Por: Manuel Avendaño Arce.   23 mayo
Imagen de redes sociales con fines ilustrativos. Fotografía: Archivo GN.
Imagen de redes sociales con fines ilustrativos. Fotografía: Archivo GN.

De seguro usted ya recibió un mensaje de WhatsApp de un amigo o familiar en el que le prometen ganar ¢80.000 fácil y rápido con solo invertir ¢10.000. No se puede negar que de entrada la oferta suena ambiciosamente tentadora. Y es que, ¿quién no quiere ganar dinero extra sin complicaciones?

El incipiente mecanismo se llama La Nube —al menos en Costa Rica— y si todavía no se lo han ofrecido o mencionado, de seguro está muy cerca de verlo en las historias de Instagram de algún contacto o en los muros de Facebook de sus amigos.

La complicada coyuntura de Costa Rica se convierte en el caldo de cultivo perfecto para el meteórico auge de estas tentadoras y sexys propuestas que prometen llenarle las bolsas con dinero a cambio de poco esfuerzo.

La economía de Costa Rica reporta una desaceleración continua desde agosto del 2015, según los datos del Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) del Banco Central; el país suma tres trimestres continuos con tasas de desempleo de dos dígitos (11,3% al primer trimestre del año) y se registró el nivel más alto de informalidad (46,1%) desde que se aplica la Encuesta Continua de Empleo (ECE), es decir, desde el tercer trimestre del 2010.

Con las fichas bien puestas sobre el tablero es momento de explicar cuál es la treta que se oculta detrás de este cadencioso sistema piramidal conocido como La Nube.

¿Qué es La Nube?

La Nube no es más que un esquema de Ponzi —de quien hablaré más adelante—. En palabras sencillas, es un sistema piramidal en el que quienes están arriba de la estructura ganan a partir del dinero que aportan nuevos inversionistas.

Se trata de un sistema en el que las personas que ponen dinero no invierten en instrumentos financieros porque la naturaleza de esta pirámide hace que se redistribuya el dinero de unos inversionistas (quienes están en los niveles más bajos), hacia arriba para que llegue a quienes ocupan los puestos más altos del esquema.

El riesgo comprobado de los esquemas de Ponzi radica en que cuando las personas empiecen a perder dinero y dejan de entrar a la pirámide, quien administra La Nube encuentra impedimentos para poder pagar lo que prometió a quienes están en los niveles más bajos y entonces la estructura colapsa.

¿Cómo funciona La Nube?

La Nube es un sistema piramidal conformado por una estructura de 15 personas repartidas en cuatro niveles.

El siguiente video se comparte en diferentes grupos de WhatsApp y se usa para explicar, de forma rápida e impersonal, el funcionamiento de este esquema.

(Video) Así funciona La Nube: una estructura con alto riesgo que se desarrolla en las sombras

Nivel 4: Empecemos de abajo hacia arriba. El nivel cuatro está conformado por ocho personas quienes aportaron ¢10.000 cada uno para ingresar a La Nube, con ese dinero (que puede ser cualquier otra suma) se le pagan las ganancias a la única persona que ocupa en solitario el nivel uno, es decir, la cabeza de la estructura recibe ¢80.000 colones y sale de forma automática de la pirámide.

Nota: estas pirámides operan completamente en la sombra, por lo que no venden ningún bien, no ofrecen respaldo y no están reguladas por nadie. De hecho, la persona que ingresa debe depositar los ¢10.000 de inicio directamente a la cuenta bancaria de la persona que está en el nivel uno con el entendido de que cuando esa persona llegue a ocupar la cabeza de la estructura, pues otras ocho personas le depositarán directamente a él o ella.

Nivel 3: En el nivel tres hay otras cuatro personas que ayudaron a meter a los ocho integrantes del nivel cuatro.

Nivel 2: Sobre las cuatro personas del nivel tres hay dos personas en el nivel dos.

Nivel 1: Una vez que la persona del nivel uno (quien encabeza La Nube) recibe su dinero y sale, entonces los dos integrantes del nivel dos suben y la pirámide se divide en dos (una estructura para cada uno). Cuando esto ocurre el nuevo cabecilla de la estructura debe alentar a sus cuatro integrantes del nivel tres para que sumen dos personas cada uno con el objetivo llenar los ocho puestos del nivel cuatro, ya que esos nuevos integrantes aportarán el dinero para pagarle las ganancias a quien lidera la estructura.

