Por: Cristina Fallas Villalobos.   13 agosto

La operación de Panasonic en Costa Rica atraviesa una serie de ajustes desde el 2018 con el propósito de fortalecer su papel como productora y distribuidora de pilas y baterías para diversos países en América.

El proceso incluye invertir al menos $2 millones en una nueva línea de producción que se espera esté en funcionamiento el próximo año y con la que aumentará un 50% la capacidad productiva de la planta. Al operar se generarían al menos 20 puestos de trabajo.

En las instalaciones de Panasonic, ubicadas en Bélen de Heredia, trabajan 96 personas. Cortesía de Panasonic.
En las instalaciones de Panasonic, ubicadas en Bélen de Heredia, trabajan 96 personas. Cortesía de Panasonic.

Fortalecer la producción en el país se da en un momento en el que la industria manufacturera muestra indicios leves de recuperación después de enfrentar un difícil segundo semestre en el 2018.

Según el Índice Mensual de Actividad Económica, la manufactura terminó en diciembre con una variación interanual menor al 2%, pero se recupera levemente en lo que va de este año y en mayo tuvo un crecimiento del 2,4%.

La industria manufacturera también muestra dinamismo en cuanto inversiones pues, además de Panasonic, otras compañías ejecutaron recientemente importantes desembolsos en sus plantas de producción en Costa Rica.

Florida Ice & Farm (Fifco), por ejemplo, invirtió $15 millones en maquinaria para reducir el consumo de electricidad y agua en la producción de bebidas Tropical. Aunado a esto, la firma invirtió $15 millones a inicios del 2018 en una nueva línea de producción con la que aumentó en un 40% la producción de cervezas y bebidas alcohólicas saborizadas.

También, en julio pasado, la empresa de gestión de la energía Eaton desembolsó $2,3 millones en la compra de nuevos equipos y maquinaria para elevar la productividad de su operación. Ese monto es parte de los más de $7 millones que invirtió durante los últimos tres años para una mayor capacidad instalada y enfrentar las demandas actuales del mercado.

De esta manera, Panasonic forma parte de un grupo de empresas que se mantienen firmes en su decisión de producir en territorio costarricense pese a la incertidumbre económica que impera en el ambiente nacional.

Nobuto Nakanishi, presidente de la compañía en Centroamérica, le explicó a EF que la ubicación geográfica y el equipo humano son dos factores que hacen que Costa Rica conserve su atractivo para la firma japonesa.

El presidente de Panasonic Centroamericana, Nobuto Nakanishi, afirmó que la compañía comparte la visión ambiental que tiene Costa Rica. Foto: Rafael Pacheco.
El presidente de Panasonic Centroamericana, Nobuto Nakanishi, afirmó que la compañía comparte la visión ambiental que tiene Costa Rica. Foto: Rafael Pacheco.

No obstante, hasta el año pasado la empresa tenía un equipo en el país ligado al posicionamiento y comercialización de otros productos que no eran baterías y pilas, como por ejemplo; refrigeradoras, aires acondicionados, lavadoras y paneles solares. No obstante, esas funciones ahora son atendidas desde Panamá.

Con esa decisión, reforzaron la estrategia de potenciar la parte productiva.

La operación tica

Panasonic tiene presencia en Costa Rica desde hace 52 años, pero fue hace hace 31 años que inició la producción y distribución de pilas y baterías.

En la planta se fabrican mensualmente 2,5 millones de pilas tipo D (las grandes, uno de sus usos más comunes es para linternas) y 5 millones de pilas AA (alimenta dispositivos de uso diario como juguetes, controles remotos o equipos de audio). También se empacan y distribuyen las pilas alcalinas y las baterías de la marca para autos eléctricos.

Nakanishi destacó que en el segmento de baterías para vehículos eléctricos ven gran potencial en el país sobre todo por el impulso que da el gobierno actual a temáticas ambientales a través del Plan de Descarbonización 2018-2050.

La capacidad total de producción de la planta en Costa Rica es de 130 millones de unidades anuales. Es decir, las instalaciones aún no están a su nivel productivo máximo.

En la planta se fabrican mensualmente 2,5 millones de pilas tipo D y 5 millones de pilas doble A. Cortesía Panasonic.
En la planta se fabrican mensualmente 2,5 millones de pilas tipo D y 5 millones de pilas doble A. Cortesía Panasonic.

Actualmente un 42% de lo que producen atiende las necesidades del mercado local, mientras que el 68% restante se exporta a Centroamérica, México, Panamá, Estados Unidos, Caribe y Suramérica.

Sobre el comportamiento de las ventas de pilas y baterías la firma reportó un crecimiento del 22% entre el 2017 y el 2018. Para este año prevén cerrar con un incremento del 10%.

La línea de producción que entraría a operar en el 2020 sería de pilas AAA (utilizadas frecuentemente en pequeños dispositivos electrónicos).

Uno de los objetivos que también busca la empresa es obtener la Carbono Neutralidad a finales de este año para lo que implementa diversas medidas. Por ejemplo, logró disminuir en 30% el plástico utilizado en los empaques para sus pilas.

Asimismo, los residuos de material para empacar son triturados y reutilizado en otras industrias. “Tuvimos la oportunidad de comprar un molino de plástico e internamente logramos rediseñar nuestros moldes de termoformado”, explicó Jorge Sánchez, gerente de ambiente y calidad en Panasonic Centroamericana.

Tiempos de cambio

La operación en Costa Rica se llama Panasonic Centroamericana S.A. desde abril del 2019, convirtiéndose en una de las plantas principales de producción de pilas y baterías para Panasonic Corporation. Otras de las plantas que tiene la empresa se ubican en Bélgica y Polonia.

La empresa, a nivel global, maneja diversas áreas de negocio como electrodomésticos, soluciones de conectividad para empresas y soluciones industriales.

Fuente: Panasonic