Por: GDA .   12 noviembre, 2019
El lanzamiento de Disney Plus había sido anunciado en abril pasado. (Foto AP / Archivo GN)
El lanzamiento de Disney Plus había sido anunciado en abril pasado. (Foto AP / Archivo GN)

Tras haber creado una asociación que contribuyó grandemente a la popularidad de Netflix como fuente de entretenimiento, la división digital de Walt Disney declara oficialmente su independencia con el lanzamiento de Disney Plus.

Gran parte del atractivo de esta plataforma digital es el acceso constante a la extensa filmoteca de Walt Disney Pictures, que además de contar con todos sus clásicos también contiene toda la producción de Marvel, Lucas Films y títulos de 20th Century Fox.

El ser parte del desarrollo de Netflix como servicio de streaming le permitió a Disney ver la importancia del contenido original.

Y es precisamente por eso que el lanzamiento de Disney Plus llega con un impresionante lista de series y películas que han sido producidas específicamente para esta plataforma.

De todas ellas la más anticipada es The Mandalorian, la primera serie que se produce dentro de la galaxia lejana de George Lucas.

Aunque la narrativa de esta serie no va a estar directamente ligada con la de los filmes que se han producido hasta el momento, todo lo que tiene que ver con Star Wars está atado a una cadena infinita de spoilers.

Es por eso que el departamento de publicidad ha optado por no dar a ningún medio un adelanto de sus episodios.

Afortunadamente esta restricción no ha sido aplicada al resto del contenido original que estrena en Disney Plus y que estará disponible por una subscripción mensual con un precio inicial de $6.99.

Aunque la entrega del entretenimiento sea diferente, el objetivo de apelar a la mayor cantidad de demográficas posibles sigue siendo la misma.

Títulos como High School Musical: The Musical: The Series implica una transformación de la trama de la película producida para The Disney Channel en el 2006 a series.

El resultado final es mucho más original e inteligente.

La serie toma todas las convenciones del filme y les da un giro postmoderno que le permite revisitar los momentos musicales más populares del filme original y crear números nuevos en cada episodio.

La trama sucede en la East High “de la vida real” donde una maestra de teatro nueva insiste en montar una versión teatral de High School Musical en la escuela donde se filmó la película.

La serie tiene como ancla un romance entre sus protagonistas, pero es uno con un contexto más moderno y con una dinámica distinta a la de Troy y Gabriela, a pesar de que los protagonistas van a estar interpretando esos roles en la versión teatral.

El lanzamiento del servicio streaming fue bien recibido en el mercado de inversionistas. (Foto AP / Archivo GN)
El lanzamiento del servicio streaming fue bien recibido en el mercado de inversionistas. (Foto AP / Archivo GN)

La chispa particular de la serie, vale la pena resaltar que el valor de producción de este nuevo título es mucho más alto que cualquier serie que el estudio haya estrenado en The Disney Channel.

En el caso de Encore la serie parece haber sido creada para los adultos de más de tres décadas que por alguna razón están obsesionados con las películas de High School Musical.

Su formato y su propuesta visual son las de un reality.

En cada episodio la anfitriona Kristen Bell resalta la producción de un musical en una escuela superior.

El resto del episodio consiste en tomar el elenco de esa producción años después de haberse graduado y reunirlos para tratar de recrear su momento de gloria en las tablas.

Dado a que cada episodio cuenta con un elenco diferente resulta difícil precisar a qué público va a apelar una serie que siempre carga con un ritmo experimental y con todos los clichés narrativos de un reality con un tema mucho más controversial.

En The World According to Jeff Goldblum, otro contenido original, no parece tenerse claro quien exactamente es su público, pero eso no quita que deje de ser fascinante y entretenido.

La producción limita el formato del docudrama a media hora y apuesta al carisma de Goldblum como un anfitrión y narrador que explora un tema de su interés.

Hay episodios dedicados a la industria de los sneakers y los mahones, junto con episodios donde el protagonista de The Fly y Jurassic Park se desborda en su fascinación por los tatuajes y el mantecado.

Uno de los mejores recursos de esta serie es que la chispa excéntrica peculiar de su anfitrión es igualada por la propuesta visual.

Eso permite que cada episodio tenga su propia identidad.

El servicio de Disney Plus incluye los títulos de distintas firmas. (Foto archivo GN)
El servicio de Disney Plus incluye los títulos de distintas firmas. (Foto archivo GN)

Marvel: The Hero Project es una serie que también asume el formato de un documental corto y trata de entrelazar historias positivas de la vida real con la obsesión actual que hay con todo lo que tiene que ver con Marvel.

Cada episodio selecciona a un niño o un adolescente que haya realizado una acción positiva de gran impacto.

Mientras el público conoce la historia del protagonista, el episodio también muestra como su historia está siendo adaptada por un equipo de artistas de Marvel que lo va a publicar como un cómic.

La estructura de esta serie es bastante fija, lo cual logra que todos los episodios registren de la misma forma. Aun así la fórmula es efectiva y no hay nada más adictivo que ver un programa que concluya con el público siempre teniendo la oportunidad de sentirse bien.

Resulta curioso que en un año en el que Disney ha estrenado varias versiones nuevas de sus clásicos animados en la pantalla grande, el mejor de estos remakes se estrene en su plataforma digital, como en el caso de Lady and the Tramp.

Este largometraje toma todo lo que funciona del filme original y le da un viraje moderno con una tecnología digital mucho más efectiva que la utilizada para permitir que los animales hablaran y cantaran en la nueva The Lion King.

Aún así, el mejor recurso de esta película es un guion que le da mayor profundidad emocional a todos los personajes.

La puesta en escena y el valor de producción de esta película está al mismo nivel que las versiones de Aladdin y Dumbo que estrenaron este año en los cines, lo que deja claro que los largometrajes originales de Disney Plus van a ser de la misma calidad de los que llegan a los cines.

En el caso de la comedia navideña Noelle los valores de producción y el alto presupuesto en despliegue no pude hacer nada para resolver los problemas de un guion defectuoso.

El personaje titular es la hija de Santa Claus, que es interpretada por Anna Kendrick.

A pesar de su buena disposición y aptitud para todo lo que tiene que ver con la Navidad, Noelle nunca va a heredar el legado de su padre.

Esto le toca a su hermano mayor (Bill Hadder), pero cuando este entra en crisis y no quiere ser el nuevo Santa, la protagonista tiene que tomar cartas en el asunto y tratar de salvar la Navidad.

Si todo eso le suena como una avalancha de clichés azucarados, pues no está equivocado.

El pecado más grande del filme es tener a Shirley McClaine en su elenco y no darle nada interesante o gracioso que hacer en pantalla.

Copyright Grupo de Diarios América - GDA/El Nuevo Dia/Puerto Rico