Tecnología

¿Qué hace Intel en el laboratorio de soporte y las tres nuevas unidades inauguradas en Costa Rica?

Intel expande su Centro de Investigación y Desarrollo con la ampliación de un laboratorio de soporte único en la compañía y tres nuevos grupos de ingeniería; la firma supera los 3.500 puestos en el país y tiene 500 vacantes para el resto del año 2022

Para garantizar que los equipos informáticos viejos —que los clientes a nivel mundial todavía conservan y usan— funcionen con la confiabilidad y seguridad requeridas, en Intel Costa Rica se realizan las pruebas de validación.

La labor está a cargo de los grupos de ingeniería del Centro de Investigación y Desarrollo de Intel en Belén, específicamente del Laboratorio de Soporte Extendido, cuya expansión anunció la compañía este 24 de mayo.

La firma también informó de la creación de tres unidades adicionales —un centro de tecnología Microsoft, una de validación de procesadores y otro de desarrollo de chipsets— y la ampliación del Grupo de Manufactura de Ingeniería de Producto, con lo que la compañía tiene 300 vacantes durante el resto de este 2022. Estas se unen a las ya 200 disponibles y que completan una oferta total de 500 empleos.

El aumento global de la demanda de equipos y dispositivos, las nuevas tecnologías (las llamadas computación ubicua o en todo sitio, la conectividad omnipresente, la infraestructura de la nube hasta el borde y la inteligencia artificial) y la necesidades de suministros de componentes en el continente de América empujan la expansión de la planta local de Intel.

“Crecemos respondiendo a una necesidad del mercado en donde necesitamos más capacidad y esa capacidad es humana también”, dijo Ileana Rojas Saborío, vicepresidenta en el Grupo Global de Ingeniería de Diseño y gerente general de Intel Costa Rica.

En 2021, en medio de la actual escasez mundial de chips, las empresas de semiconductores aumentaron la producción y la innovación para hacer frente a la alta demanda persistente, lo que llevó a un récord de ventas de chips y envío de unidades.

Las ventas globales de semiconductores alcanzaron los $556.000 millones en 2021, de las cuales el 46% son de empresas de semiconductores de Estados Unidos.

Para seguir siendo competitivos en la industria, los fabricantes de semiconductores de EE. UU. invirtieron $50.000 millones en investigación y desarrollo. Según la Semiconductor Industry Association (SIA), que reúne a estas compañías, es “la cifra más alta de la historia”.

Expansión

Intel cuenta en Costa Rica con una planta de ensamblaje y prueba de procesadores, reabierta en el 2021 y que utiliza el 27% de los más de 3.500 colaboradores que la firma tiene. En esta planta se ensamblan, prueban, empacan y se envían directamente a los clientes algunos de los principales servidores que ofrece Intel al mercado.

Tiene también un Centro de Servicios Globales que diseña, ejecuta y transforma procesos de negocio multifuncionales a nivel global en finanzas, recursos humanos, ventas y mercadeo y la cadena de suministros. Aquí se emplea otro 25% de la fuerza laboral.

El Centro de Investigación y Desarrollo es, según la compañía, el más grande y el mayor exportador de estos servicios en el país, dedicado al diseño, prototipo, prueba y validación de soluciones de circuitos integrados y plataformas. Este Centro emplea al 48% de la fuerza laboral y es donde ahora se realiza la expansión anunciada este 24 de mayo y donde se ubica la mayor parte de las vacantes.

Cuenta con tres áreas: de software, de pruebas y de plataformas. En ésta es donde se ubica el Laboratorio de Soporte Extendido.

El Laboratorio se instaló en 2019 y actualmente la firma está duplicando su capacidad a 2.500 metros cuadrados para albergar hasta 6.000 plataformas de hardware y software, brindando soporte a productos que la corporación ha creado desde hace 10 años.

El laboratorio cuenta con equipo de validación que los ingenieros pueden usar remotamente, desde cualquier parte del mundo, las 24 horas los siete días de la semana. Los servicios incluyen una base de datos de activos físicos y digitales disponibles, verificación y acceso para pruebas y depuraciones. El laboratorio genera 160 empleos, entre colaboradores directos y contratistas y se espera que sume 50 más en lo que resta del año.

Rojas explicó que el laboratorio venía creciendo en el tiempo. Anteriormente se tenía una capacidad para 3.000 plataformas y se tenía en otro edificio. El traslado se realizó paulatinamente para no detener su operación.

