Por: Ana Yancy Flores.   11 febrero
Al realizar un presupuesto cada mes, podrá conocer cuál es su capacidad de ahorro y además organizar sus finanzas para atender problemas de atención a sus obligaciones.
Al realizar un presupuesto cada mes, podrá conocer cuál es su capacidad de ahorro y además organizar sus finanzas para atender problemas de atención a sus obligaciones.

Comienza el año y todos queremos tener nuestras finanzas en orden. Si tenemos una empresa, esto se transforma en una necesidad primordial.

Según Diego Benítez, director de Empodérate, lo primero es estar claro y ser muy honesto sobre cuáles son las condiciones reales en las que se encuentra nuestro negocio. Esto le ayudará a determinar cuáles serán las acciones que se deben tomar.

“El primer paso a seguir es entender cómo nos encontramos financieramente, teniendo claro cuáles han sido nuestros ingresos, nuestros egresos, nuestras deudas actuales y todos aquellos datos que le permitan tener un panorama claro de qué tiene como base la empresa para el inicio de año”, explica Benítez.

Por otra parte, como regla general en cualquier negocio, siempre es importante hacer una revisión de si existen fugas de dinero y gastos que se puedan reducir. Esto cobra vital importancia especialmente en momentos en los que la economía pasa por altibajos.

“Para las empresas, tener un control efectivo sobre las variables que repercuten en sus finanzas será sinónimo de subsistencia y de evitar tener un año cuesta arriba”, añade el experto.

Pero, ¿por dónde comenzar? Benítez brinda una lista de aspectos en los que un propietario de un negocio debería fijarse para poder determinar en qué condiciones se encuentra este:

1. Identifique y tenga claro cuál es el origen de los ingresos de su empresa y si se ajustan a lo que usted había proyectado. Al mismo tiempo, identifique otras posibles fuentes de ingreso. Estas podrían venir de la innovación, de la diversificación del negocio y de los productos y servicios, entre otras ideas. Este ejercicio le permitirá anticiparse a situaciones de emergencia y tener diferentes entradas de dinero.

2. Sin importar cuál es el tamaño de su negocio o la naturaleza de este, es necesario establecer un plan de trabajo para todo el año, con sus respectivos indicadores, que le permitan validar o alertar si avanza por el camino deseado.

3. Además, como parte del plan de trabajo, considere hacer pronósticos con diferentes escenarios que pueda enfrentar su empresa. Esto le permitirá tener ya definidos planes de acción en caso de que tenga que pasar por cambios del mercado que pongan en riesgo a la empresa.

4. Cada inicio de año es fundamental hacer una revisión exhaustiva de los procesos. Esto le permitirá mejorar en aspectos como la satisfacción del cliente y generar mayores fuentes de ahorro en la empresa.

5. Si tiene préstamos, esté pendiente a las condiciones de estos y si existen cambios. Además, esté atento a si surge alguna mejor oferta en el mercado que le pueda generar un mayor ahorro y liquidez.

6. Haga una evaluación de sus proveedores, para determinar si debe realizar algún ajuste, negociar alguna condición especial, sustituir alguno o hasta afianzar la relación con alguno de ellos.

7. Finalmente, haga una revisión de cómo tiene asegurados o resguardados cada uno de los activos principales del negocio o si cuenta con las pólizas adecuadas que los cubran ante cualquier eventualidad entorno al giro de su negocio. Por ejemplo, si tiene un parque, recuerde que debe tener las pólizas que cubran tanto a sus colaboradores como a sus clientes.