Opinión

El programa de compra de bonos del BCE es tóxico

El BCE se está desviando del principio usual de aplicar la clave de capital a la compra de bonos públicos, para evitar efectos redistributivos fiscales indeseables y proteger la independencia de su política monetaria.

En un momento de veloz aumento de la inflación en la eurozona, el Banco Central Europeo a finales de julio subió la tasa de referencia 50 puntos básicos, y lanzó un nuevo programa de compra de activos (el Instrumento para la Protección de la Transmisión o TPI), cuyo objetivo es limitar los diferenciales de rendimiento entre bonos de los estados miembros. Pero esta última herramienta antifragmentación del BCE puede desestabilizar la moneda única.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.