Por: Joanna Nelson Ulloa.   10 octubre

Jorge Esquivel tiene una finca en la que cultiva diversas frutas (de forma alterna), dentro de ellas granadillas, moras, naranjillas y ciruelas, entre otras. El terreno se localiza en Cerro Camorra de San Marcos de Tarrazú.

Por medio del Centro Agrícola Cantonal de Tarrazú y de un Consejo de Apoyo Rural de la zona, pudo obtener un préstamo con el Banco Nacional para fertilizar la tierra y mejorar su producción.

Otra emprendedora que recibió financiamiento es Delia Lobo. Ella tiene un negocio de catering service en Nandayure de Guanacaste y le otorgaron ¢3 millones para construir un taller de 62 metros para su pyme.

De esta manera, pudo separar su actividad comercial de su casa y ahora tiene un espacio exclusivo para los asuntos empresariales.

El Centro Agrícola Cantonal de Nandayure y un Consejo de Apoyo Rural de su localidad la respaldaron para recibir el crédito.

Jorge Esquivel es un agricultor que cultiva diferentes frutas en Cerro Camorra de San Marcos de Tarrazú. Él recibió un crédito. (Foto: Banco Nacional para EF).
Jorge Esquivel es un agricultor que cultiva diferentes frutas en Cerro Camorra de San Marcos de Tarrazú. Él recibió un crédito. (Foto: Banco Nacional para EF).
Mayor facilidad

Actualmente, los centros agrícolas cantonales y las asociaciones de desarrollo integral (que fungen como agentes corresponsales), así como los Consejos de Apoyo Rural (CAR) trabajan con el Banco Nacional para que las pymes obtengan créditos de forma más ágil.

Los CAR fueron creados por dicha entidad financiera, junto con el Sistema de Banca para el Desarrollo.

Están compuestos por tres personas que conocen a la comunidad y las actividades económicas que se desarrollan en ella.

Se instalan en sitios que no tienen suficiente acceso a servicios financieros y que generalmente no cuentan con una sucursal bancaria.

Los CAR reciben el soporte de los citados agentes corresponsales.

Los agentes promueven el financiamiento y enlazan a los eventuales sujetos de crédito con el banco. También conocen muy bien a los integrantes de las comunidades.

Los miembros del CAR recomiendan que se otorgue el crédito y funcionarios del Banco Nacional toman la decisión final.

Hasta la fecha, el banco ha prestado ¢647,6 millones a microempresas rurales.

De acuerdo con información del banco, existen 18 CAR en todo el país. Igualmente, hay 18 agentes corresponsales funcionando en las zonas rurales.

Condiciones

Por medio de estas nuevas figuras, se presta un máximo de ¢5 millones y el plazo máximo para cancelar la deuda es de cinco años.

La tasa de interés es de un 11% (en promedio) y la garantía que se le pide al emprendedor es la firma de un pagaré.

La comisión es de un 1,5% y el agente corresponsal podría cobrar una de un 2%.

Según la actividad, las micro, pequeñas y medianas empresas pueden adquirir ganado, materia prima para sus labores agrícolas o las que correspondan con su negocio, comprar equipo, construir y remodelar, entre otras inversiones.

Uno de los requisitos que debe cumplir el interesado es tener un buen historial de crédito.

Agentes corresponsales existentes

Estas son algunas de las organizaciones que están apoyando a las comunidades rurales:

-Asociación de Desarrollo Integral Coopevega.

-Asociación de Desarrollo Integral San Jorge.

-Asociación de Desarrollo Integral Playas del Coco.

-Asada Palmitas.

-Centro Agrícola Cantonal Fila Guinea.

-Asada Paquera.

-Corporación Hortícola Nacional.

-Coopedota.

-Cámara Ganadera de Jicaral.

-Centro Agrícola Cantonal La Cruz.

-Asoveracruz.

-Centro Agrícola Cantonal Nandayure.

-Asociación de Desarrollo Integral Filadelfia.

-Centro Agrícola Cantonal Tarrazú.

-Asociación de Productores Agropecuarios Unidos Ramonenses (Asopaur).

-Unión de Productores Agropecuarios de Puriscal (Puriscal).

-Asociación de Desarrollo Integral San Joaquín.