Tecnología

Congreso Mundial Móvil en Barcelona enfocado en la conexión al metaverso

Las aplicaciones en comercio y entretenimiento de realidad virtual, realidad aumentada y metaverso presentan oportunidades para el aumento del ingreso de los operadores y para servicios en industrias como salud y ejercicios

El Congreso Mundial Móvil (Mobile World Congress o MWC 2022) inició en Barcelona con el lema de la “conectividad desatada” con la tecnología de quinta generación (5G) y enfocado en el metaverso en el mediano plazo, pero con un ojo en las soluciones más inmediatas de publicidad con Inteligencia Artificial (IA), computación en la nube, tecnologías para banca y finanzas (fintech), Internet de las cosas (IoT) y horizonte tecnológico (atención médica, la automoción y los drones) .

El evento, que se realiza en la tradicional Gran Vía de la Fira, en Barcelona, espera a 60.000 visitantes y dejaría a las ciudad unos 240 millones de euros, aún por debajo de los 110.000 asistentes y los 500 millones de euros del 2019. Reúne a 1.500 firmas expositoras de 170 países (se eliminó el pabellón de Rusia) y 1.000 conferencias, incluyendo a altos ejecutivos de AT&T, China Mobile, China Telecom, China Unicom, Millicom, Telstra, Telefónica, Telia Company y Vodafone.

Más allá de los anuncios puntuales de los fabricantes —tradicionalmente las firmas presentan más soluciones para la industria de telecomunicaciones que para consumo— el eje es cómo las tecnologías en implementación a nivel global allanan la ruta al metaverso, el universo paralelo y virtual de interacción entre el mundo físico y el digital que está en boca de todos desde la reconversión de Facebook en Meta.

Según Accenture el mercado del metaverso alcanzaría los $814.000 millones en 2028 y desde el año 2021 las firmas duplicaron sus inversiones en realidad virtual (RV), realidad ampliada (RA) y entornos virtuales.

El informe global de la la GSM Association (GSMA), organizadora del evento y que reúne a operadores y fabricantes de tecnología y telecomunicaciones a nivel global, confirma el impulso continuo de 5G, que alcanzaría las 1.000 millones de conexiones en este 2022 y crecería hasta alcanzar a una cuarta parte de la población mundial para el 2025. El reporte destaca la actual reducción de la brecha de cobertura (de 33% a 6%) y el reto en la penetración móvil (todavía 3.200 millones de personas no tienen conectividad móvil por falta de asequibilidad y habilidades).

Hay 5.300 millones de suscriptores a servicios móviles, lo que representa el 67% de la población mundial a finales de 2021, según GSMA que también resaltá las estimación de la firma IDC sobre como el año anterior las ventas de teléfonos inteligentes creció 5,7%, unos 1.350 millones de móviles.

Se espera que en tres años dos de cada cinco personas en todo el mundo utilicen servicios de redes de 5G, si bien 4G mantendrá el 55 % del total de conexiones en 2025 pues seguirá vigente en los mercados en desarrollo en especial.

En el MWC 2022, junto a los grandes operadores de telecomunicaciones, están presentes fabricantes como Samsung, Nokia, Ericsson, Google, Cisco y Huawei. No asistieron al evento Sony, Asus y Lenovo.

Varias compañías iniciaron con anuncios puntuales: la china Realme presentó su móvil de alta gama GT2 Pro y Huawei destacó su Oficina Inteligente de Primavera 2022, que incluye siete nuevas laptops, tabletas, impresora láser y bocina portátil.

Richard Yu, CEO de Huawei Consumer Business Group, explicó que la estrategia se centra en el desarrollo de dispositivos colaborativos para salud y ejercicios, hogar inteligente, viajes fáciles, oficina inteligente y entretenimiento. Una pieza clave es la integración de equipos de usuario, que se viene impulsando desde 2018, con la función super dispositivo tanto en los nuevos modelos como en los que actualicen la aplicación. La firma indicó que estos son pasos para crear una integración utilizando IA.

Para los operadores el ritmo de aceleración tecnológica constituye un reto. Según un estudio de McKinsey, ocho de cada 10 operadores —pese a las grandes inversiones de capital en redes y que la conectividad se convirtió en un producto básico— tienen dificultades para identificar y rentabilizar iniciativas de generación de servicios que aprovechen los avances. Desde hace una década aumentó la brecha de desempeño que tienen los operadores globales en ingresos, ganancias y capitalización en comparación a firmas como Amazon, Apple, Meta y Netflix.

Aunque el negocio principal ofrece oportunidades de crecimiento y de vincular nuevos servicios (con la ventaja de contar con datos de sus suscriptores y redes de tiendas físicas y en línea), la lenta implementación y la oferta poco atractiva de los operadores (por ejemplo, en servicios de video bajo demanda) va a la zaga de los movimientos del mercado (en streaming, por caso). Los operadores van a la saga de firmas emergentes en diferentes mercados, incluso.

Mientras los usuarios extienden el uso de sus móviles y los reemplazan con menor intensidad, los operadores podrían ofrecer servicios de análisis de datos a compañías, tiendas integrales para necesidades financieras (medios de pagos, financiamiento y mensajería con fintech propias o en alianza con fintech existentes) para consumidores y empresas, así como plataformas de comercio electrónico. Según McKinsey ya hay experiencias de negocios de operadores en Asia, Oceanía y Europa, que impulsan incubadoras internas con empleados y spin off.

Las posibilidades para operadores, industrias verticales, instituciones y consumidores vendrían de la mano de las nuevas tecnologías de redes 5G y de IoT.

En IoT el valor que se generaría con productos y servicios para el 2030 a nivel global se estima de hasta $12.600 millones, incluyendo aplicaciones y soluciones dentro de las fábricas (26%), salud (hasta 14%) y entre empresas (65%), la mayor parte en economías desarrolladas. McKinsey destacó que los vehículos autónomos son el grupo de valor de IoT de más rápido crecimiento: 37% anual hasta 2030 para alcanzar $4500 millones en 2030.

En 5G, hasta ahora, los operadores confían y tienen más claro cómo monetizar las redes con servicios para empresas, aunque desde la implementación de las redes 3G y 4G hace más de una década tienen dificultades para optimizar precios y paquetes. Para consumidores las propuestas de valor con 5G no están claras. McKinsey indica que las aplicaciones en comercio y entretenimiento de RV, RA y, en el futuro próximo, el metaverso presentan oportunidades para el aumento del ingreso promedio por usuario (ARPU) hasta un 20%.

GlobalData advierte que se requieren también desarrollos de sistemas y equipos que permitan, por ejemplo en hospitales y clínicas, identificación de pacientes que ingresan (mediante sistemas de reconocimiento facial o un escáner de huellas dactilares), disponibilidad de expediente digital, diagnósticos, recetas y pago utilizando redes 5G.

Para el caso del metaverso, donde se han identificado más de un centenar de firmas con iniciativas para adaptar las operaciones actuales al metaverso, se estima que en 2024 las inversiones alcanzarían $800.000 millones, incluyendo los $10.000 millones de Meta en su Reality Labs.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.