Por: Carlos Cordero Pérez.   14 mayo
Parte del equipo de Hound Software encabezado por Manrique Feoli (izquierda) y Adolfo Cruz (centro) después de la participación en el Mass Challenge Fintech en enero pasado. (Foto cortesía Hound Software)
Parte del equipo de Hound Software encabezado por Manrique Feoli (izquierda) y Adolfo Cruz (centro) después de la participación en el Mass Challenge Fintech en enero pasado. (Foto cortesía Hound Software)

Hound Software estaba ofreciendo su solución basada en inteligencia artificial a los bancos del este de Estados Unidos, trabajando de la mano del Massachusetts Institute of Technology y de la Northeastern University.

En el 2019 participó en uno de los programas de incubación del DCU Fintech Innovation Center, ubicado en Boston, y se quedó allá como brazo comercial de la desarrolladora costarricense Kínetos, encabezada por Manrique Feoli.

La zona es considerada el segundo Silicon Valley y brinda amplias oportunidades para la comercializar soluciones innovadores basadas en nuevas tecnologías para el sector financiero tipo fintech.

El COVID-19, que se expandió con fuerza en EE. UU., cambió la situación. “Muchos clientes se detuvieron”, reconoció Feoli.

La firma envió a Costa Rica a una parte del personal que tenía desplegado en Boston y solamente permanecieron allá dos personas, incluyendo al mismo Feoli, pues ahora las oportunidades y necesidades de negocio cambiaron drásticamente.

Funcionarios de la alcaldía de Boston y ejecutivos de firmas proveedoras de entidades de salud de Suramérica se acercaron, interesados en usar la tecnología de Hound Software para aplicaciones públicas y privadas en la atención de situaciones causadas por la pandemia.

Las empresas y entidades diseñan el flujo de sus procesos y operaciones para que la solución automatice y digitalice los pasos. (Imagen archivo GN)
Las empresas y entidades diseñan el flujo de sus procesos y operaciones para que la solución automatice y digitalice los pasos. (Imagen archivo GN)
Rápido cambio

El proyecto de Hound Software fue desarrollar una solución para comunicarse automáticamente con los clientes bancarios a través de distintos canales.

Ingresó a la incubadora, perteneciente al Digital Federal Credit Union, como parte de un grupo de 10 fintech para un programa de un año desde junio de 2018.

Como suele ocurrir, en el proceso es posible encontrar otras posibilidades de negocio.

Hound Software las encontró yendo un poco más allá de la idea original, con una solución para automatizar procesos y operaciones, de forma rápida y efectiva, con el propósito de ayudar a los bancos y a las empresas financieras y de seguros a cumplir las regulaciones.

Son soluciones del tipo Intelligence Process Automation (IPA), que incluye a la reconocida Robotic Process Automation (RPA) y va más allá: da la capacidad a los sistemas para anticipar conductas, generar juicios y mejorar los flujos.

La solución de Hound Software genera alertas cuando una transacción, una operación o un proceso va más allá de la norma regulatoria. De seguido, solicita más información al cliente o para que un ejecutivo intervenga, si se requiere su visto bueno.

No solo se evitan errores. Se evitan procesos judiciales, auditorías engorrosas, multas y problemas de imagen de marca.

En enero pasado la firma tica participó en el Mass Challenge Fintech 2020, unto con otras 150 startups, seleccionada entre más de 1.500 emprendimientos tecnológicos.

El evento es el escenario soñado por las fintech, ya que ahí se pueden contactar con compañías como Fidelity Investments, Eastern Bank, Walmart, Citizens Bank, AARP, John Hancock, Massmutual, Columbia Threadneedle, y Walmart, entre otras.

Hound Software fue enlazada con dos bancos.

Feoli explica que el desarrollo de la solución se realiza en Costa Rica, mientras que la comercialización se lleva a cabo en EE. UU. dadas las grandes posibilidades que se presentan tanto para ese mercado como para otros, incluidos los de América Latina.

Hound Software ha participado varias veces en el Mass Challenge Fintech. (Foto cortesía Hound Software)
Hound Software ha participado varias veces en el Mass Challenge Fintech. (Foto cortesía Hound Software)
El virus

La magnitud de la pandemia, la rapidez de su expansión y la urgencia de descifrar el virus hizo que desde el inicio el uso de herramientas tecnológicas se convirtieran en vitales.

Las nuevas tecnologías se han utilizado para secuenciar, mapear y buscar una solución al coronavirus, utilizando computación en la nube, big data, inteligencia artificial, machine learning, biotecnología, aplicaciones de simulación y visualización, y hasta redes sociales.

Lo serán también para la vuelta a la normalidad y el despliegue de medidas para esta etapa, como la identificación y seguimiento de las personas contagiadas y para prevenir más casos.

A nivel local otras desarrolladoras como Pernix y Grupo Babel adaptaron una solución de rastreo de contactos utilizando móviles y la tecnología inalámbrica Bluetooth.

Cuando los clientes de Hound Software detuvieron sus proyectos, otros se acercaron interesados en una solución que automatizara el proceso para seguimiento de pacientes, trámites de ayuda en instituciones estatales y organización de la atención.

En el caso de la alcaldía de Boston se interesaron por un sistema que asigne un puesto en la cola de atención a las personas, que monitoree la cantidad de clientes que realizan una gestión y que avise al que sigue cuando debe acercarse a una oficina.

De esta forma se evitan filas de personas al frente de los edificios para la entrega de diarios de alimentos, distribución de productos en comercios y pruebas de contagio o para realizar un trámite o una compra que requiere la presencia personal.

El sistema permite registrar, monitorear y notificar al personal médico correspondiente cuando una persona presenta síntomas de COVID-19 y su evolución.

La aplicación puede utilizarse con población que carece de teléfonos inteligentes, pues se pueden realizar gestiones mediante una plataforma que integra mensajes de texto, incluso.

Cada entidad crea un flujo que requiere su proceso (seguimiento de pacientes y contactos, trámite de ayuda, compra en comercio) y se programa el robot del software.

En el proceso automatizado, siguiendo ese flujo o diseño de los pasos que deben darse, se va validando la información y el cumplimiento de requerimientos, incluyendo si la persona ya solicitó un beneficio.

Se incluyen notificaciones cuando un funcionario o ejecutivo debe adoptar una decisión, según las reglas o parámetros establecidos.

El tiempo de desarrollo depende del proceso que se requiera automatizar, de los recursos disponibles y de la toma de decisiones instituciones o en la empresa. “Para nosotros es cuestión de horas”, aseguró Feoli.

Por ejemplo, en uno de los países sudamericanos, cuyo cliente pidió confidencialidad, están resolviendo cómo atender a una persona contagiada, si se le envía una ambulancia y en cuál momento.

La solución, que se brinda como servicio en la nube, sirve como conector entre sistemas distintos, islas de información o silos que existan entre instituciones o en una misma organización, lo que garantiza la rapidez de implementación y mejores costos (una décima parte de un sistema instalado).

Feoli dice que puede ser utilizada por empresas medianas (de unos 50 colaboradores en adelante) que requieren automatización de sus procesos y podría aplicarse a servicios públicos como entrega de cédula o licencia y en trámites municipalidades que implican la presencia del ciudadano.