Por: Krissia Chacón.   2 noviembre

¿Usted confía en que el café que toma todas las mañanas es de la finca y del lote que indica la etiqueta y que no fue mezclado ni se expuso a bacterias? Hoy, es casi imposible saberlo, a menos que una cadena de bloques o blockchain lo certifique.

La ventaja de tener un libro blockchain es que es casi imposible de modificarlo, esto significa que todo el proceso que llevan los cultivos y carnes (en el caso de la industria alimentaria) se puede rastrear desde las fincas hasta que llegan a su mesa.

Precisamente este fue el reto que asumieron un grupo de jóvenes en la Universidad Cenfotec, lugar donde se realizó la primera hackatón de blockchain en Costa Rica.

La actividad se realizó el fin de semana del 27 y 28 de octubre. De este evento resultaron ganadores Esteban Cairol, Hung Tsuo, Carlos Zúñiga, Josué Granados y Maikel Espitia.

Ellos tuvieron que crear un prototipo tecnológico sobre una cadena de bloques que permitiera tomar un lote de café costarricense y registrar su trazabilidad en el proceso de exportación hasta llegar al consumidor final.

Las bondades de la cadena de bloques cada vez más son conocidas en el país.

Así lo confirman las comunidades que se han generado alrededor del tema y la reciente creación de la Asociación Blockchain Costa Rica, la cual ya está registrada legalmente y posee una junta directiva de 11 personas.

La asociación ya acogió a siete empresas que se encuentran trabajando en prototipos basados en esta tecnología para industrias como salud, alimentaria, seguros, logística y construcción.

Grandes firmas como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Fundación Monge también se suman a la ola de la cadena de bloques y están trabajando en el diseño de un plan piloto para ayudar a los estudiantes a formar su propia identidad económica.

Esteban Cairol, Hung Tsuo, Carlos Zúñiga, Josué Granados y Maikel Espitia, fueron los ganadores de la primer hackatón de Blockchain que se realizó en Costa Rica.
Esteban Cairol, Hung Tsuo, Carlos Zúñiga, Josué Granados y Maikel Espitia, fueron los ganadores de la primer hackatón de Blockchain que se realizó en Costa Rica.
Más eslabones

El blockchain es una estructura matemática en la que se puede almacenar datos de forma altamente segura, es decir, es casi imposible falsificarlos o robarlos. Se puede usar para todo tipo de información importante.

Esta tecnología se hizo popular por el Bitcoin y las demás criptomonedas, pues sirve como registro de todas las transacciones que se hacen en la web.

Actualmente, se aprovecha el potencial que ofrece esta tecnología para llevarla a otras industrias.

En la alimentaria por ejemplo, si algo sale mal en el proceso de producción, una cadena de bloques podría reducir el tiempo necesario para rastrear y detener la propagación de una enfermedad transmitida por los alimentos.

Los ganadores de la hackatón lograron tomar un lote de café costarricense en la zona de Naranjo y registrar toda la cadena de valor hasta llegar al consumidor final.

Es decir, el consumidor podrá escanear un código QR que estará en los empaques de café y mostrará detalles como el lugar de producción, la persona que estuvo a cargo de la cosecha, la fecha de empaque y las características de calidad.

También se podrá observar que se exportó por Moín, el número de naviera y quién fue la compañía importadora.

Está trazabilidad permite garantizar la calidad del café y pretende acercar al consumidor con el productor. Además de ofrecer datos que antes no se tenían, explicó Uriel Herrera, fundador de Sibú, compañía dedicada a crear soluciones de blockchain.

Los creadores de esta solución van a continuar con el desarrollo de la plataforma y tienen como objetivo tener el primer la esperanza es tener el primer Producto Mínimo Viable (MVP) funcional para febrero del 2019 y así realizar una exportación con trazabilidad hasta Corea del Sur con socios comerciales de Coopronaranjo.

La primer hackatón de blockchain en el país muestra tan solo una porción de todo el pastel que se está cocinando con respecto a esta tecnología.

Todos los interesados en conocer más sobre la cadena de bloques y recibir asesoría pueden acudir a la Asociación AsoBlockchain DLT Costa Rica la cual fue presentada el 12 de octubre anterior en el Club Unión en San José.

El objetivo del evento fue presentar formalmente los objetivos de la Asociación a la comunidad y funcionar como espacio de networking para todos los presentes, dijo Wálter Montes, miembro de la junta directiva de esta agrupación.

La Asociación se convierte en la representación legal y oficial del movimiento en el país.

Entre las actividades que le corresponden a la Asociación están: fomentar el apoyo institucional (regulación y legislación), ser un ente coordinador, educar sobre los beneficios de la cadena de bloques y amplificar el mensaje para posicionar a Costa Rica como hub de la tecnología.

De momento ya existen siete empresas miembros que están desarrollando proyectos en seguros, banca, logística, gobierno y retail.

Parte de las empresas y comunidades que se han creado por el blockchain son:

Trazabilidad profesional

Grandes entidades como lo es el BID también se suman a los esfuerzos para hacer que el blockchain despegue en el país.

El banco anunció la creación de un plan piloto en conjunto con Fundación Monge y BanQu, empresa desarrolladora de software para mejorar la empleabilidad juvenil.

Se trata de una herramienta que ayudará a los jóvenes a crear registros seguros e inmutables de certificados de cursos escolares, pasantías y empleos.

Las oportunidades de empleo dependen cada vez más de certificaciones, capacitaciones y pasantías como requisitos para la contratación. Sin embargo, muchas veces los estudiantes no pueden mantener registros precisos y pruebas confiables de sus logros y experiencia.

Al mismo tiempo, los empleadores potenciales se enfrentan a una carga de trabajo al tener que comunicarse con cada entidad académica o proveedor de certificación para validar la veracidad de las hojas de vida que reciben.

Debido a la naturaleza segura, inmutable y certificable de la tecnología blockchain, el nuevo piloto permitirá que los estudiantes construyan una “identidad económica” que ayudará a mejorar su participación y relevancia en el mercado laboral, explicó el BID mediante un comunicado.

También permitirá que las empresas privadas confirmen de manera fácil las calificaciones de los jóvenes al momento de la contratación.

El blockchain continúa con su paso arrasador. Según un informe de Deloitte publicado en agosto anterior, 40% de los grandes empresarios de diferentes industrias planean invertir $ 5 millones o más en esta tecnología durante el 2019.

Además el 41% aseguró que sus organizaciones implementarán al menos una aplicación de esta tecnología dentro de los próximos 12 meses.

Hay razones de peso para comenzar a adentrarse en el mundo de las cadenas de bloques.