Por: AFP .   28 febrero, 2019

Nueva York. El grupo textil estadounidense Gap anunció, el 28 de febrero, una reestructura que implica dividir la empresa en dos (ambas cotizarán de forma separa en la bolsa) y reducir los puntos de venta, asimismo, analizan cambiar el nombre.

La compañía, que está regazada en comercio en línea y sufre por la competencia de Zara y H&M, cerrará 230 tiendas en todo el mundo durante los próximos dos años; lo que equivale al 6,3% de su portafolio total.

Las marcas Gap, Banana Republic, Athleta, Intermix y Hill City operarán bajo una empresa llamada Newco. Agencia AFP para EF.
Las marcas Gap, Banana Republic, Athleta, Intermix y Hill City operarán bajo una empresa llamada Newco. Agencia AFP para EF.

GAP, que está presente en unos 40 países, no detalló cuántos puestos de trabajo serán afectados con la medida ni las regiones en las que se disminuirá la cantidad de establecimientos.

Con los cierres busca economizarse $90 millones, según un comunicado de la firma.

La marca de bajo precio Old Navy se convertirá en una empresa independiente con sede en San Francisco. Esta generó ingresos por $8.000 millones en el 2018.

Mientras que, las otras marcas (Gap, Banana Republic, Athleta, Intermix y Hill City) operarán bajo una empresa diferente. Esa entidad, cuyas ventas acumuladas fueron de $9.000 millones el año pasado, se llamará Newco.

No obstante, Gap aclaró que ese nombre es temporal. Si deciden mantenerlo, Gap solo estará presente en las tiendas que vendan artículos de la marca homónima.

El grupo planea cerrar la operación en 2020 luego de cumplir procesos internos y trámites ante organismos estatales.

Las decisiones tomadas por Gap fueron bienvenidas en Wall Street, ya que la acción del grupo subió 18% en las transacciones electrónicas posteriores al cierre cuando se conoció el anuncio.

A finales de enero pasado, AR Retail anunció que invertiría al menos $6,2 millones en la introducción y expansión de las marcas GAP, Banana Republic y Old Navy en el mercado costarricense.

Hasta el momento la firma centroamericana no se ha referido sobre los movimientos del conglomerado en Estados Unidos y sus posibles consecuencias en el país.