Por: Krisia Chacón Jiménez.   26 mayo, 2018

Quantik es una startup costarricense que está cambiando el concepto de la televisión. Ellos no creen en los cortes comerciales, tampoco en los grandes gastos de producción; su filosofía es contenido original y una pauta personalizada para cada espectador.

Esta firma lanzará en junio una aplicación de pantalla secundaria (que se puede sincronizar con el contenido sin necesidad de una smart tv, wifi o bluetooth), con la que el usuario activará la publicidad que desee recibir.

A esto se le llama marketing contextual. Por ejemplo, una persona está viendo un stand up comedy. En ese momento, la aplicación lo detecta y le ofrece una camiseta igual a la que usa el comediante. El usuario compra en la app y el canal cobra una comisión sobre esa venta.

Aunque muchos creen que el futuro de la televisión está en el streaming, habrá otra serie de cambios que poco a poco transformarán a uno de los gigantes del entretenimiento.

Los canales digitales amenazan a la televisión tradicional. Los jóvenes pierden el interés en los famosos programas en vivo y los contenidos "enlatados". Los anunciantes ya lo saben, por lo que irán migrando cada vez más a estas plataformas.

Las ventas de anuncios televisivos en Estados Unidos alcanzaron su punto máximo en el 2016, cuando superaron los $43.000 millones, según datos de Magna, el brazo de inteligencia de medios de IPG Mediabrands. Para el año pasado, las ventas cayeron 2,2%, y la empresa estima que caerán al menos un 2% cada año hasta el 2022.

Las nuevas tendencias ponen bajo presión a compañías como las cableras cuya forma de ofrecer contenido está todavía atada a esquemas más tradicionales.

El televisor se convierte en un medio más para reproducir el contenido, pero no será el único.

Costarricenses apuestan por el futuro

Quantik se gestó en la incubadora ParqueTec en el 2014 y fue el 16 de abril de este año cuando se lanzó la programación de El Comedy Hub para los usuarios de kölbi tv y kölbi avanzada digital en los canales 10 y 110 de la grilla, respectivamente.

Inspirados por Buzzfeed, Vice y el Washington Post, Quantik se puso el reto de innovar en la industria televisiva, la cual tiene alrededor de 70 años en Costa Rica produciéndose bajo esquemas muy similares y con el mismo modelo de negocio.

Quantik aspira a ser un disruptor de la televisión desde la forma en la que se producen los contenidos y hasta la manera en que los espectadores reciben la programación.

En la fase de producción, esta startup trabaja con cámaras robóticas que graban de forma autónoma, realizan cambios de planos y son operadas por una sola persona.

Allan Matarrita, CEO de Quantik, afirmó que los recursos humanos y financieros que se ahorran al contar con estas cámaras robóticas se reenfocan en el contenido.

Lo que muchos considerarían una amenaza de la automatización, se compensa con la creación de nuevas figuras poco comunes en los canales tradicionales como lo son los productores creativos.

Desde la otra cara de la moneda, que son los espectadores que consumen el contenido detrás de la pantalla, Quantik diseñó una aplicación para que los programas no sean interrumpidos con los cortes comerciales.

La app se conecta con el contenido del espectador, esta detecta cuando la persona está mirando un programa en específico y le envía alertas personalizadas.

Es normal que las personas al ver un programa de cocina tengan al lado una libreta y un papel para anotar la receta, con esta aplicación todas las indicaciones de preparación del platillo le serán enviadas al espectador a su celular y allí también tendrá la opción de comprar los ingredientes.

Quantik hizo una mezcla del e-commerce, con la segmentación de publicidad y la difusión de contenido.

El valor agregado que la startup ofrece a los anunciantes es la trazabilidad de la publicidad, ya que ellos logran hacer algo que la televisión tradicional no ofrece: segmentar el público meta y darle seguimiento al impacto de sus anuncios.

Quantik le cobra a los anunciantes por publicidad vista y por producto vendido.

Los nueve programas que produce también son transmitidos en redes sociales y plataformas como Youtube. Así no importa el dispositivo que el consumidor use, lo realmente valioso es el contenido: que esté disponible cuando el usuario quiere y por el canal que más le agrade.

Es el momento de los canales inteligentes

Las proyecciones apuntan a que la idea que tenemos hoy de la televisión irá transformándose. El contenido ya no estará ligado a un televisor, sino que los celulares, computadoras y tabletas cada vez más jugarán un rol importante en la difusión de contenido audiovisual.

El informe de PriceWaterHouseCooper (PwC) 'Global Entertainment and Media Outlook 2016-2020' muestra que los factores que marcan el cambio de la televisión incluyen que los consumidores más jóvenes (menores de 35 años) están impulsando los diferentes canales para consumir el contenido audiovisual, así como un auge de las preferencias por el contenido local.

Cada vez más los espectadores jugarán un papel activo en el diseño y encargo del contenido que observa.

Los costarricenses de Quantik mencionaron que su inspiración viene de Vice, Buzzfeed y el Washington Post, ¿qué tienen estos medios en común? La búsqueda de una renovación de contenido digital y el posicionamiento de canales inteligentes.

Vice anunció que Technology Crossover Ventures y A + E Networks harían una inversión $500 millones para hacer crecer las operaciones de noticias del sitio.

Buzzfeed también recibió recientemente una inyección de fondos con una inversión de $25 millones por parte de la firma de capital de riesgo Andreesen Horowitz.

Vice y Buzzfeed son buenos para atraer a una audiencia digital joven.

En el caso de Washington Post, además de estar apoyados por el magnate Jeff Bezos, CEO de Amazon, también han logrado producir contenido original, multiplataforma y basado en contenido relevante.

Estos medios se dirigen hacia el público con una voz auténtica que transmite en dispositivos móviles, están a la mano de quienes están interesados en conocer buenas historias.

Ellos están aprovechando todos los avances de la tecnología para crear contenido al menor costo.

El futuro de la televisión está marcado por canales inteligentes que combinan la distribución tradicional y los medios digitales. Canales que tengan impacto publicitario trazable sin importar donde se consumió el contenido.

La televisión le dirá adiós al rating, esta medición dejará de importar ya que los anunciantes podrán elegir a quién llegarle y venderle directamente sin cortar la programación. También se le dirá adiós a las grandes inversiones en equipo e infraestructura, ya se sabe que con mini cámaras y conexión a Internet se pueden hacer grandes cosas.

No sabemos si dentro de un mediano plazo las personas seguirán diciendo "voy a ver televisión", pues el contenido no estará sujeto a este dispositivo. Hoy ya se siente esta presión con la llegada de Netflix , Amazon Prime y HBO Go.

Las cableras y las productoras de televisión son las que encontrarán los mayores retos de esta industria y solo quienes sepan leer el mercado lograrán sobrevivir.