Por: AFP .   8 diciembre, 2020
Esta imagen fue tomada el 24 de enero de 2020 y muestra un auto de Uber equipado con cámaras y sensores, en las calles de Washington, DC. De esa recopilación de datos se favorecerá Aurora. Foto: AFP
Esta imagen fue tomada el 24 de enero de 2020 y muestra un auto de Uber equipado con cámaras y sensores, en las calles de Washington, DC. De esa recopilación de datos se favorecerá Aurora. Foto: AFP

La empresa Uber venderá su división de desarrollo y comercialización de tecnologías de conducción autónoma, ATG, a la start-up Aurora, una empresa emergente respaldada por la gigante de distribución Amazon y la automotriz surcoreana Hyundai, según un comunicado emitido el lunes 7 de diciembre.

No se especificó el monto de la transacción, pero según los términos del acuerdo difundidos, las dos compañías permanecerán vinculadas: Uber invertirá $400 millones en Aurora y tendrá el 26% de su paquete accionario, y su director ejecutivo, Dara Khosrowshahi, se unirá a la junta de administración de la nueva start-up.

Los empleados de ATG, valuada en $7.250 millones en una ronda final de financiación en abril de 2019, poseerán el control del 14% de Aurora.

El cofundador y director general de Aurora, Chris Urmson, afirmó que al adquirir ATG, Aurora tendrá un equipo y una tecnología “increíblemente fuertes”, además del acceso claro a múltiples mercados y los recursos para ejecutar su estrategia.

“Aurora será la empresa mejor posicionada para llevar al mercado los productos de conducción autónoma necesarios para hacer que el transporte y la logística sean más seguros, más accesibles y más baratos”, agregó Urmson en el comunicado.

Para completar su argumento, la firma compradora aseguró que ATG ha estado detrás de avances relevantes en software, hardware y diseño de productos, pero no siempre han recibido atención.

La empresa espera que la combinación de recursos les permita acelerar el lanzamiento de sus primeras aplicaciones de conducción autónoma para vehículos pesados, pero también desarrollar más rápidamente sus aplicaciones para vehículos de transporte de pasajeros, entre ellos los de la flota de Uber.

Fundada en 2017, Aurora está probando sus inventos en las calles del área de la Bahía de San Francisco, las ciudades de Pittsburgh y Dallas.

De su lado, varias grandes empresas como Uber, Tesla o Google, llevan varios años trabajando en el desarrollo de coches sin personas al volante. Varios accidentes han frenado el avance de esa tecnología.