Por: Jéssica I. Montero Soto.   29 octubre, 2019
04/09/2019. GN Medios, Tibás. Hora: 01:15 p.m. Entrevista con el profesor del IPADE Business School, Camilo Posse, quien se refirió al
04/09/2019. GN Medios, Tibás. Hora: 01:15 p.m. Entrevista con el profesor del IPADE Business School, Camilo Posse, quien se refirió al "Manejo financiero de la empresa en un contexto de incertidumbre". Fotos: Mayela López

La conducta natural de reducir operaciones para esperar mejores tiempos podría ser una trampa para las empresas. Así lo sugiere Camilo Posse, profesor del área de Dirección Financiera del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (Ipade) y director adjunto del Programa de Alta Dirección en Capital Privado (ADeCaP).

Para el consultor, los empresarios están llamados a seguir invirtiendo y a tomar riesgos, pero cambiando la estrategia, de manera que resguarden el patrimonio de los accionistas.

“La forma de fabricar, distribuir, construir, hacer, me debe ayuda a tener alternativas abiertas, En época de incertidumbre es uno de los factores que hay que trabajar muchísimo”, Camilo Posse, Profesor, Ipade

Posse estuvo en el país como parte de las sesiones previas al lanzamiento de los programas de alta gerencia que el Ipade Business School impartirá en Costa Rica. Durante su visita, el especialista compartió consejos puntuales para el manejo financiero de las inversiones y las operaciones en tiempos de dificultades económicas.

Cuando las empresas perciben la dificultad financiera ¿cuál debería ser la actitud del líder?

"La actitud habitual suele ser parar todo, frenar y tratar de mantener lo estrictamente necesario para que la empresa opere bajo mínimos. Y siempre lo hacemos de una manera lógica, pensando que esta actitud es prudencia: si hay incertidumbre, si no sabemos qué es lo que va a pasar en el entorno internacional o nacional, pues lo que puede sonar más prudente es decir ‘de momento no arriesgo y me dedico a mantener operando las cosas que ya opero’.

Pero esa no debe ser la actitud, porque todos tenemos la responsabilidad de crear riqueza y crear país y de crear empleo y de sacar adelante la sociedad poniendo nuestro granito de arena. La actitud de un empresario debe ser continuar las inversiones y asumiendo riesgos que forman parte de la naturaleza del empresario.

Lo que pasa es que hay que tomar riesgos a consciencia y sin poner de por medio la continuidad de la empresa o el patrimonio de los socios."

¿Qué es lo que recomiendan a las empresas?

"Fuimos elaborando una serie de recomendaciones a partir de las reuniones que teníamos con juntas directivas donde existía esa duda de qué hacer en tiempos de incertidumbre. Sí hay que invertir, pero contrario a lo que hacemos en épocas de bonanza –que es invertir dándole prioridad a la rentibilidad– en épocas de incertidumbre hay que invertir dándole prioridad a los flujos. Inversiones que no generen flujos en el corto o medio plazo, aunque parezcan muy rentables, no es prudente hacerlas en épocas como esta.

En cambio, inversiones que generen flujos en el corto o en el mediano plazo, no solo es prudente hacerlas: es responsabilidad nuestra hacerlas".

¿Cómo se identifican esas inversiones?

"Primero, inversiones que utilicen activos tangibles o intangibles que ya tiene la empresa y que están subutilizados, son una gran oportunidad.

Utilizar lo que ya tiene la empresa es una decisión inteligente. Un primer mensaje si uno es empresario, si forma parte de una junta directiva, es dedicarse a identificar qué activos están subutilizados".

¿Cuál es el primer paso?

"Aunque se pierdan economías de escala o sinergias, si el proyecto se puede partir en etapas, es mejor hacerlo así que ir por todo desde el primer intento. Esto es tomar decisiones no con las herramientas tradicionales de decisiones de inversión, de valor presente neto y tasa interna de retorno y de rentabilidades, sino tomar decisiones con el concepto de opciones reales.

Lo que yo hago al ir por etapas es que en cada paso estoy invirtiendo para recuperar algo de la inversión, que no necesariamente es mucho, pero para poder tener la opción de continuar con las otras etapas donde voy a incrementar mi rentabilidad. Tomando la decisión siempre etapa por etapa: es irme abriendo puertas para seguir haciendo negocios en el futuro".

