Opinión

Editorial: Una llamada de atención para el ICE

El reto que las autoridades del ICE tienen por delante es inmenso. Un sector de telecomunicaciones moderno y dinámico, que invierta apropiadamente en infraestructura y nuevas tecnologías es esencial para la competitividad de Costa Rica.

Después de años de discusión y debate público, el 7 de octubre del 2007, Costa Rica decidió romper con el monopolio que por décadas el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) había tenido en el sector de telecomunicaciones, al aprobarse, mediante referéndum, el Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y los EE. UU. (Cafta). El documento había sido suscrito por el gobierno de Costa Rica desde enero del 2004. En ese tratado se acordó una apertura que sería gradual, selectiva, regulada y en conformidad con los objetivos sociales de universalidad y solidaridad en el suministro de esos servicios. Para ello, se permitiría la competencia entre proveedores de servicios de redes privadas de datos, Internet y telefonía celular.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.