Por: Carlos Cordero.  12 enero
Aparte de las criptomonedas, las empresas pueden implementar diferentes aplicaciones basándose en la tecnología de blockchain.
Aparte de las criptomonedas, las empresas pueden implementar diferentes aplicaciones basándose en la tecnología de blockchain.

Aunque se originó hace unos 25 años, el blockchain es una tecnología considerada emergente, con múltiples aplicaciones corporativas e institucionales y a la cual las firmas deben poner atención e ir probando.

Con blockchain se registran las transacciones y datos de modo que no pueden sufrir ninguna modificación, lo que brinda mayor confiabilidad y seguridad a la información para aplicaciones de trazabilidad de procesos, suministro, contratos inteligentes y almacenamiento de datos, entre otras.

"Lo que hay que hacer es experimentar, ver si tiene sentido utilizar blockchain en las empresas, en cuáles áreas y aplicaciones, y estar preparados para cuando llegue la gran ola", advirtió Edwin Iraheta, líder de innovación digital de GBM.

La tecnología que originó el blockchain existe desde 1991. Siete años después permitió generar la primera moneda virtual llamada Bit Gold, sin éxito, y en el 2008 a la más difundida Bitcoin, que recibió el favor de la crisis financiera.

Los especialistas coinciden en que muchos de los componentes de la tecnología ya existían, pero que ahora se combinan en una red compartida para facilitar procesos operativos y financieros, así como nuevos modelos de negocios y aplicaciones.

En la actualidad una nueva generación de startups optan por crear redes de blockchain para modelos de negocios disruptivos en varias industrias, al tiempo que a las empresas "convencionales" de diferentes sectores les ayuda a resolver retos de mercado, de costos operativos y de viabiliad de sus modelos.

"Lo que hay que hacer es experimentar, ver si tiene sentido utilizar blockchainen las empresas, en cuáles áreas y aplicaciones, y estar preparados para cuando llegue la gran ola”. Edwin Iraheta, líder de innovación digital de GBM
El blockchain es una infraestructura tecnológica que opera en la nube con bloques de código.
El blockchain es una infraestructura tecnológica que opera en la nube con bloques de código.

¿De qué se habla?

¿Qué es blockchain? Es una infraestructura tecnológica que opera en la nube con bloques de código, que interactúan entre sí, donde el dato es registrado y copiado en muchos lugares y servidores, los cuales forman una red. Eso evita que el dato sea modificado o alterado.

Técnicamente es un tipo de tecnología de registros descentralizados, una forma distinta de realizar bases de datos, la cual está distribuida entre las partes. Así también es difícil que un hacker "bote" el sistema.

El blockchain también es capaz de almacenar valor en forma de tokens o monedas virtuales para el manejo de activos físicos y de dinero.

"Nació con el fin de mejorar la confianza entre las partes de un negocio, pues lo que se creó fue un registro descentralizado de información, seguro, prácticamente inmutable", dijo Rogelio Nájera, fundador de InnovaMars.

Esta es una fintech que desarrolla contratos inteligentes, bots para análisis de consumo y otros servicios basados en blockchain. Un contrato inteligente es un programa informático que recolecta la información y ejecuta medidas según lo establecido en el acuerdo.

“Blockchain nació con el fin de mejorar la confianza entre las partes de un negocio, pues lo que se creó fue un registro descentralizado de información, seguro, prácticamente inmutable”, dijo Rogelio Nájera, fundador de InnovaMars.

El blockchain evita, a través de sus algoritmos, que un actor modifique o altere la información. Antes, la protección de la información se basaba en la encriptación, los respaldos personales de archivos y la certificación de autenticidad por parte de una entidad de autenticación.

Los algoritmos hacen funcionar las reglas de consenso y valida la información en cada parte de la red. Si el dato original es incorrecto, se genera otro registro inmutable para indicar cuál es la información correcta.

Al permitir la trazabilidad de los procesos, cada parte de la red recibe el dato que requiere, pues se mantiene la privacidad. Por ejemplo, en la importación de un vehículo el fabricante, el transportista, el imporador, la agencia y el cliente obtienen la información que le concierne a cada uno.

En la actualidad las redes de blockchain se desarrollan en los lenguajes de programación Java y Python. Todavía no hay un protocolo de interoperabilidad entre ellas.

