Por: Andrea Hidalgo.   3 abril

El pasado martes 24 de marzo el Ministerio de Salud confirmó que dos laboratorios privados están autorizados para realizar las pruebas del COVID-19. En la última semana, se sumaron seis más para un total de ocho de estos centros o clínicas.

Los laboratorios privados aseguran que el desabastecimiento de equipo médico necesario para realizar la prueba, como guantes, mascarillas N-95 y caretas, botas y demás artículos desechables incrementan los costos de las pruebas del COVID-19.
Los laboratorios privados aseguran que el desabastecimiento de equipo médico necesario para realizar la prueba, como guantes, mascarillas N-95 y caretas, botas y demás artículos desechables incrementan los costos de las pruebas del COVID-19.

Desde entonces, se han confirmado seis casos positivos de coronavirus mediante pruebas privadas. EF consultó a los directores de estas entidades acerca de cuál es el propósito de facilitar el diagnóstico de COVID-19.

Los diferentes centros de salud aseguran que su margen de ganancia económica es casi nulo y no están generando ninguna utilidad pues la prueba se aplica a precio de costo. Comentan también que su objetivo primordial es contribuir en la detención de este fenómeno epidemiológico.

Alberto Bonilla, director de laboratorios Labin, explicó que han tomado como ejemplo a países como Corea del Sur, donde después de realizar altos volúmenes de pruebas se tomaron importantes medidas contra la pandemia que permitieron una diseminación más lenta sin colapsar el sistema de salud.

“Aquí más que un objetivo comercial es un objetivo epidemiológico. Lo que interesa en este momento es que no todos nos enfermemos al mismo tiempo. En la medida en que haya más acceso a la posibilidad para detectar a personas infectadas se va a poder ralentizar y disminuir la velocidad de dispersión de la infección, así como atender pronto a los pacientes que necesiten un cuidado crítico, un respirador o de la unidad de cuidados intensivos", explicó Bonilla.

El jefe de laboratorio del Hospital Clínica Bíblica, Rodrigo Cruz, manifestó que la idea es que la prueba esté al alcance de todas las personas para realizar la mayor cantidad de diagnósticos posibles en pro de promover un rápido aislamiento y evitar la propagación del contagio.

Los precios de las pruebas van desde los ₡60.000 hasta los ₡85.000. Para realizarse la prueba cada persona debe tener una referencia médica que autorice el análisis, la cual debe incluir copia de la Boleta VE-01 que lo identifica como sospechoso.

Los laboratorios aseguran que el desabastecimiento de equipo médico necesario para realizar la prueba, como guantes, mascarillas N-95 y caretas, botas y demás artículos desechables incrementan los costos.

Hugo Chávez, director de Laboratorios San José, asegura que han tenido que acudir a diferentes proveedores que venden estos implementos con sobreprecio debido a la escasez a nivel global.

Las clínicas privadas ofrecen un servicio complementario: realizan la evaluación médica preliminar y, en caso de que el paciente resulte sospechoso, completan las Boletas VE-01 para que cada persona decida si quiere hacerse el examen médico.

Cada laboratorio debe seguir una serie de lineamientos establecidos por el Ministerio de Salud: reportar toda la información en el establecimiento sobre las muestras confirmadas, descartadas, indeterminados y no procesados.

Además, el total de muestras positivas se revaluarán en el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa).

Estos reportes se envían al Ministerio de Salud a las 3 :00 p.m. cada día mediante correo electrónico.

Beneficios

Los directores de laboratorios aseguran también que su propósito es darle a los ciudadanos todas las herramientas para que tengan mayor facilidad y agilidad para obtener la prueba. Por ejemplo, el Hospital Clínica Bíblica está ofreciendo un 50% de descuento en el costo total de la prueba a los adultos mayores. En el caso del Laboratorio San José, el Cima y los Laboratorios Echandi van hasta la casa de los posibles pacientes a tomar las pruebas.

Los laboratorios ofrecen además tener los resultados en cuestión de horas para que en el caso de ser positivo se tomen las medidas lo antes posible.