Por: Krissia Chacón.   4 febrero

Ver películas o series en alta definición en dos dispositivos a la vez en Netflix tiene un costo de $10,99, ahora, por el aumento de tarifas que estableció la compañía el costo será de $12,99 por mes.

No obstante, el aumento de tarifas para Costa Rica no se detiene allí, sino que a partir de julio con la puesta en marcha de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, conocida como reforma fiscal, se deberá sumar un 13% a esa tarifa. Es decir, quedará un costo de $14,67.

Este es tan solo un ejemplo de lo que sucederá con la aplicación del nuevo impuesto de valor agregado (IVA) a la compra de productos y servicios tecnológicos en el país y en el extranjero.

Dentro de este paquete también corre la compra de antivirus, licencias, software, programas informáticos, plataformas de entretenimiento y demás servicios de esta índole.

La Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas es parte del remedio que impulsa el Gobierno para mejorar el crítico déficit fiscal que padece el país.

Las empresas y consumidores deberán estar atentos con el cobro debido a que existen ciertas restricciones, como el que no se puede cobrar el 13% sobre un servicio que es pagado en Costa Rica pero que será disfrutado en el extranjero.

El artículo 30 “Percepción del impuesto sobre el valor agregado en compras de servicios internacionales” establece que quedarán gravadas las “compras de servicios por medio de Internet o cualquier otra plataforma digital, que sean consumidos en el territorio nacional”. (Foto: Shutterstock).
El artículo 30 “Percepción del impuesto sobre el valor agregado en compras de servicios internacionales” establece que quedarán gravadas las “compras de servicios por medio de Internet o cualquier otra plataforma digital, que sean consumidos en el territorio nacional”. (Foto: Shutterstock).
¿Cuándo tengo que pagar?

La famosa reforma fiscal fue aprobada el 3 de diciembre anterior en segundo debate en la Asamblea Legislativa con un total de 34 votos a favor. Inmediatamente fue firmada por el presidente Carlos Alvarado y luego publicada en el diario oficial La Gaceta.

Se establece que la nueva ley entrará a regir seis meses después de su publicación, es decir, el 1 de julio próximo.

Con la puesta en marcha de la ley se tendrá que pagar el IVA por la compra de productos informáticos, tales como software y servicios tecnológicos o digitales, como por ejemplo, servicios de mantenimiento de equipos, servicios de desarrollo de programas a la medida, desarrollos de aplicaciones y mantenimientos de red.

Asimismo, en el artículo 30, “Percepción del impuesto sobre el valor agregado en compras de servicios internacionales”, de dicha ley se establece que quedarán gravadas las “compras de servicios por medio de Internet o cualquier otra plataforma digital, que sean consumidos en el territorio nacional”.

Algunos ejemplos de los escenarios en los que sí se debe pagar el 13% son los siguientes:

- Anuncios de Google o Facebook que se paguen en Costa Rica para ser publicados en el mismo país, pagarán el 13%.

- Anuncios de Google o Facebook que se paguen en Costa Rica para ser publicados en otros países, pagarán el 13%, pero podrán solicitar devolución.

- El pago de servicios de streaming como Netflix y Spotify que serán utilizados dentro del país.

- Los servicios de streaming que se paguen desde Costa Rica para consumir en otros países pagarán el 13%, pero podrán solicitar la devolución del dinero.

- Airbnb y los servicios de alquiler de viviendas o apartamentos en línea para arrendar en Costa Rica.

- Los productos comprados mediante plataformas como Amazon no pagarán IVA, solo se les cobrarán los aranceles de ingreso al país.

“A partir del 1° de julio todas las compras de tecnología estarán gravadas con el IVA (salvo las excepciones contempladas en la ley), ya sea para la compra o para el uso (suscripción) de servicios tecnológicos. Al tratarse de un impuesto de valor agregado, las empresas no se verán afectadas. La persona física que adquiere tecnología sí verá aumentado el precio de lo que adquiere”, explicó Hubert Arias, presidente de la junta directiva de la Cámara de Tecnologías de la Información y Comunicación (Camtic).

¿Cuándo no tengo que efectuar el pago?

La clave para diferenciar cuándo se tiene que pagar el 13% y cuándo no radica en si los servicios o productos serán disfrutados en Costa Rica, ya que el IVA es un impuesto territorial.

Uno de los casos más comunes sucede con booking.

Supongamos que usted va de viaje a Nueva York y pretende hacer una reservación de hotel. Encuentra el lugar ideal y seguidamente hace el pago desde Costa Rica.

En este escenario, no deberá hacer ese pago del 13% debido a que si bien es cierto que usted cancela el monto desde el territorio nacional, el servicio será disfrutado fuera de estas fronteras, razón por la cual, no está gravada esa transacción.

Otro caso es que instituciones como la Cruz Roja, los Bomberos, la Asociación Pro Hospital de Niños, Asociación Obras del Espíritu Santo, la Universidad EARTH, Incae y otros de esta naturaleza contraten un servicio digital como mantenimiento de la red o el desarrollo de un software personalizado, la empresa desarrolladora o prestadora del servicio no tendría que cobrar el IVA, por estar exentos de dicho impuesto.

“Tenemos que estar muy cuidadosos los consumidores de que la casa emisora de tarjetas solo retenga el 13% por servicios comprados por costarricenses pero que se utilicen en Costa Rica”. Germán Morales, socio director de Grant Thornton.

Dentro de ese mismo segmento de tecnología, se debe destacar que todos los servicios que se prestan hoy de televisión y de Internet en el país ya están gravados con el 13%, por esta razón las tarifas actuales se mantienen a pesar de la entrada en vigencia de la nueva ley.

“Si se compra un programa en el exterior, este, al ser considerado un bien, debería de declararse en la Aduana y pagar los impuestos de importación que le correspondan, entre ellos el IVA, ahora bien, si de lo que se trata es del pago de un servicio a un proveedor del exterior, la importación de servicios también está quedando gravada con el IVA”, explicó Carla Coghi, socia de impuestos y legal de Deloitte.

Para hacer efectivo el pago del IVA, la deducción se hará de forma automática en las cuentas de los tarjetahabientes.

En caso de que se le haga el rebajo automático del IVA incorrectamente, usted podrá solicitar la devolución de ese dinero ante la Administración Tributaria.

La ley indica que es responsabilidad del tarjetahabiente la presentación de las facturas, los documentos y demás evidencia para solicitar la devolución del impuesto.

“Tributación tendrá que hacer una plataforma para que esos malos cobros se puedan reclamar con una factura. El usuario deberá ingresar al portal, subir las facturas y solicitar la devolución del 13% directamente a la cuenta de la tarjeta con la que se hizo el pago”, señaló Germán Morales, socio director de Grant Thornton.

Es deber de los emisores de tarjetas informarle a la Administración Tributaria sobre las transacciones que realicen los clientes a través de Internet o cualquier otra plataforma digital y las sumas percibidas deberán depositarse a favor del fisco a más tardar dentro de los tres días hábiles siguientes de recibida la transacción.

El nuevo tributo no tendría por qué afectar la forma en la que se consume tecnología, y así lo manifiestan los expertos.

“No creo que esto incida en la forma de consumir los servicios o productos tecnológicos, ya que si la compra la realiza una empresa, no consumidor final, tendrá derecho a la aplicación del crédito fiscal –IVA pagado en la compra de los bienes y servicios–; el impacto lo tendrá el consumidor final, que es quien soporta el impuesto”, indicó Coghi.

Antes de contratar o pagar por un servicio tecnológico cerciórese de que el cobro del IVA sea el indicado ante las diferentes situaciones en las que se aplica.