Tecnología

IBM y nueva firma Kyndryl avanzan en proceso de separación, incluyendo a la operación en Costa Rica

Ambas empresas cuentan con vacantes. La escisión concluirá a finales del 2021

La escisión de parte de las operaciones de IBM en una nueva firma independiente llamada Kyndryl dio un paso más desde el 1.° de setiembre y concluirá en los próximos meses. El proceso implica cambios en la operación ubicada en Costa Rica que ya se están implementando.

Con este movimiento IBM se centrará en su oferta de servicios informáticos de nube híbrida abierta y de soluciones de inteligencia artificial. Localmente mantienen las operaciones de ciberseguridad y de servicios corporativos, en las que cuenta con posiciones disponibles.

Kyndryl, por su parte, se enfoca en los servicios de infraestructura tecnológica. La empresa cuenta, a nivel global, con 90.000 profesionales y una base de 4.600 clientes, incluidos 75 de las empresas Fortune 100. En el país, ya varios de los colaboradores de IBM realizaron la migración a Kyndryl. La nueva firma también tiene vacantes.

“La creación de Kyndryl, que eventualmente será una empresa pública (registrada en el mercado de valores) independiente, ha surgido a través de la separación del negocio de servicios de infraestructura gestionados de IBM”, recordó Rick Ruiz, presidente de Kyndryl para mercados estratégicos. “El 1.° de septiembre, Kyndryl asumió el control operativo, un paso importante para convertir la organización en una empresa independiente. La separación completa está planeada para ocurrir antes de fin de año”.

Ni IBM ni Kyndryl brindan información sobre la cantidad de colaboradores que tienen en Costa Rica, el número de vacantes disponibles o el porcentaje de crecimiento de puestos a partir de sus nuevas operaciones.

IBM Costa Rica opera desde 2004, según la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde), en 2014 inauguró el centro de ciberseguridad y se mantiene en las mismas oficinas centrales en la Zona Franca América, en Heredia. Kyndryl Costa Rica también está localizado en el mismo parque empresarial.

La separación ocurre cuando firmas como Boston Consulting Group, Gartner e IDC señalan una aceleración de las inversiones en tecnologías, en especial en computación en la nube. La misma IBM estima que la nube híbrida alcanzaría $1.000 millones. La compañía destaca qe se están produciendo transformaciones en meses que antes se esperaban duraran años.

Gartner destacó que las empresas superaron la etapa de llenar los vacíos que quedaron al descubierto en la pandemia y ahora avanzan, pese a que aún sufren caídas de ingresos, para invertir en soluciones que mejoren sus resultados comerciales y la respuesta ante un consumidor más digitalizado.

¿Qué queda en IBM?

La escisión de IBM en una operación que conserva la legendaria marca y en la nueva firma Kyndryl tiene como objetivo reimpulsar los servicios a nivel global. Es un paso similar al de Hewlett Packard (hoy HP) en 2014 cuando separó la actividad de “material informático” (computadoras personales e impresoras) y de la dedicada a servicios a las empresas.

A nivel global IBM sufrió un descenso de las ventas en 2019, el cual se acentuó en 2020 pese a que las empresas de diversos sectores debieron correr para implementar servicios en la nube. En este último año, después de una recuperación en 2018 y 2019, sus utilidades volvieron al nivel de 2017, cuando cayó más de la mitad de los beneficios obtenidos un año antes en 2016.

Como parte de sus esfuerzos de recuperación y fortalecimiento de su posición en el mercado, IBM —encabezada a nivel global por Arvind Krishna como presidente y Chief Executive Officer (CEO)— había comprado Red Hat (un reconocido fabricante de sistemas de código abierto) por $34.000 millones hace dos años.

“Los clientes se beneficiarán de esta plataforma de nube híbrida abierta, porque no estarán atados a relaciones con otros proveedores y se beneficiarán de la experiencia de IBM en inteligencia artificial para modernizar y digitalizar sus negocios, además de aprovechar el poder de sus datos y sistemas existentes”, dijo Patricio Espinosa, gerente general de IBM en Colombia, Venezuela y Región Caribe.

IBM misma indica que solo 20% de las cargas de trabajo de las empresas en América Latina se trasladaron a la nube. El resto se plantea migrar con cuidado y un mayor uso de inteligencia artificial, así como capacidades avanzadas en ciberseguridad. La firma apuesta que, a la par de sus servicios de nube híbrida abierta e inteligencia artificial, se entregarán soluciones apoyadas en computación cuántica y blockchain.

“Creemos que los clientes querrán una infraestructura de nube híbrida, multi-nube, sistemas de tecnología internos y formas de proteger sus datos”, reiteró Espinosa. “La gente querrá más y más opciones digitales, una inteligencia artificial más eficaz y libre de sesgos, y más ciberseguridad. IBM está muy bien posicionada para asegurarse de que nuestros clientes puedan cumplir con esos requisitos crecientes para sus clientes finales”.

¿De qué se encarga Kyndryl?

Kyndryl se enfocará en la modernización de infraestructura tecnológica y la transformación digital en empresas clientes de todas las industrias, a partir del acceso a más de 3.000 patentes y seis servicios globales : la nube; aplicaciones, datos e inteligencia artificial, seguridad y resiliencia, servicios gestionados de la nube, servicios de red y entornos de trabajo digital.

Este miércoles 8 de setiembre la compañía anunció a Harsh Chugh como su CEO, un ejecutivo con 20 años de experiencia en ingeniería, consultoría, finanzas y operaciones. Anteriormente estuvo en PlanSource, un proveedor tecnológico, como gerente financiero. Previamente también estuvo en la misma IBM (en posiciones en EE. UU., China y Singapur) y en PwC (en servicios de suministros para firmas de telecomunicaciones).

El nombre de la firma escindida se deriva de las palabras kinship (parentesco) y tendril (el apéndice de una planta trepadora), con las que se quiere enfatizar que las relaciones con las personas (empleados, clientes y socios) son el centro de la estrategia. Los servicios asociados a esta nueva empresa generaban un 25% de las ventas de IBM.

La nueva firma también abarca servicios de implementación y asesoría con ejecutivos experimentados para entornos digitales y la adopción e integración de tecnologías avanzadas.

“La empresa ofrece una plataforma de gestión en la nube con capas de integración y orquestación que admiten pilas de tecnología en una plataforma de varios proveedores”, indicó Ruiz. “Kyndryl está completamente enfocado en modernizar las infraestructuras de propiedad de los clientes”.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".