Por: Carlos Cordero Pérez.   4 febrero
La competencia entre FUTV y Tigo Sports por los derechos de transmisión exclusiva de los equipos de futbol podría reactivarse. (Foto archivo)
La competencia entre FUTV y Tigo Sports por los derechos de transmisión exclusiva de los equipos de futbol podría reactivarse. (Foto archivo)

De las varias las querellas planteadas ante la Comisión de la Promoción de la Competencia (Coprocom) contra los canales FUTV y Tigo Sports desde finales de 2019 y principios de 2020, sólo hay una resuelta. Mientras tanto, hay movimientos que apuntan a que la competencia de ambos canales por el patrocinio de los equipos de fútbol de Costa Rica tiende a reactivarse.

Las denuncias presentadas son por supuestas prácticas anticompetitivas y otras posibles infracciones a la normativa.

“Desearíamos que se avance lo más rápido posible, pero entiendo perfectamente la limitación de recursos y esfuerzos que se hacen en la Coprocom”, respondió David Solano, experto legal y abogado de las cableras que presentaron una denuncia contra Los XI Titulares de Domingo (FUTV), Televisora de Costa Rica (Teletica) y Representaciones Televisivas (Repretel).

La incursión de Tigo Sports hace varios años presionó el mercado de las transmisiones deportivas y también generó alertas cuando se cambió el modelo al pasar de ofrecer esta programación de televisión abierta a sólo los suscriptores de la televisión por paga.

FUTV —que no respondió la consulta enviada por EF— mantiene las transmisiones de los juegos locales de Liga Deportiva Alajuelense, Club Sport Herediano, Asociación Deportiva Municipal Pérez Zeledón, Municipal Grecia, Limón F. C. y Deportivo Saprissa.

Tigo Sports actualmente tiene contrato con Santos F.C., Asociación Deportiva San Carlos, Guadalupe F.C., Asociación Deportiva y Recreativa Jicaral y Sporting F.C., en el fútbol masculino, y las asociaciones deportivas de Coronado y Pococí, así como Sporting, en el femenino. La firma indicó que durante la pandemia se enfocó en mantener el apoyo económico comprometido con los equipos, pese a las interrupciones del torneo.

Este canal se empezó a comercializar sólo para los suscriptores de Tigo, pero desde agosto de 2020 se transmite en ocho cableras más: Coopelesca, Super Cable, Vocex, Cable Cartago, Coopealfaroruiz, Coopeguanacaste, Metrocom y Cable Visión. En ese momento, Tigo logró un acuerdo para incluir FUTV en su parrilla.

El pasado 24 de enero el mercado se volvió a mover cuando el Club Sport Cartaginés rompió su contrato con FUTV y anunció que en los siguientes días presentaría a la nueva televisora que tendría los derechos exclusivos de las transmisiones de los juegos que se realicen en su sede, ante lo cual se supuso que sería Tigo Sports.

El anuncio quebró la sensación de que la rivalidad de los canales por las transmisiones exclusivas había cedido. La posibilidad de nuevos movimientos dependería, según Tigo, del “apetito” de los clubes por más patrocinadores y de la creatividad y presupuesto de las marcas.

“Que FUTV y Tigo Sports coexistan debe ser visto como una oportunidad para que los clubes aspiren a más y mejores patrocinios. Más recursos económicos redundan en la profesionalización de los equipos y debe ser visto como positivo”, argumentó Roxana Sánchez, directora de relaciones corporativas y legales de Tigo.

Tigo Sports también se transmite a través de otras ocho cableras. (Foto archivo)
Tigo Sports también se transmite a través de otras ocho cableras. (Foto archivo)
Procesos

Paralelamente Coprocom continuó las investigaciones preliminares ante las denuncias presentadas y una de oficio contra ambos canales. Este es el primer paso para determinar si se realiza un proceso por supuestas prácticas anticompetitivas o alguna otra posible infracción.