Se espera que, al igual que ocurrió con Internet, posteriormente las redes lleguen a comunicarse entre sí para que algunas de las aplicaciones sean aprovechadas entre múltiples instituciones y empresas. Pero no habría que esperar medio siglo o más para que eso ocurra, pues los avances en este campo son más acelerados en la actualidad.

“Las oportunidades son innumerables. Facilitarían una serie de transacciones que hoy en día son costosas”, dijo Juan Ignacio Guzmán, socio de Guzmán & Durán Asesores Jurídicos.
Las redes de información basadas en blockchain son compartidas por diferentes partes, garantizando la integridad y la privacidad de los datos.
Las redes de información basadas en blockchain son compartidas por diferentes partes, garantizando la integridad y la privacidad de los datos.

Aplicaciones

Buena parte de las implementacioones de blockchain –aparte de las criptomonedas– se enfocan en mejorar la eficiencia en los procesos operativos.

Para lograrlo se apoyan en tecnología de punta para soportar protocolos y procesos de consenso, comunicación de nodos y minería de datos.

Las aplicaciones son múltiples (ver recuadro "En bloques").

En bloques
Aplicaciones de blockchain que pueden utilizar las empresas.
Identificación de clientes. Los datos son compartidos en bancos o instituciones para evitar duplicar el proceso de reconocimiento o de solicitud de datos y documentos.
Trazabilidad en logística: Para registro de datos en el proceso de suministro, transportes y comercialización de mercaderías en sector detallista.
Trazabilidad de transacciones financieras: en mercado de valores, para las transferencias de dinero locales e internacionales, en bienes raíces y para microcréditos.
Pagos electrónicos: registro y trazabilidad de pagos digitales en comercio y transporte públicos.
Tokenización de activos: acciones, deudas, bienes raíces y obras de arte se convierten en tokens (monedas virtuales), con lo que se pueden vender en fracciones.
Contratos inteligentes: son programas que ejecutan acuerdos registrados entre dos o más partes y que descentralizan la gestión que corresponde a las partes involucradas.
Fuente de financiamiento: con ofertas iniciales de monedas virtuales (ICO, por sus siglas en inglés) se recolectan recursos financieros con inversionistas de diferentes partes del mundo.
Gestión de documentos: almacenamiento y trazabilidad de contratos legales, informes de inventarios e información de operaciones, entre otras.
Bases de datos compartidas: Cuando varias empresas deben interactuar entre ellas y pueden tener una base de datos compartida para evitar conflictos por acceso a información.
Servicios de salud: Administración de registro médico electrónico.
Fuente: Cognitiva, GBM, Guzmán & Durán e InnovaMars.

"Las oportunidades son innumerables. Facilitarían una serie de transacciones que hoy en día son costosas e involucran a muchos intermediarios", dijo Juan Ignacio Guzmán, socio de Guzmán & Durán Asesores Jurídicos.

Esta firma ha realizado recomendaciones para regulación de criptomonedas y ha trabajado en el desarrollo de proyectos en tokenización de activos (convertirlos en tokens o monedas virtuales) y contratos inteligentes.

Los departamentos de tecnología, además de la seguridad de que es muy difícil borrar o modificar los datos, pueden identificar cuándo y quién subió la información.

“Esta tecnología no resuelve solo un problema tecnológico, más bien resuelve un problema que al mundo le cuesta millones de dólares: establecer confianza”, recalcó Walter Montes,Product Development Managerde Cognitiva para Latinoamérica.

Otra ventaja es asegurarse el cumplimiento de las políticas internas. InnovaMars, por ejemplo, tiene una solución que utiliza inteligencia artificial en blockchain para que las empresas se aseguren que sus colaboradores cumplan el procedimiento establecido en los manuales.

Por encima de esas ventajas, lo que más se reitera es que el blockchain se basa en la confianza para facilitar la interacción entre las partes, reducir costos y crear nuevos modelos de negocios.

"Esta tecnología no resuelve solo un problema tecnológico, más bien resuelve un problema que al mundo le cuesta millones de dólares: establecer confianza", recalcó Walter Montes, Product Development Manager de Cognitiva para Latinoamérica.