El ciclo se repite una, dos, tres, cuatro y todas las veces posibles. Incluso, si una persona recibe las ganancias en el nivel uno puede volver a ingresar al nivel cuatro en esa o cualquier otra estructura. Entre más rápido los integrantes de la pirámide sumen nuevos miembros que aporten dinero, pues más rápido escalarán los cuatro niveles y recibirán la ganancia prometida.

¿Por qué es un fraude?

Los esquemas de Ponzi en pirámides cerradas se consideran fraudes en muchos países como Estados Unidos, Colombia, Perú y Argentina donde incluso se registraron casos de empresas que operaban con modelos similares.

Este sistema siempre colapsa rápidamente por una razón muy simple: la promoción en redes sociales u otros medios genera una alta demanda con incrementos exponenciales en el número de participantes.

Cuando el sistema empiece a quedarse sin interesados en participar (algo que siempre ocurre después del boom) la cadena se romperá y dejará una estela de perdedores. Para ponerlo con un ejemplo más claro, si La Nube se reproduce diez veces y colapsa, entonces dejará únicamente diez ganadores de ¢80.000 cada uno y 70 perdedores de ¢10.000 cada uno.

¿Cómo la identifico?

El esquema de Ponzi —en este caso llamado La Nube— se basa en un mecanismo confidencial de inversión que siempre se esconde bajo el concepto de una oferta de información privilegiada que solo se comparte con ciertas personas, lo cual hace pensar, a quienes forman parte de la estructura, que son afortunados.

Quienes ofrecen La Nube siempre van a acompañar la propuesta con un discurso cajonero de que la oportunidad solo se le presenta a algunas personas de confianza y que si usted acepta entrar, debe meter otras personas de confianza.

Además, a estas propuestas también las acompañan las clásicas alocuciones de que es una forma fácil y moderna de ganar dinero y de poner nuestros ingresos a trabajar para nosotros, mientras que el 90% de las personas siguen en empleos aburridos y tradicionales sin aspiraciones de crecer.

Estas son las características de los esquemas de Ponzi:

- La obtención de beneficios financieros no está documentada ni garantizada.

- Se dirigen a públicos con bajo conocimiento financiero o de inversiones.

- Se desarrollan sin ningún intermediario financiero como, por ejemplo, un banco.

- Prometen altos beneficios a corto plazo.

¿Desde hace cuánto existe La Nube?

La Nube, con ese nombre y en Costa Rica es relativamente reciente, al menos quien escribe este texto recibió un mensaje de WhatsApp con información sobre el tema un par de semanas atrás. Pero estas estructuras operan desde hace más de 100 años.

El primer caso se registró en 1920, en los Estados Unidos, cuando el italiano Carlo Ponzi levantó una empresa que operaba con este esquema hasta que fue encarcelado por estafa.

Pero La Nube ya recorrió América Latina y en las últimas décadas se le ha llamado La Flor, El Mandala de la Abundancia, La Flor de la Abundancia o El Telar de la Abundancia, por citar algunos nombres.

Aunque hace tres décadas se ofrecía por medio de llamadas telefónicas o reuniones con contactos, el uso de WhatsApp y redes sociales facilita la difusión y viralización de estos sistemas piramidales, sobre todo en personas que quieren ganar más dinero, o incluso, que no tienen trabajo.

¿La Nube es lo mismo que Forex?

No, aunque lo que muchas aplicaciones y organizaciones ofrecen como Forex, pues tampoco lo es.

La Nube es un esquema piramidal de Ponzi que se realiza al margen de regulaciones y sin ningún respaldo por el dinero invertido, pero con la promesa de pagar un rendimiento alto en muy corto tiempo.

Forex es el Mercado de Monedas o Foreign Exchange (Forex, por su nombre en inglés) y es bastante complejo, exige conocimiento financiero, asesoría especializada y disciplina por parte de los inversionistas.

También hay que explicar que plataformas digitales que ofrecen enseñar a invertir y ganar dinero en Forex, si bien no son esquemas de Ponzi, sí son sistemas piramidales multinivel donde se gana por sumar más y más personas, pero también se reciben recursos sobre las inversiones que hacen esas personas.

Recuerde que Forex es mucho más que pagar una cuota en dólares o “ganar” un bono de ingreso, asociarse a un negocio tipo pirámide y recibir cursos rápidos con la promesa de convertirlo en un inversionista exitoso en poco tiempo. Sea precavido, no todo lo que brilla es oro.