Tecnología

Esta es la ruta de las tecnologías exponenciales que están destrozando y cambiando industrias en el mundo

La combinación de nuevas tecnologías crea soluciones que desplazan rápidamente a las antiguas industrias

Ante las tendencias tecnológicas hay tres opciones para su empresa: esperar a que alguien las pruebe primero; adoptarlas para mejorar procesos actuales; o implementarlas pensando en innovar, creando soluciones que serán rápidamente adoptadas.

Normalmente las empresas tienden a pensar de manera lineal y se centran en las dos primeras alternativas, con la idea de avanzar en forma incremental.

El problema es que los nuevos rivales sí están aprovechando las nuevas tecnologías para innovar, como en el caso del comercio y del transporte público con las tiendas en línea y Uber o Didi.

“El modelo tradicional de cambio incremental ya no es suficiente”, advirtió Jhon Fonseca, presidente y CEO de Singularity University Summit Costa Rica, organizador del evento de megatendencias que se realizará en febrero próximo en el país.

La firma GBM apuntó el pasado 12 de diciembre –junto con IBM, Lenovo, Cisco, SAP, Microsoft y Red Hat– que este 2020 las tendencias tecnológicas estarán presididas por la expansión de los servicios en la nube y de las aplicaciones o servicios.

A la par crecerán también el uso de plataformas de Robotic Process Automation (RPA), la experiencia multisensorial y multimodal, la inteligencia artificial y la innovación digital.

¿Qué son?

Las tecnologías exponenciales –solas o combinadas– son las que aceleran, cambian y reconfiguran con rapidez las principales industrias y todos los aspectos de la vida de la población.

En el campo de la salud, el aprendizaje automático –basándose en los registros de salud y perfiles genéticos–, ayuda a prevenir enfermedades.

Tanto la realidad aumentada como la virtual son utilizadas en medicina, arquitectura, manufactura, educación, construcción y en la industria aeroespacial para distintos tipos de aplicaciones, incluyendo soporte remoto, ventas, entrenamiento de personal y diagnósticos.

Los vehículos autónomos alcanzarán un mercado de $65.300 millones en el 2027, merced al impulso de la industria tradicional (General Motors, Ford, Toyota, Volkswagen y otros) y de las firmas tecnológicas (Google, Tesla).

La tecnología de bloques, “la más transformadora del 2018”, impulsa un mercado global que sigue creciendo, mientras que la ciencia de datos adquiere un papel trascendental para las empresas y crea una fuerte demanda de talento, según LinkedIn.

En el caso de Internet de las cosas (IoT), se están probando soluciones en el agro, en la industria, en hogares y en edificios, y para la prevención de desastres naturales.

La impresión 3D –más allá del diseño, de las pruebas y de los prototipos– altera y reinventa las cadenas tradicionales de fabricación y suministro, mientras que los productos comprados a través de comandos de voz o asistentes virtuales se cuatriplicarían a $8.000 millones en el 2023.

La realidad virtual, la realidad aumentada y la impresión 3D convergen cada vez más con inteligencia artificial, drones y redes 5G para cambiar las compras.

La nanotecnología, más que ayudar a crear componentes y dispositivos más diminutos y poderosos, avanza a desarrollar patrones a escala en implantes médicos para estimular el crecimiento de las células óseas, por ejemplo.

También están en la base de la computación cuántica, que en los próximos años podría iniciar su fase de disrupción.

Palo de hockey

Todas estas tecnologías ya pasaron las etapas de investigación y desarrollo, y ahora están llegando a un punto de crecimiento exponencial: cada año la velocidad de adopción se duplica y el costo se reduce a la mitad.

El fenómeno es conocido como hockey stick o palo de hockey: si se coloca la parte larga de este utensilio deportivo en el suelo, la más pequeña hace una curva casi vertical.

Con la primera se visualiza la etapa de la investigación de las tecnologías; con la segunda, la de masificación.

El viaje exponencial de una tecnología digital, según las seis D de Peter Diamonds, inicia con la digitalización (se convierte en ciencia de la información y puede administrarse en computadoras), aunque no sea fácil proyectar sus beneficios (deceptive o engañoso).

Una vez que empieza a ser adoptada, la tecnología desplaza del mercado a viejos actores (disruptivo, como en el caso de Netflix y la venta y alquiler de videos), debido a su superioridad en efectividad y costo.

Ocurre también que los dispositivos y sus componentes, usados para aprovechar la nueva tecnología, se vuelven más pequeños (desmaterialización). Como los celulares que se redujeron primero y ahora vienen con más cámaras, biometría e inteligencia artificial.

El acceso a la nueva tecnología se masifica (desmonetización) con las economías de escala y los menores costos de desarrollo de equipos y software, como pasó con las cámaras de video y los dispositivos GPS.

La masificación también implica que los productos, los servicios y la información antes disponibles en pocos mercados, laboratorios y empresas ahora están al alcance de todo tipo y tamaño de mercado y empresas (democratización) e incluso de la población.

Las tecnologías sufren, además, mejoras tecnológicas que las hacen más eficientes, para obtener más aplicaciones y beneficios, como los robots colaborativos y los humanoides.

Pensar distinto

El que las empresas sigan el modelo incremental se debe a la falta de preparación, al escepticismo ante el cambio y a que se continúa creyendo que el incremento, el desarrollo y el progreso son lineales.

Es un asunto cultural, de mentalidad, de información y de aplicación de esa información, probablemente, en un momento cuando el principal factor de la revolución 4.0 es el conocimiento.

El costo de tomar decisiones sin entender lo que pasa con la tecnología y cómo impacta a su negocio es alto, ya que puede estar inclinándose por soluciones equivocadas o, por el contrario, no estar implementando a tiempo los nuevos recursos.

Hay otro peligro: dejar de prestar atención a algunas tecnologías que se promocionan desde hace años, como la inteligencia artificial, y no darse cuenta de sus avances tecnológicos, en costos, en aplicaciones y en impacto (en el comercio, por ejemplo).

Reducir el “estrés disruptivo” e identificar las nuevas oportunidades depende de la adopción de una nueva forma de ver, conocer y asimilar los avances. “Necesitamos pensar en crecimiento exponencial”, insistió Fonseca.

Se necesitará también adoptar las tecnologías exponenciales con menos timidez.

Algunas tecnologías exponenciales:
Inteligencia artificial (machine learning y deep learning)
Realidad aumentada y virtual
Ciencia de datos
Biología digital y biotecnología
Nanotecnología y fabricación digital
Redes y sistemas informáticos
Robótica
Drones
Vehículos autónomos
Computación cuántica
Fuente: Singularity University Summit Costa Rica
Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".