Vendedores en Costa Rica echan mano del correo electrónico, redes sociales y plataformas de ventas en línea

Por: Cristina Fallas Villalobos 29 diciembre, 2017

Hasta hace poco Azaria Campos, vecina de Heredia, visitaba la casa de familiares, amigos y conocidos para dejar los catálogos de productos de Avon, Estilos y Garota.

"Ya no los recibo (los catálogos) en físico sino que me mandan el link por WhatsApp. Me parece súper bien porque no se paga el catálogo y no hay tanto papel", contó Campos.

La aplicación de mensajes instantáneos es solo una de las herramientas que aprovechan las empresas que comercializan marcas como Vianney, Palace Collection, Tupperware, Nikky, Babalú y Avón en Costa Rica.

Es una evolución vital ante la apertura del consumidor al comercio digital. En Costa Rica, el 85% de la población con acceso a Internet realiza transacciones en la red como pago de servicios, compra de tiquetes de avión o ropa.

El cambio podría ser más natural para las empresas de ventas por catálogo que para los comercios con cadenas de tiendas físicas. Hellen Camacho, gerente comercial de Vianney y Palace Collection, destacó que las ventas en línea ha sido un complemento para el negocio y que las redes sociales se convirtieron en un recurso valioso para sus clientes directos (quienes venden los artículos).

"Contamos con más de 3.000 afiliados activos mensualmente. Esa cantidad esta aumentado porque están aprovechando las herramientas tecnológicas. Trabajan catálogos digitales, envían información de ofertas por correo y más", agregó Camacho.

Tuppeware lanzó en Costa Rica una plataforma en línea durante el 2017. Foto: Jeffrey Zamora
Tuppeware lanzó en Costa Rica una plataforma en línea durante el 2017. Foto: Jeffrey Zamora

Esta firma tiene cinco catálogos distintos en los que se incluyen más de 5.000 productos, entre ellos: edredones, cobertores, adornos, cortinas, alfombras, utensilios de cocina, muebles, juguetes y ropa.

Por otra parte, Distribuidora A Toda Máquina –representante de Tuppeware en Costa Rica- ofrece más de 1.000 productos plásticos para la conservación de alimentos y organización general en el hogar.

Todos esos artículos pueden ser adquiridos en una plataforma en línea disponible en el mercado costarricense desde el 2017.

Johann Villalobos, administrador de la compañía, mencionó que el sitio web ha tenido gran aceptación y les ha permitido brindar nuevas estrategias de ofertación a su fuerza de ventas compuesta por más de 20.000 personas.

Avón es otra empresa que tiene catálogos digitales, y que además, ofrece una aplicación móvil para sus consultoras. EF intentó contactar a un representante de la firma pero no se obtuvo respuesta.

Una compañía que reconoce el auge de las compras en línea pero que no siente impacto sobre sus operaciones es Divén, comercializadora de calzado, ropa íntima, ropa casual, productos de hogar y luces LED por catálogo desde hace cuatro años.

"Las ventas en línea están muy relacionadas con el tipo de producto que se trabaje. En nuestro caso la línea principal es calzado, donde es importante ver cómo le quedan, lo cómodo que son o si el material le gusta", indicó Juan Carlos Rivera, gerente comercial de la firma.

Su fuerza de ventas está compuesta por 4.000 personas.

Firmas recientes se suman a la tendencia

La marca estadounidense Nikky inició operaciones en Costa Rica en mayo pasado, mientras que, la franquicia colombiana Babalú lo hizo diciembre.

Ambas empresas poseen puntos de ventas físicos, comercializan sus productos a través de catálogos e invierten en plataformas de comercio en línea.

Nikky tiene 600 afiliados a su sistema de ventas por catálogo y vende sus productos en su sitio web. Actualmente tiene una oferta de alrededor de 120 bolsos, 50 billeteras y 50 sandalias.

Las consultoras de Avon tienen a mano una aplicación móvil con información sobre los productos disponibles, ofertas exclusivas, el saldo actual y otros. Foto Jeffrey Zamora.
Las consultoras de Avon tienen a mano una aplicación móvil con información sobre los productos disponibles, ofertas exclusivas, el saldo actual y otros. Foto Jeffrey Zamora.

"Las ventas en línea son una realidad que cada día obtiene más fuerza en todos los mercados, por lo que es importante también estar presente en este canal de venta", indicó Juan Camilo Gutiérrez, presidente de la franquicia Nikky en Costa Rica.

En el caso de Babalú, posee 120 afiliados que venden alrededor de 200 productos divididos en cuatro líneas: ropa deportiva, vestidos de baño, pijamas y ropa interior.

Diego Benitez, consultor de mercadeo de Babalú Costa Rica, explicó que a partir de enero del 2018 ofrecerán ventas en línea al detalle y también al por mayor.

"Esperamos poder tomar ventaja de este canal de venta que cada día va tomando más fuerza", añadió el representante.