con formularios cuya informalidad era evidente. “Hemos visto incluso páginas donde la gente llega sola a dar su información, porque dicen que son reclutadores. Creo que hay un aprovechamiento del estado mental y el agotamiento que vive la sociedad por la pandemia”, analizó el fiscal adjunto.

Sin embargo, existen niveles de sofisticación mayor que pueden hacer dudar a más de uno. Daniel Valverde, socio especialista en Derecho Laboral en Ecija, enfatizó en que cualquier solicitud de dinero para acceder a un empleo es improcedente y debe ser rechazada. (Vea: Encienda las alertas)

“El empleador es la persona que debe cubrir costos relacionados al reclutamiento, y, al igual que sucede en la relación laboral, no puede trasladarlos a sus postulantes o trabajadores. Si algún reclutador pide dinero para formar parte del proceso, hay que ser altamente cautos respecto a esa solicitud”, enfatizó Valverde.

Actitud vigilante

La rapidez con que las estafas cambian sus fórmulas exige una revisión constante del tema por parte de autoridades, y de empresas. Natalia Severiche, gerente País de ManpowerGroup Costa Rica, aseveró que la previsión principal es tener claridad sobre las políticas y protocolos de seguridad y ciberseguridad en la compañía, y acompañarla de un plan de comunicación constante para los colaboradores.

“Nuestra invitación es a capacitar frecuentemente a la fuerza laboral en estos temas, para así mitigar riesgos. En caso de que una empresa sufra de robo de identidad al ofrecer vacantes, nuestra recomendación es activar inmediatamente un protocolo de comunicación preventivo”, subrayó Severiche.

Uno de los casos más recientes, el de Bridgestone Costa Rica, llevó a la empresa a lanzar una campaña de comunicación que incluye alertas en sus redes sociales, así como respuesta y orientación a las consultas relacionadas con los timos.

Fabio Chacón, gerente de Recursos Humanos Business de Bridgestone, comentó que también se envió un comunicado de prensa para alertar a la población y recordar las características de las estafas.

“Asimismo, la empresa se encuentra monitoreando de cerca la situación para tomar las medidas que sean necesarias oportunamente”, advirtió Chacón.

Quizá la mayor amenaza sea para las empresas con procesos constantes de contratación. Walmart Costa Rica, por ejemplo, ha tomado medidas desde la corporación para que sus reclutamientos sean de mínimo riesgo.

Mariela Pacheco, subgerente de Asuntos Corporativos de Walmart, explicó que los procesos de contratación de Walmart de México y Centroamérica comparten estrictos lineamientos de seguridad para proteger a la compañía y a los aplicantes.

“Siendo así, nunca solicitamos dinero, datos bancarios, copias de tarjetas de crédito o débito, información personal sensible, ingresar a alguna plataforma bancaria, el registro de una firma digital y tampoco involucra la intermediación de entidades bancarias o abogados”, enfatizó Pacheco.

La coyuntura de virtualización impulsada por la pandemia también les hizo diversificar los canales de comunicación para alertar en forma constante a las personas sobre falsos procesos de reclutamiento detectados y posicionar las plataformas de reclutamiento oficiales: Walmart por la Gente (Facebook), Walmart Jobs (Linkedln), Computrabajo.com y Elempleo.com.

Encienda las alertas
Recomendaciones para evitar estafas en procesos de reclutamiento:
-Rechace llamadas de empresas a las que usted nunca ha aplicado. En este momento todos los puestos tienen decenas de aplicaciones, es innecesario para las empresas recurrir a personas que no han mostrado interés en sus ofertas de empleo.
-Cuando reciba una llamada, si es de teléfono fijo verifique que sea un número registrado a nombre de la empresa. Para teléfonos móviles, verifique si está asociado a una cuenta corporativa, en aplicaciones como WhatsApp.
-Procure que el reclutador se identifique, le indique su posición y le explique el proceso de reclutamiento en general.
-Verifique si la empresa que está reclutando tiene una página web o un número de teléfono, y consulte directamente si están contratando la posición para la cual se está postulando.
-Desconfíe de personas que se comunican desde cuentas de Gmail, Yahoo o similares, o de las personas que no están en capacidad de dar un teléfono fijo donde usted pueda contrastar la información.
-Las entrevistas usualmente suceden en el lugar de trabajo. Verifique que la dirección de su cita sea compatible con la información de la empresa, o caso contrario, que la entrevista se hará en un lugar público. Evite lugares cerrados o donde no parezca que esté establecida una empresa. Si la entrevista es virtual, verifique la identidad de la persona y confirme si efectivamente labora en la empresa mencionada.
-Descarte hacer pagos por entrevistas, trámites o por la posibilidad de obtener empleo. Esto no es una práctica normal del mercado.
Fuente: ECIJA