Tecnología

Internet de banda ancha cuesta menos, pero sigue estancada en velocidad de subida

ICE anuncia que lanzará servicios con la misma capacidad de descarga y carga para hogares y pymes

Las tarifas de Internet fija bajaron en los últimos años y ya es posible adquirir un enlace de 100 Mbps de velocidad por menos de ¢40.000 en Costa Rica en los planes de doble play (que incluyen televisión por suscripción).

Los operadores, sin embargo, mantienen ofertas con menores capacidades de carga de datos, lo que puede afectar la generación de información, videoconferencias o producción de contenidos desde los hogares y las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Las firmas indican que realizan continuas inversiones de infraestructura, mejoras y optimizaciones en sus redes para mejorar la resiliencia y la experiencia de los usuarios en conectividad desde hace varios años, incluyendo paulatinas migraciones de los servicios de cable módem (HFC) a fibra óptica en los casos de Telecable y Cabletica.

Telecable, que ofrece enlaces en HFC y fibra óptica, comercializa velocidades simétricas en su servicio de fibra óptica, pero su servicio de 100 Mbps tiene una tarifa de ¢47.025 en el paquete de doble play, sujeto a cobertura de su red.

En el horizonte podrían ocurrir más cambios. El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) adelantó que ofrecerá servicios simétricos. “Próximamente pondremos a disposición de nuestros clientes una oferta simétrica para hogares y pymes. Se comunicará su disponibilidad de manera oportuna”, dijo Isaac Vargas, jefe de la unidad de productos y servicios de telecomunicaciones del ICE.

Ya hay operadores ofreciendo velocidades simétricas. Coopelesca, por ejemplo, ofrece un plan de doble play de 100 Mbps de subida y bajada por ¢37.375 en la zona norte, también sujeto a disponibilidad de la red. Coopeguancaste también comercializa un servicio de 100 Mbps por ¢40.995 en doble play. Ambos en fibra óptica.

La Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) indicó, en su último informe de estadísticas del sector, que los precios de Internet fijo residencial descendieron en los últimos tres años. En promedio, los servicios de 100 Mbps tenían tarifas de ¢44.000 para los planes de doble play y de ¢50.000 para triple play (con telefonía fija) al final del año anterior.

De acuerdo a los datos de Sutel la cantidad de suscriptores de Internet fijo aumentaron de 636.087 en el año 2016 a 992.725 en 2020. Sin embargo, y pese a un incremento en las conexiones de fibra óptica, menos del 15% de los suscriptores tienen enlaces superiores a los 50 Mbps de descarga, según las mismas estadísticas.

El estancamiento en el acceso a velocidades mayores normalmente tiene que ver con la posibilidad económica de las familias para contratar los servicios de mayores velocidades pese a la disminución de precios, la disponibilidad de las redes con las capacidades para esos anchos de banda y a los problemas de infraestructura que se presentan en varios cantones.

Movimientos

Los operadores aseguran que revisan constantemente la oferta de servicios según los requerimientos de conectividad de los consumidores, incluyendo la velocidad de Internet.

El ICE anunció a finales de julio una promoción para su servicio de Internet fijo a nivel doméstico, que permite a los clientes nuevos a adquirir y a los suscriptores actuales migrar a un servicio de fibra óptica de 100 Mbps de descarga y 12 Mbps de carga.

Vargas explicó que la oferta del plan de Internet y televisión de ¢38.900 (IVAI) corresponde a un precio especial en la velocidad de 100 Mbps, el cual estará disponible hasta el 27 de septiembre de 2021.

“Todos los clientes que durante este período contraten dicho plan podrán disfrutar del precio de forma permanente y durante el tiempo que mantengan el plan. También aplica para clientes actuales que realicen un aumento de velocidad a 100 megas”, recalcó el funcionario.

Podría ser suficiente. Según el funcionario, un enlace de 50 Mbps sería viable para una familia de cuatro miembros, que conecta de ocho a 10 dispositivos a Internet, teletrabajan o estudian en el hogar y utilizan usualmente aplicaciones como Spotify, Netflix o YouTube.

Vargas indicó que para un servicio streaming estándar se podría considerar la velocidad de 3 Mbps de subida “como satisfactoria”. Si fuera de alta definición debería ser de 5 Mbps como mínimo.

Si la persona realiza una videoconferencia, los 50 Mbps de bajada serían ideales y los 100 Mbps permitirían más estabilidad, en ambos casos aunque se estén usando otros dispositivos. Pero cuando la persona debe intervenir en la videoconferencia “estará consumiendo la velocidad de carga asignada en su plan”.

Los operadores recomiendan sumar 10 Mbps en la velocidad de bajada por cada persona en el hogar, de forma que —partiendo de una base de 40 o 50 Mbps— se requerirían 100 Mbps para un hogar entre cinco y siete personas que realicen teletrabajo, estudio virtual y videoconferencias, al tiempo que utilicen streaming.

José Gutiérrez, gerente de regulación, comunicación y relaciones públicas de Cabletica, explicó que no existe una respuesta estándar sobre la velocidad óptima, pues dependerá siempre de una serie de factores tales como el tipo de aplicaciones que necesite utilizar cada usuario y sus combinaciones, tipo de contenido y la concurrencia, entre otros. “La experiencia de tres o cuatro usuarios navegando o en streaming puede ser diferente a tres o cuatro usuarios gamers”, dijo Gutiérrez.

Los operadores recalcan que tienen un abanico de posibilidades según los requerimientos de los clientes. “Ofrecemos paquetes diferenciados para cada estilo de vida en internet simétrico y asimétrico tanto en fibra óptica como en HFC”, dijo Juan Carlos Rodríguez, director de tecnología de Telecable.

Diferencia

El problema es lo que los operadores suponen lo que los usuarios requieren como velocidad de subida, y se justifican indicando que los suscriptores cargan menos datos de los que se descargan incluso cuando están en teletrabajo, educación virtual o generan contenidos para sus emprendimientos.

Las ofertas en este caso mantienen una particular relación entre la cantidad de bajada y la de subida. Los servicios de 100 Mbps, por ejemplo, tienen como contraparte velocidades de carga o subida de 5, 10, 12 y 20 Mbps en las ofertas que comercializan Cabletica, Tigo, ICE y Telecable (en este caso en el enlace de cable módem o HFC).

Las conexiones de 200 Mbps tienen velocidades de bajada entre 10 y 20 Mbps. Telecable (en HFC) y el ICE ofrecen enlaces de 500 Mbps y con 20 y 50 Mbps de descarga, respectivamente.

Aparte de la capacidad para subir datos, hay que tomar los factores que deterioran la calidad del servicio en esta vía.

La velocidad de carga se ve afectada, según los mismos operadores, por la tecnología del enlace (cable módem o fibra óptica) e incluso por el tipo de aplicaciones (por ejemplo, en videoconferencia) que se utilice, así como la cantidad de personas en una llamada.

“En general, una velocidad de subida superior a los 3 Mbps va a tener una buena experiencia para el usuario”, afirmó Gutiérrez, de Cabletica.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".