“Tenemos un inventario de activos digitales, tanto de productos recientemente sacados al mercado como productos de hasta hace 10 años”, indicó Rojas.

Dependiendo de lo que los ingenieros necesitan probar (por ejemplo, para verificar el tema de seguridad porque algún cliente tiene alguna inquietud particular) se configura una plataforma en la misma condición (memoria, sensores, dispositivos de conexión, microprocesadores) que tiene el cliente, como un clon.

Para esto se realiza una investigación para simular el equipo en su condición e identificar cuál es el problema, si es que hay alguno a nivel de hardware, software o de integración de la plataforma. “Se hacen pruebas de optimización y también para ver la condición de seguridad y de rendimiento que tiene. Si es necesario, los ingenieros liberan una actualización para ellos”, explicó Rojas.

Nuevas unidades y más expansiones

Las tres tres nuevas unidades de negocio incluyen al Intel Microsoft Technology Center, desde donde se colabora directamente con Microsoft en la definición, desarrollo y máximo aprovechamiento de sus nuevas tecnologías en arquitectura Intel. Esta unidad de negocio trabaja con aplicaciones de aprendizaje automático o machine learning, virtualización, telemetría y validación.

Otra nueva unidad es la de ingeniería de validación de procesadores que se especializa en el desempeño y uso de la potencia de los procesadores. Esta unidad trabaja en conjunto con organizaciones de arquitectura en la implementación de pruebas, automatización y configuraciones relacionadas con el desempeño y consumo de energía de los diferentes componentes de un procesador moderno.

La tercera nueva unidad es la de desarrollo y diseño de chipsets, un microchip adicional que se encarga de toda interfaz entre la computadora con otros dispositivos como cámara, audífonos y puerto USB, entre otros y del manejo de potencia de la plataforma, la batería y sensores.

La unidad trabaja en la parte inicial del ciclo de vida del producto, realizando el diseño lógico del comportamiento del chip. Rojas resaltó que se trabaja a nivel lógico porque todavía no está el producto físico para poder probarlo.

Intel había fabricado chipsets en el país hasta el cierre de la planta de manufactura en 2014 y el hecho de ahora pasar a encargarse del diseño muestra el ascenso en términos de valor agregado de la operación local.

Por su parte, el Grupo de Manufactura de Ingeniería de Producto, también a cargo de Rojas, tiene más de 600 personas en Costa Rica y en los próximos meses crecerá en más de 150 personas.

El Grupo viene evolucionando desde el año 2014, cuando empezó como parte del Centro de Investigación y Desarrollo creciendo y aumentando la importancia de su rol en el desarrollo de productos y de manufactura antes de la fabricación masiva de procesadores para servidores y que trabaja en conjunto con el Mega Laboratorio.

Rojas recordó que la planta local está enfocada en servidores, por lo que otros productos de la firma que se diseñan o se prueban en Costa Rica se fabrican en otros sitios, incluyendo fábricas de Intel en Asia, como en el caso de los chipsets.

“Tenemos un portafolio de producto mucho más amplio hoy en Intel”, resaltó Rojas. “Funcionamos en toda la línea de hardware, firmware, middleware y software, en todas las áreas de la tecnología. En Costa Rica estamos ampliando la cantidad de especialidades que tenemos, porque estamos participando en más líneas de negocio”.

Empleo
Intel sumó tres nuevas unidades de negocio al Centro de Investigación y Desarrollo y expande otras unidades donde se requiere:
Intel Microsoft Technology Center: requiere profesionales en ingeniería de software en la nube y validación de sistemas y plataformas.
Ingeniería de validación de procesadores: requiere profesionales en ingeniería de validación de desempeño.
Desarrollo de chipsets: requiere profesionales en ingeniería de diseño digital y verificación funcional de RTL (Register Transfer Language), ingeniería de verificación funcional de pre-silicio, ingeniería, de optimización y análisis de consumo de potencia de circuitos integrados, ingeniería, de diseño de sistemas integrados en un chip, estudiante de ingeniería para diseño de sistemas integrados en un chip, ingeniería de diseño y soporte de herramientas, flujos y métodos de diseño de sistemas integrados en un chip.
Grupo de Manufactura de Ingeniería de Producto: requiere profesionales en ingeniería eléctrica, electrónica y computación, así como técnicos en ingeniería.
Fuente Intel
Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.