Por: Carlos Cordero.  15 febrero
Ana Castillo, de Nómada Wearable Art, empezó a comercializar sus productos a través del sitio Las Pérez. Envió uno y pronto comprobó los resultados. (Foto Diana Méndez).
Ana Castillo, de Nómada Wearable Art, empezó a comercializar sus productos a través del sitio Las Pérez. Envió uno y pronto comprobó los resultados. (Foto Diana Méndez).

Con la misión de convertirse en el vitrina virtual para que los emprendedores costarricenses le saquen provecho al comercio en línea nació el sitio Las Pérez el 15 de noviembre del 2017 .

"Ha sido un reto", dijo Irene Rosich, una de las socias fundadoras de Las Pérez. "Hemos sido claros que es una plataforma muy innovadora y que hay que ganar confianza".

Uno de los emprendimientos que lo está aprovechando es Nómada Wearable Art, que se define como una marca de "productos de día a día" con arte, diseño y propósito.

Nómada fue creada en 2015 y la idea es tener cada mes ediciones especiales de paños y alfombras, por ejemplo, con creaciones de artistas y diseñadores emergentes, que de esta forma pueden exponer sus obras, siguiendo la tendencia de colaboración llamada "cocreación" o "corading".

Los ingresos se distribuyen entre los diseñadores, la marca y una causa social. La primera que se realizó fue para un niño que requería una terapia especial.

La iniciativa venía usando plataformas de comercio electrónico fuera del país como Etsy, Society6 y Tictail. En el país comercializa sus productos en tiendas en varias playas del Pacífico y en tiendas en Escazú y Barrio Amón.

Cuando le presentaron Las Pérez, Ana Castillo, dueña y creadora de Nómada Wearable Art, envió un paño nada más. En diciembre se vendieron 45 unidades a través de la plataforma. "Nos sorprendió. Fue una sorpresa muy buena", dijo Castillo.

Con Las Pérez también descubrieron un nuevo mercado en las zonas rurales, pues recibieron pedidos de varias regiones del país.

Las creaciones de Nomada Wereable Art incluyen diseños de diversos artistas. (Foto Diana Méndez)
Las creaciones de Nomada Wereable Art incluyen diseños de diversos artistas. (Foto Diana Méndez)
Alternativa

La plataforma fundada por Rosich y su socia Manuela Jiménez, nació debido a los altos costos que representa para los pequeños negocios tener un sitio web de ventas.

Las Pérez se hace cargo tambien de la logística, a través de servicios de empresas reconocidas al exterior, por medio de mensajeros a clientes en el Área Metropolitana y vía Correos de Costa Rica para clientes de las regiones.

Los empresarios reciben, además, asesoría en mercadeo digital, sobre la presentación de los productos y en la formalización de sus empresas, para generar confianza en los clientes potenciales.

A los negocios que venden a través del sitio se les cobra una comisión, la cual varía dependiendo de si dejan productos en inventario o si hay que ir hasta la sede de la empresa a recoger la mercadería cada vez que hay un pedido.

A los compradores se les asegura el cumplimiento de la nueva normativa local de comercio electrónico, incluyendo las condiciones y políticas de garantía y devoluciones.

En la actualidad se pueden encontrar más de 300 productos de 10 empresas, desde vestidos de baño, camisetas, paños de microfibra, productos orgánicos para cuidado de la piel, ropa deportiva y para yoga, y accesorios.

La puerta está abierta a los emprendedores que deseen aprovechar este canal. "Hay mercado para todos. Es más fácil unirse y tener más fuerza, que competir entre todos. El concepto es de crear una comunidad", insistió Rosich.

La plataforma Las Pérez permite que los emprendedores puedan comercializar sus productos a nivel local y con la logística necesaria para hacer llegar los pedidos a los clientes.
La plataforma Las Pérez permite que los emprendedores puedan comercializar sus productos a nivel local y con la logística necesaria para hacer llegar los pedidos a los clientes.
Auge en línea

No es la primera vez que se plantea una plataforma de comercio electrónico que pueda ser aprovechada por distintos empresarios. Entre 2000 y 2001 se impulsaron varias iniciativas de comercio electrónico mediante malls virtuales, pero la crisis de las puntocom y la escasa receptividad local frenó su desarrollo.

En los últimos años varias cadenas de comercio detallista como Ekono, Gollo y Grupo Monge están impulsando sus propios canales de venta en línea, aprovechando la cobertura que tienen a nivel nacional con sus tiendas.

85% de los usuarios realizaron transacciones en línea y 35% adquirieron artículos personales a través de Internet, según el estudio Red 506.

Otros negocios, especialmente micro y pequeñas empresas, también han recurrido a desarrolladores de páginas web o crean páginas y cuentas en Facebook o Instagram para promocionar sus productos. En estos casos los clientes se comunican vía aplicaciones de mensajería (Messenger y WhatsApp).

Del lado de los consumidores la tendencia es adoptar los hábitos y expectativas de compras en línea, especialmente entre los consumidores digitalizados, siguiendo los estándares de los sitios como Amazon, eBay, Wish, Alibaba o Aliexpress. Esto obliga a los emprendedores a adaptarse y cumplir estos niveles de exigencia.

En el año 2017 el 85% de los usuarios realizaron transacciones en línea y 35% adquirieron artículos personales a través de Internet, según el estudio Red 506 de Unimer para EF.

También las empresas han ido avanzando a ofrecer productos y servicios en línea.

Un estudio de Deloitte para EF, realizado en el 2017 también, mostró que el 50% de las grandes empresas afirman tener sitios web que permiten a sus clientes realizar compras.

Un 18% indicó que tienen aplicaciones móviles con esa facilidad y sólo 29% no ofrecen esa posibilidad, de acuerdo al mismo reporte.

Manuela Jiménez e Irene Rosich son las socias y creadoras del sitio web Las Perez. (Foto Diana Méndez)
Manuela Jiménez e Irene Rosich son las socias y creadoras del sitio web Las Perez. (Foto Diana Méndez)
Requisitos

El éxito de las iniciativas digitales locales dependería de la transparencia en la información, el cumplimiento en la promesa comercial y, la eficiencia en los procesos de todo el ciclo de relación con el cliente.

Asimismo, influye la calidad del servicio y el respeto de las garantías, la diferenciación y la comprensión del cliente local, entre otras condiciones.

"Los clientes están ya motivados", dijo Gilles Maury, líder de práctica digital de Deloitte Clúster Costa Rica. "El reto radica del lado de la oferta local".

50% de las grandes empresas afirman tener sitios web que permiten a sus clientes realizar compras, según un estudio de Deloitte para EF.

Las empresas que se lanzan a vender por medio de Internet también deben estar preparadas para diferentes situaciones que les plantean los consumidores.

Hay clientes que prefieren pagar mediante transferencias bancarias, en lugar de tarjeta de débito o de crédito; plantean contactar a alguien directamente; o tienen temor de enfrentar un proceso de devolución de mercadería.

Rosich cree que ahora hay muchas oportunidades, pues el banco solo cobra una comisión por venta que negocia la plataforma, hay más canales y servicios de logística para entrega de productos y el mercado cambió definitivamente.

Incluso ve una oportunidad en las zonas rurales, pues los consumidores tienen la posibilidad de comprar productos y encontrar precios que no se ofrecen en sus regiones.

"La idea es hacerlo bien. Ganar confianza", recalcó Irene Rosich. "Creemos que este año se desarrollará el comercio electrónico en el país para las empresas locales".