Por: Jéssica I. Montero Soto.   Hace 5 días
La marca Zarah Carter apuesta por desarrollar su concepto en el país y crecer a mediano plazo. Foto: Zarah Carter para EF
La marca Zarah Carter apuesta por desarrollar su concepto en el país y crecer a mediano plazo. Foto: Zarah Carter para EF

La suma del crecimiento en el porcentaje de personas adultas, el aumento en la expectativa de vida y el desarrollo de padecimientos de la vista en personas jóvenes ha creado un panorama atractivo para el crecimiento y desarrollo de ópticas.

Solo en lo que va del año, dos marcas anunciaron su llegada al mercado nacional: Ópticas Universal (de Grupo Universal) y Zarah Carter.

Además, formatos como los de Gollo Ópticas, Pricesmart y Vitra llevan varios años en crecimiento y desarrollo de oferta diferenciada.

Por ejemplo, Eduardo Córdoba, gerente de mercadeo de Gollo Ópticas, afirmó que planean llegar a 27 puntos de venta este año.

“Esperamos seguir con este ritmo de crecimiento. Sabemos que en el país hay un ambiente de cautela e incertidumbre, pero nuestra línea de negocio ha podido mantener un crecimiento estable y creemos que así continuará este semestre”, afirmó.

“Se detectó una oportunidad muy importante en el sector ópticas. Se evidenciaron necesidades y oportunidades para ofrecer un concepto diferente” Jordi Sierra, socio, Zarah Carter

El economista y administrador de empresas especializado en inversión, Armando González, explicó que se trata de un crecimiento natural y añadió otro factor a la mezcla: la saturación de los servicios públicos de salud que empuja a las personas de menor poder adquisitivo a buscar opciones privadas accesibles.

“Los segmentos de estratos bajos y medios por mucho tiempo han estado desatendidos y prometen crecimiento”, afirmó González.

Además, la encuesta Actualidades 2018, de la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica, encontró necesidades de atención médica relacionadas con dos padecimientos principales: la miopía y el astigmatismo, que en su mayoría se diagnostican entre los 18 y los 29 años.

“Una clasificación de todas las personas muestra que, entre la población costarricense de 18 años y más, 52,4% ha sido examinado por un especialista de la vista y usa algún tipo de lente”, publicaron los investigadores.

Sin embargo, el segmento ha sido inestable. Según datos de la Dirección General de Tributación, a julio de 2019 hay 13 servicios de óptica más que al cierre de 2018. Sin embargo, durante el año se han desinscrito 16 contribuyentes de esa categoría.

González explicó que la desaceleración económica obliga a una reasignación de recursos y esto puede afectar a negocios donde la propuesta de valor no esté clara, incluso si se trata de servicios esenciales.

“Si bien la oferta de las ópticas en esencia es necesaria para el paciente, en tiempos de menor ingreso disponible pueden optar por soluciones de menor costo; desde la CCSS hasta opciones privadas con precios más bajos. Por lo tanto, las ópticas verán una menor venta de productos y servicios de precios mayores, en favor de productos y servicios estrictamente esenciales para el consumidor”, comentó.

En todos los segmentos

La coyuntura invita a las propuestas de negocio dirigidas al segmento popular. Un ejemplo es Ópticas Vitra, con un marcado énfasis en los precios y sus combos que van desde los ¢6.990 hasta los ¢38.000, con variaciones ligadas al tipo de aro y los requerimientos médicos.

Las estrategias de grupos como Gollo y ahora Universal también responden a esa premisa: Gollo Ópticas resalta en su comunicación las opciones de compra de hasta 18 meses de crédito para aros, lentes y productos similares. Ópticas Universal destaca el financiamiento de hasta 20 meses sin intereses.

Universal hace una apuesta mixta, pues también ofrece servicios que podrían ser de mayor interés para públicos con más poder adquisitivo, como la asesoría estética para elegir aros favorecedores, mediante un análisis digital de la forma del rostro, o la opción de obtener citas en línea.

“En Universal buscamos siempre nuevas formas de satisfacer a nuestros clientes ofreciéndoles todas las soluciones en un mismo lugar”, dijo Sellene Castro, gerente de Mercadeo de Tiendas Unversal.

Tanto estas dos marcas como la de Pricesmart apuestan a la resolución de múltiples necesidades en un punto de venta. El club de descuentos da mayor énfasis a la calidad de sus equipos (denominados como “de última generación) y a la posibilidad de servicios específicos de conveniencia, como la medición de la presión intraocular sin dilatación de la pupila o las opciones antirreflejo, con filtro o polarizadas.

Sin embargo, el crecimiento de la población y el consecuente aumento de las necesidades de atención médica, se dará en todos los segmentos.

Eso concluyeron los inversiones de la marca Zarah Carter, una propuesta dirigida al mercado que privilegia el servicio y la innovación. La apuesta se evidencia desde la inversión: mientras Universal planea invertir $100.000 en cada nueva óptica, Zarah Carter invirtió $300.000 en su local de centro comercial 7 Bancas, en Escazú.

EF también consultó también al departamento de mercadeo de Ópticas Visión y al cierre de edición no se había recibido respuesta.

RECUADRO

Mercado adulto

En Costa Rica, el 76.6% de las personas mayores de 50 años usa anteojos, y este segmento de la población está creciendo: en 2019 supera los 1.202.000, y según proyecciones, en cinco años serán casi 177.000 personas más y en 10 años serán unas 418.000 más: los habitantes mayores de 50 serán 1.620.000 personas.

Fuente: INEC