Por: Roberto Artavia.   20 junio

Comienzo por disculparme con los lectores, porque aunque en esta oportunidad escribo sobre una institución académica, se trata de una a la que he estado ligado durante los últimos 39 años: Incae Business School. Así, esta columna es una expresión de orgullo, satisfacción y, pienso yo, lecciones importantes para otras organizaciones.

En su primera graduación del año, esta casa de estudios graduó 229 jóvenes con maestrías, de un total de 415 que graduará en el 2019. Recientemente el Financial Times, el más internacional de los ranking, clasificó a esta entidad —una vez más— como la mejor escuela de negocios de América Latina y entre las 10 primeras del mundo por la internacionalidad de sus programas.

Han pasado 50 años desde que en 1969 se graduó la primera clase de 29 MBA, 28 hombres y una mujer. Este año más del 30% de los graduados son jóvenes mujeres y en las maestrías ejecutivas hay clases con 52% de mujeres, muestra clara de que uno de sus programas insignia, el Centro de Liderazgo Colaborativo y de la Mujer, está rindiendo los frutos esperados.

Evolución

En estos 50 años la institución ha crecido en medio de guerras civiles, colapsos económicos, políticos e institucionales; desastres naturales de gran escala y una creciente competencia regional y global. Ante cada reto, ha renovado su estrategia, crecido en la relevancia de sus enfoques y respondido con programas a la medida de las necesidades de la región y sus empresas e instituciones.

Los programas han evolucionado y hoy, además de su MBA, con enfoque regional y relevancia global, se ofrecen maestrías con especialidades innovadoras y alianzas de peso, como Business Analytics y Data Management, en alianza con ESCP en Francia; Mercadeo Digital, con la división digital de Harvard Business School (HBX); Operaciones y Tecnología, con el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), y Emprendedurismo, con la Universidad de Babson, líderes globales en sus campos.

Asimismo, programas de doble titulación con Yale, Saint Gallen (Suiza), y Michigan; ésta última con especialidad en Administración Pública.

Y esto apenas empieza…