Por: Cristina Fallas Villalobos.   22 enero

El nuevo CEO de Grupo Purdy Motor, Silvio Heimann, impulsa una serie de acciones para generar mayor cercanía entre las operaciones de Costa Rica y Estados Unidos.

Heimann, quien laboró para las multinacionales Kimberly Clark y Mondelez, asumió la dirección del conglomerado en setiembre del 2018 tras la salida de Jesús Castro.

Atender asuntos de la operación estadounidense desde Costa Rica es una de las áreas de mejora de la compañía, así como, la transformación digital, la experiencia al cliente y la movilidad.

Silvio Heimann asumió el puesto de CEO de Grupo Purdy Motor en el 2018. Fotos Melissa Fernández
Silvio Heimann asumió el puesto de CEO de Grupo Purdy Motor en el 2018. Fotos Melissa Fernández

Sobre la expansión física del grupo, fuera y dentro de las fronteras costarricenses, Heimann no descarta la apertura de más puntos de servicio, pero sí confiesa que no prevén incursionar próximamente en nuevos mercados.

La compañía actualmente tiene 15 sucursales en Costa Rica, en las que trabajan 1.100 colaboradores, y tres en Estados Unidos, donde laboran 220 personas.

Heimann habló con EF, este 22 de enero, sobre su llegada al conglomerado de origen costarricense y los planes que tiene para sus diferentes operaciones.

-Usted menciona que quieren potenciar el crecimiento en Estados Unidos, ¿de qué manera?

-Estados Unidos es el segundo mercado automotriz más grande del mundo y se mantiene relativamente estable. Toyota es la marca líder en Estados Unidos.

“Donde estamos (refiriéndose a ubicaciones geográficas), estamos cerca de lo que debería ser nuestra participación y tenemos la expectativa de seguir vendiendo cada vez más carros. Para eso, por ejemplo, estamos trasladando -a mediados de febrero- una de las sucursales a un sitio sobre una autopista, con muy alto tráfico y donde las demografías están creciendo agresivamente.

Hicimos una inversión significativa, es una sucursal más grande. Casi vamos a duplicar la capacidad instalada respecto a la sucursal que tenemos ahora y en volumen de ventas esperamos casi que duplicarlo”.

-¿Tienen previsto incursionar en nuevos mercados?

-No, en este momento lo que tenemos muy claro es que queremos enfocarnos en optimizar la forma de funcionar de Costa Rica y Estados Unidos; queremos trabajar muy fuerte en eso.

“El estar trayendo ciertos procesos a Costa Rica va ser una tarea que nos va mantener ocupados en el 2019. Hasta este momento las compañías venían operando de forma prácticamente independiente, estructuras de tecnología duplicadas, de mercadeo duplicadas, de recursos humanos duplicadas y lo que estamos tratando de crear es una sola empresa con una sola cultura y una sola uniformidad de procesos.

Este proceso empezó en octubre del 2018”.

¿Cuáles de esos procesos han migrado? ¿Generan el cese de personal en Estados Unidos?

-El primero que trajimos fue el de reporte de resultados financieros, estuvimos armonizando el proceso de presupuestación y de forma de presentar los resultados. Ese fue el primer proceso para entender el negocio desde los números de una sola manera.

“Luego seguimos con la gente Purdy para trabajar en la creación de una cultura comparable en Estados Unidos y en Costa Rica. Esperamos tener la parte de finanzas terminada para junio y la parte de agenda de gente Purdy para setiembre y octubre; nos gustaría terminar el año fiscal con todos esos procesos ya completos.

No bajaría la cantidad de colaboradores porque, por ejemplo, la gestión de recursos humanos en Estados Unidos estaba manejado por un tercero. Entonces lo estamos trayendo in house; estamos reclutando gente nueva en Costa Rica”.

-Al hablar sobre la expansión a nivel local, ¿considera que pueden crecer más dentro de Costa Rica?

-A nivel nacional tenemos una buena cobertura, estamos contentos. Lo que hay que pensar y, por eso la apertura de una sucursal de servicio (refiriéndose a la recién inauguración de un nuevo punto en Tibás que incluye venta de usados y taller), es que para el consumidor costarricense es cada vez más difícil desplazarse.

“Tenemos soluciones móviles (17 sucursales móviles) que a la fecha son una gran ayuda y la gente está contenta, pero traerles centros de servicios más cerca de donde residen puede ser un beneficio. Tenemos en Alajuela, la Uruca, Curridabat, Zapote y ahora en Tibás”.

-¿Cómo se comportaron las ventas en el 2018 para Grupo Purdy Motor?

-No es ningún secreto de que fue un año bastante complicado en Costa Rica, el segundo año consecutivo en el cual el mercado de automóviles cae. El 2017 estuvo 10 puntos por debajo del 2016 y en el 2018 estuvo casi 18 puntos por debajo del 2017 (para el total del segmento).

“La incertidumbre con el paquete fiscal, las variaciones con el tipo de cambio, los tipos de interés… Todo eso creó un clima que puso a pensar al consumidor varias veces antes de dar el siguiente paso, pero aún así los niveles de participación de mercado no nos ha ido mal, tenemos 19,4% de market share para Toyota en el 2018; en el 2017 teníamos el 17,9%”.

-¿Cómo valora el trabajo de sus competidores?

-Costa Rica ha avanzado muchísimo en la oferta de sus carros, en la calidad de los carros que atrae… Creo que toda la industria hace un muy buen trabajo.

-Cuando asumió el puesto en Purdy Motor, ¿le sorprendió positivamente lo que venían haciendo?

-Sí, esperaba encontrar una empresa convencional y no lo es, en el buen sentido de la palabra. Es una empresa que toma riesgos, que está dispuesta a probar cosas nuevas, que realmente cree en la gente, que no es que dice que cree en la gente y que realmente invierte en los empleados.