Por: Carlos Cordero Pérez.   16 abril
“El año pasado experimentamos un cambio radical en el comercio electrónico”, dijo Jorge Solano, gerente general de Correos. (Foto Rafael Pacheco)
“El año pasado experimentamos un cambio radical en el comercio electrónico”, dijo Jorge Solano, gerente general de Correos. (Foto Rafael Pacheco)

Kevin Gómez y Katherine Madrigal crearon su pequeña empresa Bego Boutique cuando todavía eran estudiantes y empezaron a vender a través de Facebook, primero entre los vecinos en Zapote y más tarde al resto del país.

“Recuerdo que la primera persona que nos compró fuera del Valle Central era de Guápiles”, dijo Gómez, cuya empresa fundada en 2013 vende camisetas temáticas, abrigos, buzos y accesorios (tasas, medias, relojes).

Aunque al inicio solo importaban la mayoría de los artículos, el incremento de los costos de fletes, seguros y de importación debido a varias tormentas tropicales hace cuatro años les llevó a maquilarlos localmente.

En aquel entonces era una novedad vender así y enviar los productos a través de Correos de Costa Rica. Hace tres años empezaron a ofrecer sus productos a través de un sitio web y en 2020 dieron el salto a una tienda en línea a través de la plataforma de Nidux.

Hace un año, al iniciar la pandemia y el confinamiento, pensaron lo peor. En ese momento ya trabajaban con ellos tres personas. Pero los clientes empezaron a realizar pedidos para cumpleaños, especialmente. “Estábamos asustados”, confiesa Gómez. “Pero fue una sorpresa: fue el más exitoso en ocho años. Fue impresionante”.

En redes sociales obtuvieron 100.000 seguidores, las ventas aumentaron 350% y tuvieron que contratar a una persona más. El crecimiento de las transacciones en línea la constatan las entidades bancarias reportaron incrementos de las transacciones a través de apps y sitios web, así como Correos de Costa Rica, que procesó 15.200 paquetes diarios (55% de compras locales).

“El año pasado experimentamos un cambio radical”, dijo Jorge Solano, gerente general de Correos. El dinamismo se mantiene. “Ya se lleva casi el 40% de todo lo que se comercializó en 2020. Quedó la conducta de comprar en línea”.

Solano participará en el evento virtual Consumidor 506 entre el 26 y 29 de abril, de 9 a.m. a 11 a. m. En la actividad se puede optar por entradas individuales para cada jornada o el paquete completo de cuatro días.

Salto definitivo

El comercio electrónico dió un salto en el 2020 en relación al 2019. Las compras externas, especialmente a sitios como Wish y Amazon, aumentaron 55%.

A nivel local el impulso de los envíos se aceleró desde 2017 y en 2020 creció 29%. Este último año se registraron casi 6.000 pequeñas empresas en el servicio Pymexpress de Correos de Costa Rica, el 89% desde el mes de abril de 2020.

Puede compararse con España, donde los reportes indican que el comercio electrónico aumentó 30% en el 2020 en comparación al 2019.

En Costa Rica se envió un total de 1,2 millones de paquetes en el 2020 a través de Correos. Nueve de cada 10 fueron después del inicio de la pandemia. La empresa pública estimó que se vendieron más de ¢20.000 millones.

Solano destacó que la mayoría de las ventas (60%) se generaron fuera de la Gran Área Metropolitana y casi la mitad de los clientes son de zonas rurales (49%).

Todo eso se reflejó en la contabilidad de Correos de Costa Rica: en 2017 el 10% de los ingresos era por envíos de compras en línea y para el 2020 constituyeron el 25%.

La tendencia no aflojó con el inicio del 2021. En el primer trimestre (entre enero y marzo anteriores) se registraron otras 1.132 empresas en Pymexpress y se enviaron 437.000 paquetes, lo que representan incrementos del 83% y 52% respecto al mismo periodo del 2020, respectivamente.

(Video) El comercio electrónico mantiene la vitalidad

Eso implicaría ventas por unos ¢5.600 millones, más de una cuarta parte de todo el año anterior. Solano estima que las ventas en línea para el Día de la Madre (en agosto) y la temporada alta de final de año acelerarán el crecimiento del comercio electrónico y los envíos en este 2021.

Es un fenómeno mundial. PayPal destacó que en 2020 tuvo más de 77 millones de cuentas nuevas, casi 5 millones de ellas en América Latina. “Podemos decir, con certeza, que nada será como antes en el mundo del consumo postpandémico”, sostuvo Ana Paula Kagueyama, directora senior de operaciones de PayPal Latam.

El aumento anual del comercio electrónico acelerará el ritmo en el mundo en el futuro inmediato. EMarketer indica que la tasa de crecimiento global se mantuvo entre 10,4% y 14% de 2017 a 2019. En los próximos años, hasta el 2023, aumentará y se tendrá una tasa de aumento anual de hasta un 22%. Esta firma prevé que las ventas en línea a nivel minoristas en America Latina se incrementarán 37% este año a $84.900 millones

A la mayor parte de la población le queda el aprendizaje de realizar transacciones bancarias, transferencias y compras en línea. “Hay un cambio en la conducta de los consumidores que se va a mantener”, afirmó Solano.

Las compras en línea internacionales y locales aumentaron durante el 2020, mantienen su ritmo en el primer trimestre del 2021 y se espera que crezcan en el segundo semestre. (Foto Rafael Pacheco)
Las compras en línea internacionales y locales aumentaron durante el 2020, mantienen su ritmo en el primer trimestre del 2021 y se espera que crezcan en el segundo semestre. (Foto Rafael Pacheco)

Las firmas especializadas en mercadeo digital lo recalcan. “Actualmente contamos con un consumidor mucho más exigente, hiperconectado e informado”, recalcó Nicole Durán, gerente comercial de Búnker DB.

En Bego Boutique, que ahora se ubica en Sabanilla de Montes de Oca, sienten que las compras se estabilizaron, en buena parte por la crisis económica, lo que los obliga a otras estrategias, como crear un show room para fortalecer lo que se hace en línea.

Para las empresas que antes vendían de forma más tradicional el cambio dejó una huella positiva.

Arturo Solís, propietario de Zona Infinito Sport y ubicada en Los Altos de Guadalupe, destacó el giro sufrido en el 2020. La empresa se dedica a vender productos deportivos, especialmente gorras como la de Yo Soy Tico que se comercializa para el canal TDMás, de Televisora de Costa Rica.

Desde sus inicios los pedidos se recibían por teléfono y se enviaban con mensajeros externos. Hace cuatro años migraron a una plataforma en línea —también de Nidux— y empezaron a trabajar con Correos de Costa Rica, lo que les permitió vender 30 unidades por día. No pocos de los pedidos les llegaba de costarricenses radicados en Estados Unidos u otros países.

La pandemia aumentó las ventas en línea. Actualmente el 90% se realiza mediante comercio electrónico. El resto se realiza a través de tiendas que les compran. “Nos fue muy bien”, afirmó Solís.