Por: Carlos Cordero Pérez.   15 febrero
Intel destacó el incremento de la demanda de portátiles para los hogares y de proveedores de servicios en la nube. (Foto archivo)
Intel destacó el incremento de la demanda de portátiles para los hogares y de proveedores de servicios en la nube. (Foto archivo)

Dos años después de algunos nubarrones, el panorama es totalmente distinto para la industria de microprocesadores pese —o en buena medida debido— a la pandemia de la Covid-19.

Consistente con ese crecimiento global en la industria, la firma Intel —que anunció la reapertura de su planta de fabricación en Costa Rica para el segundo semestre— también reportó un incremento de sus ingresos y utilidades en el 2020.

Ahora se espera que la tendencia se mantenga en el corto y mediano plazo de la mano de la continuación en los planes de digitalización y automatización de las empresas, la evolución al trabajo híbrido y la sostenibilidad de las plataformas de educación virtual.

“A principios de 2020, la expectativa era que la Covid-19 tendría un impacto negativo en todos los mercados de equipos finales, pero el efecto real fue más matizado”, dijo Andrew Norwood, vicepresidente de investigación de Gartner. “Los encierros aumentaron enormemente el trabajo desde casa y el aprendizaje electrónico. Cualquier mercado que facilitara esas actividades se benefició”.

El confinamiento redujo la demanda de vehículos y, con ello, de los chips que utilizan los fabricantes para los diferentes modelos. “Los sectores de automóviles, manufactura y algunas áreas del mercado de consumo se vieron afectadas por la reducción del gasto de las empresas y los consumidores”, confirmó Norwood.

El incremento de las ventas de automóviles, con las reaperturas de economías, provocó una repentina alza en los pedidos de procesadores, para la cual los fabricantes asiáticos de chips no estaban preparados y ahora más bien se reporta un déficit de unidades.

Por mercados

En el 2019 los ingresos de semiconductores a nivel mundial sumaron $419.148 millones, lo que implicó una caída del 12% respecto al año 2018, según un reporte de Gartner del 14 de enero.

Todo cambió el año pasado. Durante el 2020 las ventas llegaron a $449.838 millones, un crecimiento del 7,3%. Intel lidera el mercado con casi el 16% de las ventas, seguido por Samsung Electronics y SK Hynix.

El impulso viene tanto de la demanda de servidores, para agregar capacidades de procesamiento a los servicios en la nube y de comercio electrónico, como de computadoras personales. Ambos generaron el crecimiento de ventas de unidades de procesamiento (CPU, por sus siglas en inglés) y memorias flash Nand y DRAM.

Gartner indicó que los ingresos de Intel por semiconductores aumentaron 3,7% por el crecimiento de sus negocios centrales de CPU de cliente y servidor.

Intel destacó —en el reporte financiero de la firma— el incremento de la demanda de portátiles para los hogares y de proveedores de servicios en la nube. Bob Swan, CEO de Intel, indicó que la firma está en la posición de aprovechar las oportunidades en el mercado debido a la diversificación de su portafolio.

En los casos de firmas como Qualcomm y Media Tek el crecimiento de sus ingresos (31,5% y 38,3%) fue provocado por la fuerte venta de teléfonos inteligentes de tecnología 5G, pese al débil crecimiento de los otros tipos de smartphones.

Gartner estima que las ventas de móviles se incrementarán 11% en 2021: sumarían 1.535 millones de unidades, de las cuales el 35% serían smartphones 5G.

En el mercado de consumidores, las ventas de computadoras sumaron 275 millones de unidades para un aumento de casi 5% respecto al 2019, “el mayor crecimiento en 10 años”. Luego de los primeros tres meses titubeantes en 2020, los otros siguientes trimestres fueron de crecimiento interanual consecutivo.

Las ventas de computadoras crecieron en las regiones donde se mantuvieron los confinamientos. Además, ocurrió un cambio: antes de 2020, los consumidores se habían centrado la compra de móviles.

La pandemia revirtió la tendencia cuando las computadoras se convirtieron en un dispositivo indispensable para trabajo, educación, entretenimiento y comunicación desde los hogares.

En cambio las ventas de computadoras en el mercado corporativo fue débil durante el 2020, con excepción de las regiones —como China— donde la recuperación económica inició y las ventas empresariales se reactivaron.

Hay otros buenos indicios.

Las 10 principales fabricantes de equipos originales aumentaron 10% su gasto en semiconductores en 2020, impulsados por las ventas de computadoras y de videojuegos. Apple fue el principal comprador, tanto por la demanda de equipos Mac como de tabletas iPads.

Samsung Electronics aumentó su gasto en un 20,4% en 2020, en parte por la fuerte demanda de unidades de estado sólido (SSD) empresariales para centros de datos y las ventas de computadoras para trabajo desde casa y aprendizaje virtual, así como servidores de aplicaciones en la nube en los que se utilizan SSD.

Xiaomi fue la que más aumentó sus gastos (26%) en 2020 gracias a su modelo de ventas en línea, las sanciones a Huawei de la administración Trump y su amplia oferta de dispositivos de Internet de las cosas de consumo: televisores inteligentes, dispositivos portátiles y electrodomésticos inteligentes, según el reporte de Gartner.