Por: Cristina Fallas Villalobos.   2 diciembre, 2018

¿Imaginaba que su vida iba a ser así a los 33 años? “No jamás”, contestó Sofía Lazo.

En sus planes estaba usar sus manos para atender personas enfermas. Sin embargo, hoy las usa para diseñar zapatos y mantener vivo el negocio familiar: Calzado Lazo.

“Estaba estudiando enfermería y nadie iba a seguir con el negocio. Pero hice un viaje a Suecia como parte de la licenciatura y ahí empecé a tener amistades de diseño de moda y a ver moda europea. Cuando me gradué le dije a papi que no vendiera, que yo me encargaba”, relató la empresaria.

Sin haber cumplido 24 años, Sofía se metió al taller a aprender zapatería. Foto: Albert Marín. No publicar, material embargado para El Financiero.
Sin haber cumplido 24 años, Sofía se metió al taller a aprender zapatería. Foto: Albert Marín. No publicar, material embargado para El Financiero.

Al asumir las riendas del negocio, Lazo se encontró con que las ventas estaban bajando y el precio final del producto subía por el costo del cuero. Siendo así, era claro que el funcionamiento debía cambiar.

La empresaria decidió despedirse de la elaboración de zapatos a la medida con estilos y materiales clásicos, así como, de los colores sólidos. Dando paso, a una oferta en la que destacan los estampados, colores juveniles y opciones para todas las medidas.

Parte de la nueva estrategia incluye que cada tres meses cambian la colección (Sofía diseña al menos un nuevo tipo de calzado al día), aunque mantienen los zapatos que se convierten en sus “clásicos”.

“Todos los días hago algo nuevo, para que la gente vea variedad. Cuando diseño opto por pensar en la comodidad principalmente, que cada vez que una mujer se ponga nuestros zapatos diga que qué delicia de zapato”, destacó Lazo.

Con los cambios, las ventas pasaron de 200 a 2.500 pares de zapatos al mes, en temporada baja (en épocas como Navidad pueden superar los 4.000 pares).

Empresa: Calzado Lazo. Puesto: gerente general. Categoría: Gestión y mejoramiento del negocio.

Esa cifra continuaría creciendo pues este año pusieron en funcionamiento su sitio web, una herramienta que no solo le permite crecer a nivel nacional, sino también, que derriba las fronteras.

“Para este año nuestra meta principal era hacer la página web y exportar. La gente nos estaba pidiendo desde hace tiempo que le mandáramos productos a Honduras, Nicaragua, Miami, Panamá, El Salvador y a todo lado, y no teníamos cómo”, explicó la empresaria.

Asimismo, a finales de este 2018 ampliaron su portafolio de productos con la comercialización de bolsos y fajas, los cuales se venderán únicamente por su plataforma digital.

Las ventas se beneficiarían también con la apertura de al menos tres puntos de venta físicos en un plazo de cinco años, que se sumarían a los que ya operan en el Mall San Pedro, en San José, y el Paseo de las Flores, en Heredia.

De igual manera, buscarían tener acceso a más plataformas digitales para aumentar la presencia de sus productos en mercados internacionales, por ejemplo, con Amazon.

  • Categoría: Gestión y mejoramiento del negocio
  • Empresaria: Sofía Lazo Solano
  • Puesto: Gerente general
  • Empresa: Calzado Lazo