Por: Krisia Chacón Jiménez.   29 mayo
La resolución de conflictos y procesos legales se arman de tecnología para ofrecerles a las personas, empresas y entidades gubernamentales las herramientas necesarias para evitar la tramitología y abaratar costos. Foto: Shutterstock.
La resolución de conflictos y procesos legales se arman de tecnología para ofrecerles a las personas, empresas y entidades gubernamentales las herramientas necesarias para evitar la tramitología y abaratar costos. Foto: Shutterstock.

¿Se imagina resolver un proceso de divorcio, un accidente de tránsito menor o un conflicto familiar o de negocios desde su computadora?

Los procesos legales se arman de tecnología para ofrecerles a las personas, empresas y entidades gubernamentales las herramientas necesarias para evitar la tramitología y abaratar costos.

Las dos principales tendencias que marcan el futuro del derecho son el análisis de datos y la resolución de conflictos.

El análisis de datos basado en sistemas de Inteligencia Artificial (IA) ya puede predecir cuál es la probabilidad que tiene un exconvicto de volver a delinquir, o bien cuál es el porcentaje de probabilidad que tiene un acusado de ser culpable o inocente, con base en las pruebas presentadas ante la corte.

Por su parte, la resolución de conflictos y otros procesos legales usan tecnologías como blockchain para garantizar transparencia y seguridad, por ejemplo, en la transferencia de tierras, hipotecas, registros de propiedades y compra y venta de bienes.

Si bien es cierto que un robot no puede reemplazar a un abogado, la tecnología se encamina hacia la automatización de las tareas repetitivas en el quehacer legal.

Innovación permea la legalidad

El 23% de las tareas de un abogado pueden ser automatizadas, afirma el McKinsey Global Institute en su estudio A future that works: Automation, employment, and productivity.

En las labores de un notario, por ejemplo, la probabilidad de automatización es alta. Los sistemas tecnológicos ya son capaces de efectuar gran parte de sus tareas, como completar escrituras.

A corto plazo, los clientes dejarán de estar dispuestos a pagar altas tarifas por hora a los bufetes para que los abogados junior realicen tareas de rutina. La automatización será la encargada de efectuar esas labores de forma más rápida y a menores costos.

Una de las claves que ha potenciado el desarrollo de tecnologías en las áreas legales es la comprensión del lenguaje natural, debido a que los sistemas de IA son capaces de comprender los distintos formatos de los documentos y la información que debe incluirse en cada proceso legal.

La combinación de tecnología y derecho ha propiciado un ambiente de innovación. Muestra de ello son las más de 280 startups legales que han recaudado $757 millones desde el 2012 hasta la actualidad, según datos de la firma de investigación CB Insights.

Un caso innovador en la región de la implementación de la tecnología en procesos legales es el de “Blockchain Tierras” en Colombia.

La Universidad Nacional de Colombia, con el apoyo del Ministerio de Tecnología, desarrolló el año pasado un prototipo de registro de terrenos en la Agencia Nacional de Tierras (ANT) –encargada de restituir tierras a las víctimas del conflicto armado en ese país–.

El proceso consta en registrar los datos del predio y esperar por la resolución positiva del juez.

El papel de "Blockchain Tierras” es encargarse de generar el registro de los datos y brindar la protección de los mismos a través de criptografía y la verificación biométrica de los usuarios del sistema.

Con el blockchain se asegura la legitimidad del registro y la conservación de tales datos en el tiempo.

La implementación de la cadena de bloques sustituye las tareas que normalmente efectuaría un notario, y lo hace de forma rápida, automatizada y a menores costos.

Otro protagonista es el uso de análisis de datos, debido a que las computadoras pueden extraer la información necesaria para agilizar los trámites que conllevan los distintos procesos legales. Es un insumo tanto para jueces como para abogados.

Por ejemplo, la plataforma ROSS de IBM es una herramienta de investigación legal que funciona como un buscador de jurisprudencia y documentación más avanzada que otras plataformas.

Las técnicas que ROSS aplica son el procesamiento de lenguaje natural y machine learning para aumentar la calidad de los resultados obtenidos y reducir el tiempo invertido en ello.

“La tendencia en el mundo es que los conflictos pequeños o temas de consumo puedan ser eventualmente resueltos con inteligencia artificial”, afirmó María del Mar Herrera, gerente senior de EY Law.

En el caso de la resolución de conflictos de forma virtual, existen programas que toman las comunicaciones entre dos personas que discuten y extraen el ruido.

Es decir, las plataformas filtran los insultos, ofensas y agresión que podría recibir la otra persona y que eventualmente generarían resistencia a la hora de negociar. En su lugar, las herramientas presentan un mensaje limpio de ruido para que se estimule la anuencia a llegar a un acuerdo.

Como sucede en el resto de las industrias, en el ámbito legal queda camino por recorrer en cuanto al reconocimiento y adopción de estos avances.

“Estas tecnologías ya no son una opción. Vienen, nos guste o no, por lo que hay que hacer un cambio de cultura y pensar en digital”, acotó Herrera.

El temor a la pérdida del trabajo, el miedo de no poder usar las herramientas correctamente y las dudas acerca de la efectividad son parte de los retos que se tienen por delante en la adopción de la tecnología en derecho.

Un robot todavía no llegará a defenderlo ante un caso judicial, pero en la actualidad el derecho se prepara para ser más eficiente con el uso de la tecnología.

Tecnologías con impacto en las áreas legales:

Tecnología Rol en la abogacía
Big data La capacidad de almacenar y gestionar grandes cantidades de información transforma el trabajo. Las herramientas para almacenar datos reducen costos y hacen más sencillo el proceso de comprobación de grandes cantidades de datos que se usan para realizar todo tipo de operaciones.
Blockchain En el sector jurídico, esta tecnología se ha utilizado para realizar el seguimiento de las transacciones. Esta cadena de bloques es muy difícil de modificar, por lo que puede proporcionar un registro completo de cualquier transacción.
Machine learning Esta tecnología permite aprovechar el poder de los algoritmos para clasificar los documentos legales. Por ejemplo, si una empresa tiene mil acuerdos por revisar y clasificar, se empieza por hacerlo manualmente para que, sobre la base de esa primera selección, un algoritmo continúe con el resto de los documentos sin ningún tipo de intervención humana.
Bots Algunos despachos, especialmente aquellos que necesitan interactuar con miles de clientes de manera eficiente, utilizan esta tecnología para facilitar la comunicación y atención externa.
Fuente IE Law School, España.