Por: Carlos Cordero.   5 julio, 2018
Los consumidores se sienten cada vez más cómodos y seguros para realizar compras en línea con tiendas locales.
Los consumidores se sienten cada vez más cómodos y seguros para realizar compras en línea con tiendas locales.

Los consumidores en Costa Rica dieron el salto de consultar información de productos y servicios en Internet de empresas locales a realizar sus compras por esta vía. Y las empresas incursionaron, se apuntaron con distintas plataformas y servicios de logística.

Correos de Costa Rica actualmente registra más de 600 pequeñas y medianas empresas (pymes) en su servicio Pymexpress para la distribución de envíos a nivel nacional.

La empresa pública cuenca con 110 sucursales, 18 centros regionales de distribución, 43 apartados inteligentes y una flotilla de 750 vehículos para hacer entregas en 24 horas dentro del Gran Área Metropolitana (GAM) y en 48 horas fuera de esta zona.

El servicio inició a principios del 2017 con unos 1.700 envíos en los primeros meses. Actualmente se entrega un promedio de 20.000 paquetes mensuales.

Durante el 2018 el crecimiento de clientes es de 15% mensual en promedio, mientras que se acumulan más de 100.000 envíos hasta junio anterior.

Uno de los factores que ayudan en ese crecimiento son las tarifas, “acordes a las posibilidades de las pymes” dice la entidad.

También que los compradores encuentran el servicio de entrega (indicando costos, dirección y tiempo del envío) en la tienda donde están comprando en línea, obtienen el código de rastreo y pueden monitorear su estado desde el sitio web y la app de Correos.

Ahora también se ofrecerán herramientas para las pymes que no tienen cómo financiar su tienda en línea.

“Estamos trabajando en un par de proyectos que buscan resolver estos retos en el corto plazo”, anunció Jorge Solano Méndez, gerente comercial de Correos de Costa Rica.

La mayor aceptación de los servicios de compra en línea a nivel local se genera a partir de la adaptación de los usuarios costarricenses a servicios como Netflix, Spotify y Uber, así como las experiencias en las compras globales en Internet como Amazon y Wish.

Asimismo, hay mayor preocupación de las empresas por garantizar un mejor servicio y avances para el uso de las tarjetas de débito o crédito, transferencias bancarias, plataformas tecnológicas e iniciativas empresariales.

También pesa el intenso uso de la población de dispositivos móviles y computadoras, quienes se informan también por esos medios de servicios, productos, precios y ofertas.

"Las empresas no tienen otro camino que entrar en comercio electrónico”, explicó Jeffrey Chaves, gerente general de Nidux, una plataforma para crear tiendas en línea.

Más plataformas

El estudio Red 506, que se presentará el próximo 11 de julio en el Hotel Wyndham Herradura, muestra que los usuarios locales realizan más búsquedas de productos e información de precios a través de sus móviles.

Asimismo, que hay un mayor uso del Messenger de Facebook para consultas con las empresas, aunque las empresas se han enfocado en WhatsApp.

El informe Red 506 se basa en datos de más de 2 millones de usuarios costarricenses de telefonía móvil.

El crecimiento de la oferta y demanda de servicios en línea también se constata a través de las nuevas iniciativas que existen en el mercado para apoyar a las pymes a tener su tienda en Internet, como el caso de Las Pérez, Sula y Nidux.

Las Pérez es una plataforma de comercio electrónico que inició en noviembre del 2017 y en febrero contaba con una oferta de más de 300 productos de unas 10 pymes.

El informe Red 506 presentará información actualizada de 2 millones de usuarios sobre uso de apps y redes sociales. El evento será en el Hotel Wyndham Herradura.
El informe Red 506 presentará información actualizada de 2 millones de usuarios sobre uso de apps y redes sociales. El evento será en el Hotel Wyndham Herradura.

Sula es una herramienta para que las empresas puedan ofrecer el pago en línea, facilitando que más empresas puedan incorporar el comercio electrónico si una inversión muy alta, en menos tiempo y sin complicaciones técnicas.

Hace tres meses se lanzó el piloto y actualmente ya tienen 25 empresas afiliadas, casi todas enfocadas en ecommerce en el país. Aunque actualmente crecen a una tasa de 40%, se espera que en un año el crecimiento mensual se estabilice alrededor del 15%.

Cada una de las empresas estaría realizando entre 20 y 30 ventas en línea al mes. La proyección es vender hasta ocho veces más en un año.

“El mayor reto es que la cultura de ecommerce debe evolucionar orgánicamente, tanto los comercios como los consumidores”, dijo Javier Madrigal, gerente de ventas de Sula.

Nidux cuenta ya con 400 empresas que utilizan su plataforma para levantar la tienda en Internet, el 98% enfocada a vender localmente, que colocan unas 2.200 ventas por mes.

Es un buen síntoma. Hace cuatro años Nidux sólo tenía 50 empresas. Además, en agosto próximo superarían las 24.500 entregas que realizaron en todo el 2017.

Chaves recalca que el reto principal para las empresas locales es entender que el comercio electrónico es más que una página web con un carrito de compras y cómo puede potenciar tanto sus ventas en Internet como en las tiendas físicas.

Las cadenas comerciales también

Las cadenas detallistas –como Tiendas Ekono, Gollo y Grupo Monge– también están realizando fuertes esfuerzos de venta a través de sus sitios web.

Ekono lanzó su tienda en línea en diciembre del 2017 con la promesa de lanzar y mantener ofertas llamadas “Rebajas Flash” por 24 horas, así como vender artículos en vestuario, moda, hogar, decoración, belleza, salud, entretenimiento y tecnología.

El envío de las compras se realiza precisamente a través de Correos de Costa Rica.

Gollo y Grupo Monge en cambio aprovechan sus puntos de venta tradicionales y la logística que cuenta en ellos para la entrega de las compras en línea.

La Gollo Tienda actualmente tiene más de 100.000 clientes registrados y por mes recibe más de 60.000 visitas.

“Cada mes tenemos más de 1.000 usuarios comprando y realizamos más de 1.200 entregas”, afirmó Eduardo Córdoba, gerente de mercadeo de Gollo.

La marca reporta que cada año duplican el crecimiento en clientes y ventas, lo que se atribuye a la facilidad y seguridad de comprar en línea (sólo cinco pasos) y a la preferencia de los clientes por realizar transacciones vía Internet en la casa o el trabajo.

La experiencia se complementa con un chat para la atención de los compradores y las posibilidad de realizar compras desde cualquier dispositivo, consultar los estados de cuenta y de enterarse sobre las promociones a través del sitio web y la app.

Gollo también ofrece las posibilidades de financiamiento para compras de artículos, promociones, precios diferenciados y la promesa de entrega en 24 horas, un plazo que según Córdoba debe reducirse.

Grupo Monge, que también ofrece similares facilidades, cuenta con 40.000 clientes registrados en su tienda virtual y ha llegado a contabilizar más de 3,5 millones de visitas.

El crecimiento no se detiene tampoco aquí.

Según Marcela Ledezma, gerente regional de ecommerce de Grupo Monge, en el primer semestre del 2018 se creció 28% en comparación al mismo periodo del 2017.

La ejecutiva también atribuye el éxito a la oferta de la compañía en su tienda en línea y asegura que el principal reto para las empresas locales es tener claro que la transformación digital implica, aparte del uso de las tecnologías, entender al cliente y sus necesidades.