¿Cómo debe ser la organización interna durante estos proyectos?

"Lograr un alto apalancamiento operativo de los proyectos de inversión: En la medida en que se logren variabilizar los costos fijos, subcontratando o haciendo alianzas con los proveedores, de manera que tenga muchos costos variables y pocos costos fijos, castigo la rentabilidad sin lugar a dudas, pero minimizo el riesgo, porque solo voy a incurrir en costos cuando se estén dando las ventas, y si no se dan las ventas pues no tengo el costo.

Un ejemplo de moda es si tengo que hacer la distribución física de productos y seguro es muy rentable hacerla con camiones propios, porque minimizo costos, pero si hay incertidumbre, es mejor subcontratar una actividad que no es esencial en mi modelo de negocio y que si se da la venta se la pago a un tercero, me cuesta más pero genero margen y genero flujo, y si no se da la venta no lo tengo que pagar y no consumo flujo".

¿Es recomendable solicitar financiamiento?

"En épocas de crisis la rentabilidad de los proyectos suele bajar. Pero si yo apalanco este proyecto con proveedores de fondos que por sus circunstancias y sus niveles de riesgo exijan menos rentabilidad, por ejemplo, si es susceptible de ser financiado con fondos de la banca de desarrollo, consigo esos recursos al 8% por dar un ejemplo, el proyecto produce el 14%, le pago a la banca el 8% y me queda el 6% restante para incrementar la rentabilidad de los inversionistas.

Entonces busco banca de desarrollo, de fomento, banca comercial con tasas que estén por debajo de la rentabilidad de la inversión operativa del proyecto y con eso voy maximizando la rentabilidad de los socios, sin poner en riesgo la continuidad de la empresa".

¿Se deben hacer inversiones internas?

"Hay procesos productivos que se comportan similar a los costos fijos y otros de manera semejante a los costos variables. Entonces hacer inversiones en procesos productivos que me cierran alternativas por muchos años, no es recomendable. Hacer inversiones en procesos productivos muy flexibles me ayuda a mitigar el riesgo.

Entonces, si tengo que elegir entre comprar una máquina muy especializada que para tener retorno de la inversión van a tener que pasar muchos años haciendo un producto en específico, ahorita puede no ser recomendable. Preferiría comprar una máquina menos eficiente, que sacrifique rentabilidad pero que me sirva para hacer muchas cosas, de manera que si las expectativas de la inversión no se cumplen, esas máquinas puedan ser utilizadas en algún otro proceso".

¿Hay otros recursos financieros para generar fondos?

“Es muy habitual cuando uno está en el mundo de las finanzas, el aspirar a trabajar con finanzas sofisticadas, entonces emitir deuda en bolsa, hacer productos estructurados, restructuraciones financieras… pero resulta que en todo momento, pero especialmente en épocas de crisis, el dinero suele estar en los inventarios, en las cuentas por cobrar y en los proveedores, en las preventas, en ventas con pagos anticipados. en la medida en que yo logre generar flujos con mis activos y pasivos que componen el capital de trabajo, puedo hacer inversiones sin arriesgar el patrimonio y aumentando la rentabilidad”.

¿Es recomendable buscar más de un inversionista externo?

“Si voy a aprovechar el apalancamiento financiero, tengo que generarles certidumbre a quien aporte los fondos, y en entornos como el actual pedirle a terceros que financien porcentajes importantes de tus proyectos no suele ser atractivo, por la percepción de riesgo que tiene el tercero. Aquí la recomendación es utilizar el marco conceptual que llamamos project finance, que es crear vehículos de propósito específico, usualmente fideicomisos, y este al estar manejado por una entidad de respeto y con reglas de operación clara, de manera que los que aportan estos recursos lo hagan con la certeza de que van a ser usados en la forma en que se les prometió. Y que todos recursos que genere el producto van a ir al fideicomiso y este los va a repartir entre todos los que aportaron. Estos vehículos suelen ser trascendentales para aportar confianza, y en épocas de incertidumbre suelen ser fundamentales”.