En el ínterin la Comisión quedó reorganizada al final del 2020, tras la aprobación de la Ley de Fortalecimiento de las Autoridades de Competencia de Costa Rica (N° 9736) en el marco de la adhesión del país a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El principal cambio fue crear tres comisionados propietarios y dos suplentes que reciben un salario mensual en lugar de comisiónes por sesionar a la semana.

Yanina Montero, encargada del órgano técnico de Coprocom, recordó que el plazo máximo para realizar una investigación es de hasta de 12 meses. Dicho tiempo puede ampliarse por una vez hasta por seis meses adicionales, en el caso de que se investiguen varias conductas o se analicen varios mercados relevantes.

La primera de las denuncias fue contra Tigo por supuestas prácticas monopolísticas relativas, debido a la exclusividad en los derechos de transmisión de varios equipos de fútbol y por realizar tales transmisiones a través de la contratación de sus servicios de televisión por suscripción y no por televisión abierta.

El 30 de setiembre de 2020, Coprocom determinó que no existían indicios de conductas anticompetitivas.

La segunda de las investigaciones fue iniciada de oficio por la misma Coprocom por los hechos relacionados con la creación de FUTV, al contar con los derechos de transmisión que ostentaban Teletica y Repretel.

La investigación dio inicio con el fin de analizar si se presentó una omisión de notificación de una supuesta concentración entre empresas, que la ley obliga a comunicar, y si hay un acuerdo sancionable entre dos empresas que eran competidoras: Teletica y Repretel.

A esta investigación se acumuló la denuncia de un grupo de cableras que solicitaron se indague la posible omisión de la notificación y la realización de supuestas prácticas monopolísticas relativas.

Coprocom resolvió el pasado 22 de enero la ampliación de la investigación hasta por seis meses adicionales, al considerar que se trata de un estudio que involucra el análisis de varias prácticas y de varios mercados relevantes.

Para Solano, abogado de las cableras denunciantes, se podría coincidir con la Comisión en el caso de la investigación para determinar si las conductas adoptadas por FUTV constituyen prácticas monopolísticas. Otra situación es fallar en el caso de si las empresas relacionadas con este canal debían o no realizar la notificación a las autoridades.

“Me parece que para determinar si existía o no la obligación de notificar en forma previa una aparente operación de concentración, la verificación de los presupuestos es más sencilla y el derecho de la competencia exige un análisis más ágil”, reclamó Solano.

El especialista indicó que hay confianza en que, con la nueva conformación de la Coprocom, el caso podrá avanzar rápidamente y que sentará un claro precedente ante lo que considera una clara violación al régimen de concentraciones y en la comisión de prácticas anticompetitivas.

Está pendiente también una tercera denuncia: la presentada por Tigo contra FUTV por supuestas prácticas monopolísticas relativas, las cuales se relacionan con los problemas de acceso al contenido de FUTV que tuvo Tigo antes del acuerdo de agosto pasado.

“Se encuentra aún en etapa de investigación y dentro del plazo de hasta 12 meses”, detalló Montero.

Notificados
Lo que dicen las resoluciones emitidas por Coprocom:
30 de setiembre de 2020: se desestima la investigación preliminar y se ordena el archivo de la denuncia contra la empresa Millicom Cable Costa Rica por supuesta infracción a la Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor.No existen indicios de que la adquisición por parte de Tigo de los derechos de transmisión en exclusiva de seis de los 12 equipos de fútbol masculino constituya una práctica monopolística relativa.
22 de enero de 2021: Se amplía el plazo de la investigación preliminar hasta por seis meses adicionales. El análisis de la existencia de posibles conductas anticompetitivas es complejo, pues se investigan posibles conductas anticompetitivas en mercados relevantes diferentes, donde la posible conducta horizontal se presenta entre competidores y la supuesta práctica monopolística relativa se presenta en la cadena de comercialización. Se suma la posible existencia de una supuesta omisión de notificación de concentración.
Fuente: Resoluciones de Coprocom.